Actividades para hacer en casa si llueve

Thady Carabaño·
09 Enero, 2021
Un día de lluvia puede arruinar los planes que teníais de dar un paseo, pero no la alegría de disfrutar en familia. Aprovecha las actividades que te proponemos para realizar con tus niños en casa.

Tenías todo listo para salir a pasear el fin de semana y comienza a llover. Los niños se han quedado tristes mirando por la ventana y todos los planes, los juegos y las expectativas han quedado deshechos con las gotas de lluvia. Sin embargo, ¡se puede improvisar! Puedes organizar actividades para hacer en casa con los niños mientras llueve afuera y transformar un día gris en un día de color y diversión junto a los tuyos.

Las mejores actividades para hacer en casa un día de lluvia

Creatividad y buen ánimo son suficientes para revertir la adversidad que puede significar ese día lluvioso. No dejes que los ánimos decaigan y prepara a tus niños para una buena jornada de actividades para hacer en casa y celebrar la unión de la familia.

1. Aprovecha el plan inicial

Si preparaste un pícnic para dar un paseo por un parque, hazlo en la sala de estar en casa. La misma manta que ibas a llevar al parque estírala en el suelo y disfrutad de las delicias que preparaste.

Si el plan era un día de playa, dile a tus niños que se pongan sus trajes de baño y prepárales un largo baño con todos sus juguetes preferidos. ¡Nunca estará demás incorporar unas divertidas burbujas!

2. Manos a la pintura

Manos de niño haciendo manualidades.
Pintar o hacer manualidades son perfectas como actividades para hacer en casa.

Hacer una manualidades siempre es una excelente opción debido a los múltiples beneficios que les aporta a los pequeños, como evidencia este trabajo llevado a cabo por profesionales del Instituto de Ciencias Humanísticas y Económicas, Escuela Superior Politécnica del Litoral.

Posibilidades hay miles, quizás millones, en internet, para todos los gustos, con diversidad de materiales y para todas las edades. Solo basta reunir los materiales y proponerles a los niños distintas funciones. Unos pintan, otros recortan. Haced juntos una manualidad para decorar el hogar.

Para los chicos que ya están más cerca de la adolescencia, puedes proponerles que hagan un mural o grafiti en su habitación. Atrévete a dejarlos expresarse con libertad.

Leer más: Descubre por qué tus hijos deberían pintar mandalas

3. Olimpiadas de juegos de mesa

Los juegos de mesa son un clásico dentro de las actividades para hacer en casa. Para esos día en que los planes de salir se caen, nada como un bingo, un juego de cartas, un rompecabezas o un dominó.

Por supuesto, lo ideal es ir comprando poco a pocos los juegos de su preferencia. Opciones hay muchísimas para todos los gustos y todas las edades.

Los más mayores pueden ayudar a los más pequeños, pero que nadie se quede sin jugar en estas olimpiadas. También podéis hacer los juegos o jugar en línea en familia.

4. Organiza una fiesta, una de las mejores actividades para hacer en casa

Con la comida que haya quedado lista para llevar al paseo, organiza una fiesta familiar. Cambiaos todos de ropa e id muy bien vestidos y arreglados para preparar una fiesta improvisada y bailable.

Todos tendréis la oportunidad de ser bailarines y también de ser los DJ. Cada uno de los miembros de la familia puede seleccionar las piezas musicales de su preferencia. Todos podréis poner la música mientras el resto gasta energías bailando.

5. Desayuno y pijamada

Dos niñas en pijama bebiendo leche durante una de las actividades para hacer en casa.
Una pijamada es una actividad ideal para que los niños se diviertan en casa.

Si al despertar llueve copiosamente, sin quitaros las pijamas, organiza la clásica pijamada, solo que en vez de ser antes de irse a dormir es para tomar el desayuno.

En este sentido, reparte las responsabilidades: unos ayudan a preparar el desayuno mientras otros se encargan de seleccionar las películas que veréis.

Prepara un desayuno con varios platos para que podáis ver dos o tres películas mientras deja de llover. Sentaros frente al televisor para disfrutar del desayuno y de las películas elegidas. Esta es un clásico entre las actividades para hacer en casa.

6. Cuentacuentos

Prepara una buena ración de palomitas de maíz para ver una sesión de cuentacuentos en familia. Uno lee y los demás escuchan. Luego, se intercambian los roles.

Podéis usar los libros del a biblioteca o buscar libros que están en línea. Leer siempre despierta la imaginación de los niños. Si además lo hacen en voz alta, irán dominando sus destrezas lectoras. Asimismo, aunque sepan leer, siempre les encantará que mamá o papá lo vuelvan a hacer como cuando eran más pequeños.

Ta vez te interese: 6 consejos para desarrollar talentos en tus hijos

7. Hacer experimentos, una de las actividades para hacer en casa

Si tus niños son los que prefieren acercarse a la ciencia en vez de la a exploración artística con las manualidades, entonces, lo mejor para ese día lluvioso será organizar una ronda de experimentos caseros.

Los experimentos son geniales porque mezclan diversión y aprendizaje. Reúne todos los materiales mientras tus niños se disfrazan de “científicos locos”. Por supuesto, busca opciones adecuadas para las edades de tus pequeños y no pierdas la oportunidad de dar la explicación científica que rodea a cada experimento.

8. Un poco de entrenamiento físico

Niños haciendo yoga.
Hacer ejercicio físico, además de saludable, es una perfecta actividad para hacer en casa.

Puedes organizar una sesión de entrenamiento físico para grandes y chicos. No hace falta que tengáis en casa equipos para hacer fitness. De nuevo, la creatividad será vuestra aliada.

Solo tenéis que poneros los zapatos y ropa adecuada y seleccionar cuál es la disciplina que mejor se adapta a vosotros. Una sesión de yoga en familia puede dejarles a los chicos muy relajados, mientras que una hora de zumba es ideal para los más enérgicos. También puedes improvisar ejercicios de tonificación e invitar a los niños a levantar paquetes de granos o arroz.

9. Aprovecha la quietud de la lluvia

La vida diaria suele ser muy acelerada y no siempre deja tiempo para simplemente sentarse a conversar. El sonido relajante de la lluvia que cae puede ofreceros la paz y la tranquilidad que necesitáis para conversar sobre lo que os preocupa o lo que sueñan tus niños. Pídeles a tus niños que te ayuden a preparar una merienda. Mientras cocináis y esperáis a que todo esté listo, conversa con tus niños.

Son tantas las veces en las que el estrés de la vida diaria no los deja disfrutar de la unión familiar, que no hay que desaprovechar la maravilla de un día lluvioso. Disfrutad cocinando, hablando y, luego, por supuesto, comiendo lo que habéis preparado juntos.

En definitiva, en lo que deja de llover, evalúa si podéis retomar el plan inicial, pero desde otra perspectiva. Si ibais a la playa, entonces, id ahora a ver el atardecer frente al mar.

También podéis solo salir a saltar los charcos que dejó la lluvia. Solo hay que ponerse las botas de goma. La lluvia no tiene por qué arruinar la diversión, y menos aún si sois felices estando en familia. ¡Ya has visto que hay muchas actividades para hacer en casa!