5 alimentos que debes evitar comer en verano

El verano es sinónimo de relajación, pero no en todos los aspectos. Tendrás que seguir cuidando la dieta para evitar problemas de salud a medio plazo.
5 alimentos que debes evitar comer en verano
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 19 diciembre, 2022

Durante el verano, hay una serie de alimentos que es mejor evitar, ya que acarrean algunos riesgos microbiológicos. El aumento de las temperaturas hace que se tengan que extremar las precauciones a nivel higiénico, dado que hay más probabilidades de proliferación de bacterias patógenas.

Hay que tener en cuenta que todos los años acuden a urgencias un número considerable de personas por problemas relacionados con las intoxicaciones alimentarias. En la mayor parte de los casos no sucede nada grave, aunque se pueden experimentar complicaciones como la deshidratación. ¡Continúa leyendo!

Alimentos que debes evitar comer en verano

En épocas cálidas como el verano, el riesgo de intoxicación alimentaria incrementa de forma considerable. Debido a sus características, algunos alimentos suponen más peligro que otros. ¿Cuáles son los que deberían evitarse?

1. Mayonesa casera

La mayonesa es una de las salsas más populares. En verano suele ser muy usada para aliñar platos frescos como las ensaladas de pasta, de legumbres e incluso las verduras frías.

Sin embargo, y a pesar de que la casera cuenta con una calidad superior a la industrial, está elaborada a partir de huevo crudo y puede generar complicaciones. Si no se conserva de manera adecuada, puede crecer la Salmonella en su interior, lo que deriva problemas de tipo gastrointestinal.

Así pues, si vas a preparar esta salsa, has de tener en cuenta que se debe guardar rápido en el frigorífico. Es importante mantenerla tapada, y consumirla en un plazo inferior a 48 horas. En el caso de detectarse mal olor o un cambio en la coloración, ha de desecharse.

Cabe señalar que este problema de higiene alimentaria no existe con las mayonesas industriales o preparadas en locales de restauración. En tales casos se emplea el huevo pasteurizado como elemento principal. Este tratamiento térmico provoca que se eliminen las bacterias patógenas que puedan habitar en el ingrediente.

Mayonesa casera
La mayonesa casera se prepara a partir de huevo crudo. Por eso, su consumo acarrea el riesgo de intoxicación alimentaria.


2. Carne picada

Toda la carne es, en particular, un alimento más propenso a contener bacterias y entraña un riesgo mayor de toxiinfección alimentaria. Pero cuando esta es molida, la superficie expuesta es mayor y aumenta el riesgo.

Las bacterias que más preocupan son el E. coli, la Salmonela o la Listeria. Además, durante la molienda, las posibles bacterias se mezclan y reparten en la totalidad de la carne.

Por este motivo hay que ser más cuidadosos con este tipo de producto, sobre todo en verano. Siempre debe ser guardada en el refrigerador (por debajo de 4 grados) y consumirse en menos de 2 días.

En el momento de cocinarla la forma más segura de hacerlo es con suficiente temperatura y evitar que quede cruda o poco hecha en algunas partes o en su totalidad.

3. Fruta cortada

Quizás esta recomendación sorprenda a más de una persona, pero la fruta cortada y conservada sin refrigerar no está exenta de riesgos patológicos. 

En concreto, la fruta puede contaminarse durante la producción, el transporte o el almacenamiento. Si se corta o se parte por la mitad, estas bacterias pueden pasar a la pulpa que se consume. Si no se conservan en frío, los patógenos se multiplican a mucha más velocidad.

La fruta cortada y a punto para consumir es un gran reclamo en muchas tiendas. Pero es aconsejable no comprarla si no se conserva a temperaturas frías. Asimismo, en verano, no se aconseja tomar fruta cortada que haya estado más de 2 horas fuera de la nevera.

4. Pescado crudo

En los meses más cálidos, el pescado y el marisco es un alimento elegido por muchas personas. Sin embargo, como pasa con la carne, son muy sensibles a las intoxicaciones y por esto hay que tener más cuidado con ellos.

Lo más recomendable, en verano, es comer el pescado y el marisco cocidos e incrementar las medidas de seguridad en la compra, el transporte, la manipulación y la conservación. 

No obstante, hay que tener en cuenta que comer sushi, sashimi, tartar (y otras preparaciones en base a pescado crudo) en los restaurantes, es seguro. También en verano, ya que existe una regulación específica que todos ellos deben cumplir.

5. Alcohol y bebidas azucaradas

El peligro de este tipo de bebidas no se refiere a un problema de seguridad alimentaria sino de salud ya que existe un riesgo mayor de deshidratación cuando se consumen en días cálidos.

En primer lugar, la cerveza, el vino y las bebidas de más graduación, reducen la liberación de la hormona antidiurética, que permite mantener un buen equilibrio de fluidos.

Además, el alcohol también hace orinar, con lo que aumenta la pérdida de líquidos. Es por este motivo por el que en verano, con el aumento de temperaturas y de sudoración, suponen un riesgo de deshidratación más importante.

Al mismo tiempo, este aumenta cuando se mezclan con cafeína o bebidas azucaradas, muy usadas también como refresco en verano o para mezclar con el alcohol.

Más consejos para comer seguro en verano

El riesgo de contraer enfermedades transmitidas por alimentos aumenta durante esta época del año. Por un lado, esto se debe al aumento de las temperaturas y la humedad, lo que facilita la proliferación de las bacterias.

Por otro, porque se suelen hacer más barbacoas, picnics y comidas al aire libre; donde las condiciones de refrigeración y las facilidades de limpieza no son las mismas que en casa.

Para minimizar este riesgo no basta solo con reducir el consumo de los alimentos más peligrosos en verano. También se deben tener en cuenta las medidas de seguridad alimentaria básicas y ponerlas en práctica de manera más estricta:

  • Lavar las manos, las superficies y los utensilios de cocina antes y después de manipular alimentos (sobre todo carnes crudas), ir al baño o jugar con mascotas. Esto debe planificarse cuando se vayan a hacer comidas fuera.
  • Limpiar la fruta y la verdura antes de consumirlas.
  • Mantener separados los productos crudos de los cocinados. La carne y el pescado crudos se han de empacar de forma correcta para evitar que sus jugos contaminen otros alimentos.
  • Cocinar a la temperatura adecuada es la mejor forma de eliminar las bacterias. El rango seguro se encuentra entre los 70 y los 85 grados. Los alimentos cocinados no deben permanecer a temperatura ambiente.
  • Mantener los alimentos refrigerados y no dejarlos reposar fuera de la nevera o el congelador.
  • Transportar los alimentos en neveras portátiles si se van a hacer comidas al aire libre y procurar que estén siempre frescos, abrir y cerrar el mínimo y mantenerlos en la sombra.  Refrigerar las sobras en seguida y desecharlas si se ha fundido el hielo de las neveras.

Algunos alimentos imprescindibles para tu dieta de verano

Ahora que ya sabes los alimentos a evitar en verano, vamos a contarte cuáles son los más adecuados para introducir de forma regular en la dieta.

Vegetales y frutas

Los productos de origen vegetal están recomendados en cualquier época del año, pero más en verano. Tanto las frutas como las verduras cuentan en su interior con una cantidad grande de agua, lo que contribuye a mejorar el estado de hidratación. Esto es importante a medida que las temperaturas y la tasa de sudoración aumentan.

Vegetales
Las frutas y vegetales ayudan a mantener el cuerpo hidratado durante el verano.

Pescados

A estas alturas, ya sabrás que garantizar el aporte proteico en la dieta es determinante para mejorar la salud muscular. Asimismo, has de tener en cuenta que no todas las proteínas son iguales.

Dentro de aquellas de alto valor biológico, hay que destacar las del pescado. Estas cuentan con todos los aminoácidos esenciales y una buena puntuación en cuanto a digestibilidad.

Entre otras cosas, el pescado es un alimento ligero, de fácil digestión, con pocas calorías y con micronutrientes esenciales para cuidar la salud. El yodo es uno de ellos, pero también podemos destacar el fósforo, el hierro y las vitaminas D y A. Se aconseja su consumo al menos 2 veces por semana.



Lácteos

Es importante refrescarse en verano. Los mejores alimentos para consumir fríos son los lácteos. Pero siempre enteros, eso sí. Hay que evitar las versiones desnatadas, pues junto con la grasa se eliminan una buena cantidad de vitaminas liposolubles.

Ejemplos de ellas serían la A y la D. Ahora bien, hay que fijarse en la etiqueta para asegurarse de que no contienen azucares añadidos en su interior.

Ten cuidado con los alimentos a evitar en verano

Las medidas de seguridad e higiene alimentaria son importantes durante todo el año ya que pueden evitar muchas enfermedades por intoxicación alimentaria.

Sin embargo, las épocas de más calor y humedad acarrean un riesgo mayor y conviene ser más precavidos. Los alimentos a evitar en verano son muy susceptibles de contener patógenos, por esto deberían ser eliminados o reducidos en la dieta durante estos meses.

Asimismo, el consumo de alcohol y de bebidas azucaradas, aumenta el peligro de deshidratación. Recuerda que garantizar un buen estado de hidratación en el periodo estival es clave para ahorrarse sustos. En este sentido, conviene priorizar el agua como bebida principal y apostar por una mayor presencia de los vegetales en la dieta. 

Te podría interesar...
5 problemas de salud comunes en el verano
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 problemas de salud comunes en el verano

Hay varios problemas de salud comunes en el verano. ¿Cómo reconocerlos? ¿Qué hacer para prevenirlos? En este espacio lo detallamos.



  • Agencia Española de Seguridad Alimentaria. Recomendaciones de consumo de pescado por presencia de mercurio. Ministerio de Sanidad y Consumo de España. 2019.
  • Ask USDA. Is homemade mayonnaise safe? U. S. Department of Agriculture.
  • Bishehsari F, Magno E, Swanson G, Desai V, Voigt RM, Forsyth CB, Keshavarzian A. Alcohol and Gut-Derived Inflammation. Alcohol Res. 2017;38 (2): 163-171. PMID: 28988571; PMCID: PMC5513683.
  • BOE. Real Decreto 1420/2006, de 1 de diciembre, sobre prevención de la parasitosis por anisakis en productos de pesca suministrados por establecimientos que sirven comida a los consumidores finales o a colectividades. Ministerio de Sanidad y Consumo «BOE» núm. 302, de 19 de diciembre de 2006.
  • Chen L, Xu H, Wu G, Huang Z. Occurrence, fatality and time distribution of food poisoning in Hunan Province. Zhong Nan Da Xue Xue Bao Yi Xue Ban. 2012 Feb; 37 (2): 126-30. doi: 10.3969/j.issn.1672-7347.2012.02.002. PMID: 22561429.
  • Cleveland Clinic. The risks of mixing alcohol and summer heat. Junio 2022.
  • Comunidad de Madrid. Cut fruit, always refrigerated.
  • Environmental Health. Summer food safety guidelines. Health and Human Services. Government of Canada.
  • Food Safety and Inspection Service. Ground beef and food safety. U. S. Department of Agriculture. Febrero 2016.
  • Kleiner SM. Food safety for your active summer. Phys Sportsmed. 1998 Aug;26(8):81-2. doi: 10.3810/psm.1998.08.1594. PMID: 20086845.
  • Malik VS, Hu FB. Sugar-Sweetened Beverages and Cardiometabolic Health: An Update of the Evidence. Nutrients. 2019 Aug 8;11(8):1840. doi: 10.3390/nu11081840. PMID: 31398911; PMCID: PMC6723421.
  • NSW Food Authority. Seafood safety. New South Wales Government.
  • Warrilow A, Mellor D, McKune A, Pumpa K. Dietary fat, fibre, satiation, and satiety-a systematic review of acute studies. Eur J Clin Nutr. 2019 Mar;73 (3): 333-344. doi: 10.1038/s41430-018-0295-7. Epub 2018 Aug 30. PMID: 30166637.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.