6 acciones cotidianas que contaminan el medio ambiente

La contaminación ambiental es ocasionada cuando en el entorno hay sustancias nocivas que afectan la flora, la fauna y las propiedades naturales de un ecosistema. Descubre qué acciones cotidianas están contribuyendo a ello.
6 acciones cotidianas que contaminan el medio ambiente

Escrito por Nicolas Forero Sabogal, 21 abril, 2021

Última actualización: 21 abril, 2021

La contaminación medio ambiental hace referencia a la circulación de sustancias tóxicas en los entornos naturales o artificiales. A través de este hecho, los ecosistemas pierden sus características originales y pasan a ser inseguros para los seres vivos que lo habitan. ¡Explora en este artículo las 6 acciones cotidianas que contaminan el medio ambiente!

Esta afectación puede ser causada por elementos químicos, como los ácidos o los insecticidas usados por la industria; elementos físicos, como el ruido o las radiaciones ocasionadas por el ser humano; y elementos biológicos, como los desechos orgánicos.

El fenómeno genera calentamiento global, problema en el que aumenta la temperatura de la tierra, se derriten los glaciares y se dañan los cultivos alimenticios. Además, se extinguen especies y hay problemas en la salud de los humanos.

Acciones cotidianas que contaminan el medio ambiente

A través de los años el ser humano ha sido uno de los principales causantes de la contaminación ambiental. Ha consolidado la compra de productos nocivos y la realización de actividades en las que se saquean en exceso los recursos naturales.

Las personas incluyen en su rutina diaria diversos hábitos que generan riesgos ecológicos. Incluso, muchos de ellos se realizan de manera ingenua y sin conocer las consecuencias.

1. Tirar las pilas a la basura

Las pilas son elementos que pueden tardar más de 500 años en descomponerse. Además, contienen metales como el mercurio, el plomo, el cadmio y el cromo, los cuales son tóxicos para el medio ambiente.

Cuando las pilas son desechadas junto al resto de la basura orgánica llegan a los vertederos y producen la contaminación de aguas y suelos. De este modo, afectan el bienestar de los animales, las plantas y los seres humanos que utilizan esa fuente hídrica.

Así, el proceso adecuado sería arrojar todas las pilas en un recipiente en el que no se almacene ningún otro elemento. Después, cuando se llene, debe ser llevado a un lugar en el que se traten los residuos electrónicos.

2. Las botellas o bolsas de plástico contaminan el medio ambiente

Botellas de plástico que contaminan el medio ambiente.
Las botellas plásticas representan un riesgo para la tierra y el agua. Su presencia en los océanos es fatal para la vida acuática.

El plástico es muy usado en la cotidianidad, pues es resistente, pesa poco y es fácil de llevar. Sin embargo, es uno de los elementos que más contaminan el medio ambiente.

En la producción de plástico se utilizan diferentes sustancias químicas, por lo tanto, sus objetos contienen toxinas que contaminan la calidad del aire. Además, no es biodegradable, lo que implica que se demora al menos 150 años en degradarse.

Adicional a ello, la mayoría del plástico es desechado en mares, océanos, ríos o suelos. De este modo, es un elemento que estanca alcantarillados, altera las propiedades del agua y ocasiona que los animales acuáticos queden atrapados o mueran intoxicados.

3. Asearse sin cerrar los grifos

El agua es indispensable para la vida de los seres vivos y los ecosistemas. Nutre a las plantas, es el hábitat de múltiples animales, regula las temperaturas y es imprescindible para la alimentación y el aseo.

Sin embargo, el recurso es agotable y las personas no son conscientes de ello. Bañarse o cepillarse sin cerrar el grifo es contraproducente para el medio ambiente, pues se desperdician litros de agua que no se vuelven a recuperar.

A raíz de ello, se deben tomar las medidas adecuadas para gastar solo lo necesario. Durante la ducha es fundamental cerrar la llave al enjabonarse, mientras que al lavarse los dientes hay que usar un vaso.

4. Arrojar las colillas de cigarrillo al suelo

Las colillas de los cigarrillos contienen en su interior sustancias químicas como el plomo, el que contamina los litros de agua con los que entra en contacto.

Sus filtros poseen acetato de celulosa, un plástico que demora en degradarse y afecta el aire porque libera nicotina, arsénico y cadmio.

Asimismo, las colillas pueden caer en las fuentes hídricas, ser ingeridas por los peces y  causarles la muerte. A causa de esto, lo indicado es depositarlas en unas canecas destinadas para ese fin.

5. Usar desodorantes de aerosol

Los aerosoles contienen compuestos orgánicos volátiles, unas sustancias químicas que se convierten en gases que quedan acumulados en la capa más baja de la atmósfera.

Así, los desodorantes en spray deben evitarse porque durante cada uso liberan dióxido de carbono, azufre y nitrógeno, afectando la calidad del aire.

6. Arrojar toallas desechables al inodoro

Al contrario que el papel higiénico, las toallas desechables no se rompen cuando se arrojan al inodoro. Debido a esto, suelen juntarse con otros residuos y causar atascos que contaminan las aguas subterráneas.

Consejos para reducir nuestro impacto en el medio ambiente

Existen varias tareas sencillas de realizar e inculcar en los hogares para reducir el impacto ambiental. A partir de ellas se conservan los recursos naturales, se equilibran los entornos habitados y mejora la calidad de vida de los seres vivos.

A continuación se detallan 4 actividades que puedes realizar para cuidar el medio ambiente.

1. Usar bolsas de tela

Uno de los objetivos principales es reducir al máximo el uso del plástico. A raíz de ello, se recomienda usar bolsas de tela para empacar el mercado o cargar artículos personales.

2. Reciclar el agua de la lavadora

El agua es uno de los recursos más indispensables, pero también de los que más se malgasta. Cuando cae por el desagüe no hay forma de recuperarla, sin embargo, al lavar se pueden usar canecas que vuelvan a recolectar la usada.

Con el agua reciclada de las lavadoras se puede hacer el aseo de la casa, llenar las cisternas y regar las plantas, sin necesidad de abrir los grifos.

3. Reciclar la basura

Distribuir de manera adecuada los desechos de la casa ayuda a identificar los productos que se pueden volver a usar y, por tanto, evita las sobreproducciones.

Colaborar a que no se produzcan nuevos elementos a un ritmo acelerado es clave para disminuir la explotación de los recursos esenciales. Además, al reciclar se le da un respiro a los vertederos y se mitigan las emisiones de gases tóxicos.

Separar los residuos.
La separación de los residuos es una tarea que deberían realizar todos los hogares para reducir el volumen de basura no aprovechable.

4. No arrojar basura a las calles

La basura depositada en las calles puede contener sustancias que afecten las propiedades del suelo y lo contaminen. Además, si llegan a las fuentes hídricas perturban la vida de las especies que se desarrollan en ese hábitat.

Evaluar nuestras acciones evita contaminar el medio ambiente

Es fundamental que las personas conozcan la proveniencia, los componentes y el impacto de cada producto que deseen adquirir. De ese modo, se pueden evitar las compras de objetos que son poco amigables con el medio ambiente.

Así también, es importante que el ser humano siempre evalúe las consecuencias de cada uno de sus actos y obre con consciencia medioambiental.

Te podría interesar...
La relación entre contaminación y ansiedad: ¡Muy importante!
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
La relación entre contaminación y ansiedad: ¡Muy importante!

¿Vives en una gran ciudad con altos índices de contaminación? Entonces ten en cuenta estos datos por tu salud y tu bienestar.¡No te lo pierdas!



  • Encinas M. Medio ambiente y contaminación. Principios básicos [Internet]. (S.L): (S.E); 2011 [citado 14 de abril de 2021]
  • Ministerio del Medio Ambiente. Más de 100 maneras para salvar el medio ambiente [Internet]. Colombia: Ministerio del Medio Ambiente; 2002 [citado 14 de abril de 2021]
  • Berenguer Húngaro, Mónica, Trista Moncada, José J., Deas Yero, Douglas, EL RECICLAJE, LA INDUSTRIA DEL FUTURO. Ciencia en su PC [Internet]. 2006
  • Naciones Unidas. Impacto Ambiental. El planeta adherido [Internet]. (S.L): Naciones Unidas; 1992 [citado 14 de abril de 2021]