¿Qué tipo de arroz es más recomendable consumir durante nuestra dieta?

A diferencia del arroz blanco, el integral no ha pasado un proceso de refinamiento, por lo que conserva todos sus nutrientes, entre los que destaca su aporte de fibra.
¿Qué tipo de arroz es más recomendable consumir durante nuestra dieta?
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 11 enero, 2021.

Escrito por Lorena González, 01 abril, 2018

Última actualización: 11 enero, 2021

Muchas personas que entran en régimen dietético suelen pensar que todos los carbohidratos engordan. Por ende, creen deben ser eliminados completamente de la lista de alimentos. Sin embargo, el arroz tiene múltiples beneficios… ¿Qué tipo de arroz es más recomendable?

Además, no podemos obviar que sin los carbohidratos el cuerpo no dispone de la energía suficiente para realizar cualquier actividad diaria, por lo que es positivo incluir una cierta cantidad de ellos. Tampoco podrá soportar las rutinas de ejercicios físicos que, por lo general, acompañan estos planes alimenticios para bajar de peso.

Existen infinidades de alimentos dentro del grupo de los carbohidratos que podemos comer para variar las comidas y no aburrirnos en el intento. Sin embargo, el arroz constituye uno de los más consumidos a nivel mundial debido a su fácil acceso y acompañamiento junto a otras preparaciones.

El arroz más recomendable: el integral

Arroz integral para el guiso de hinojos.
Agregar arroz al guiso de hinojos es una de las variantes más difundidas en España.

Basados en las recomendaciones de los grandes expertos de la industria y especialistas en el tema de dietas, el arroz más ideal es el integral. Es de los más comunes en el mercado, aparte del arroz blanco. Por otra parte, su preparación y acompañamiento se da muy bien junto con otras comidas para que tengas variedad al momento de cocinar.

El arroz integral tiene la particularidad de proporcionar muchos más beneficios nutricionales que el blanco debido a que viene en una versión de granos enteros y cero refinado (a diferencia del blanco). Su proceso de producción es menos laborioso, por lo que mantiene todos sus nutrientes y propiedades.

Si aún te cuesta entenderlo, he aquí varias de las razones por las que es mejor escoger el arroz integral al blanco.

  • Su presentación no refinada le permite conservar sus nutrientes, vitaminas y minerales originales por lo que ayuda al organismo a prevenir un montón de enfermedades.
  • Contiene más porcentaje de fibra que el arroz blanco, convirtiéndose en un alimento fácil de digerir y que ha demostrado ser capaz de prevenir los problemas de estreñimiento, aparte que aporta una sensación de saciedad al comer. Esto reduce la ansiedad y las ganas de volver a comer en poco tiempo.
  • Debido a su alto porcentaje en fibra se comporta como un buen antioxidante y depurador del organismo, por lo que reduce la grasa y las impurezas que se adhieren en el tracto intestinal y las paredes del estómago. También puede ser moderadamente eficaz para controlar el perfil lipídico, tal y como afirma una investigación publicada en International Journal of Molecular Medicine.

Sin gluten y bajo en calorías, pero con muchas vitaminas

Comer arroz de manera saludable

Lo mejor de todo es que es bajo en calorías, no contiene gluten y tiene una carga glucémica baja. De allí su valor nutricional, un alimento ideal para que puedas reducir medidas. Te permitirá deshacerte de esos molestos rollitos en poco tiempo sin dejar de alimentarte bien.

  • Entre los nutrientes que nos aporta destacan las vitaminas del grupo B y el hierro, así como otros minerales importantes que el organismo necesita para mantener fuerte y sano.
  • Ten en cuenta que el hierro es un mineral importante de cara a prevenir el desarrollo de una anemia, según un estudio publicado en Acta Haematologica.

Son muchas más las ventajas que brinda el arroz integral sobre el blanco. No obstante, debes saber que, en cuanto su sabor, puede que no te sientas del todo identificado.

El arroz integral es menos procesado también, así que conserva su sabor original, parecido al de la nuez, por lo que no suele ser el preferido de muchos en ciertas preparaciones.

Para que no nos resulte extraño basta con acompañarlo de otras preparaciones que equilibren su sabor.

¿Cómo preparar arroz integral?

arroz

Lo más recomendable es que utilices una buena arrocera para acortar el tiempo de cocción. De lo contrario, te llevará un poco más de 20 minutos.

  • Solo recuerda que por cada taza de arroz integral debes añadir 3 tazas de agua para que pueda abrir el grano. Al ser un grano entero necesitará de más agua para poder alcanzar el punto ideal.

Como ves, otra de las ventajas que brinda el arroz integral es su rápida preparación, en comparación con otros carbohidratos, por lo que es el arroz más recomendable. Sí es cierto que tarda un poco más en cocinarse que el blanco, pero vale la pena esperar.

Incluye arroz integral en la dieta

El arroz más recomendable sería entonces el integral. Esto es porque se trata de una de las mejores fuentes de carbohidratos que existen, junto con la avena y otros cereales de grano entero. Por este motivo, puede ser recomendable que aparezca en la alimentación de forma habitual. Sobre todo si eres deportista, no te olvides de incluir dicho producto en la dieta, ya que aportará la energía necesaria para realizar las actividades diarias.

Te podría interesar...
Tres deliciosas recetas con arroz
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Tres deliciosas recetas con arroz

Descubre tres recetas con arroz para tener nuevas opciones en la cocina y dejar de lado el típico arroz blanco en la cena. ¡No te las pierdas!



  • Shen L., Huang C., Lu X., Jiang Z., et al., Lower dietary fire intake, but not total water consumption, is associated with constipation: a population based analysis. J Hum Nutr Diet, 2019. 32 (4): 422-431.
  • Gómez Ramírez S., Bisbe E., Shander A., Spahn DR., et al., Management of perioperative iron deficiency anemia. Acta Haematol, 2019. 142 (1): 21-29.
  • Sima P., Vannucci L., Vetvicka V., B glucans and cholesterol. Int J Mol Med, 2018. 41 (4): 1799-1808.