Bancos de dientes de leche: una fuente de células madre

Las células madres presentes en los dientes de leche pueden conservarse en bancos especializados para tal fin. Así se podrían aprovechar para algunos tratamientos médicos del futuro.
Bancos de dientes de leche: una fuente de células madre
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 11 agosto, 2022

Las piezas dentales temporarias no solo cumplen un rol fundamental en la boca de los más pequeños. Hoy se sabe que, además, los dientes de leche son una increíble fuente de células madre.

En la actualidad, cada vez hay más investigaciones en el campo de la medicina regenerativa. Se busca aprovechar los beneficios de las células madres para el tratamiento de enfermedades que no tienen cura.

Además, restituir tejidos y órganos dañados también sería posible. Y sin riesgos de rechazos. Es por esto que el hallazgo de millones de células madres en el interior de las pequeñas piezas de leche genera muchas expectativas. Preservar estos dientes en bancos creados para tal fin podría ser una inversión de salud a futuro.

Protegidas y estériles dentro de la pulpa dentaria, las células madres de los dientes de leche prometen grandes soluciones médicas en los años venideros. Te contamos en detalle sobre este tema que cada vez gana más popularidad.

¿Qué son las células madres?

Las células madre se consideran el componente más primitivo de todo el cuerpo. De ellas surgieron y se especializaron todas las otras células del organismo, con sus características y funciones específicas.

Se trata de células inmaduras y no especializadas con el potencial de convertirse en cualquier linaje. Es así que pueden transformarse en células musculares, nerviosas, óseas, cardíacas, cartilaginosas, pulmonares o hepáticas, entre otras.

Además, tienen la particularidad de poder dividirse y renovarse a sí mismas, incluso luego de largos períodos de inactividad. En muchos tejidos, esta capacidad sirve para su reparación interna y mantenimiento, mientras la persona está viva.

Al dividirse las células madres, las nuevas pueden tomar dos caminos:

  1. Seguir siendo una célula madre. Es lo que se conoce como autorrenovación.
  2. Diferenciarse en otro tipo de célula especializada con una función más específica.

En el cuerpo poseemos células madre adultas que nos ayudan a cicatrizar y reparar los tejidos. Pero a medida que envejecemos, su cantidad y sus capacidades regenerativas disminuyen.

En los laboratorios es posible aislar las células madres de algunos tejidos y aprovechar sus posibilidades. En ambientes controlados se puede promover la división y la diferenciación celular. Con esto se obtienen nuevas células sanas capaces de reemplazar a las dañadas o reparar órganos lesionados.

De esto se está ocupando la medicina regenerativa. Contar con grandes reservas de células madres permitiría utilizarlas cuando sea necesario en el órgano que lo requiera.

Así sería posible tratar enfermedades como el párkinson, el alzhéimer, la diabetes y algunos tipos de cáncer. También se utilizarían células madres para reparar el corazón luego de un infarto o para regenerar hígado, piel, neuronas, sangre, hueso, cornea o músculo.

Células madre que están dentro de los dientes de leche.
Las células madre se investigan con el fin de determinar si tienen aplicación terapéutica. Es decir, si se pueden emplear para curar enfermedades.


Los dientes de leche y las células madres

Las células madre se pueden encontrar en varios tejidos adultos, como la médula ósea o la grasa corporal. Además, se hallan en mayor cantidad en células embrionarias, como las del cordón umbilical o en el líquido amniótico.

Hace algunos años se descubrió la presencia de estas células en el interior de los dientes, en el espesor de la pulpa dental. Se las encuentra sobre todo en piezas dentarias temporarias. Aunque también se las puede localizar en elementos permanentes sanos y jóvenes.

Las células madre de los dientes de leche tienen la particularidad de estar menos afectadas por factores externos y orgánicos. Las capas duras de las piezas dentarias las conservan protegidas y aisladas del exterior.

Además, se multiplican con rapidez y podrían dar lugar a otros tejidos, distintos a los dentarios. Se cree que son capaces de regenerar músculos, piel, cartílagos, huesos y otros órganos. De todos modos, son necesarias más investigaciones para comprender sus alcances y posibilidades.

Es así que los dientes de leche de los niños son una fuente de células madres jóvenes. Se considera que las mismas poseen más capacidades de regeneración que las de una persona adulta.

Esto trae muchas expectativas respecto a su empleo en tratamientos para trastornos que se presentan a edades más avanzadas. Pues las células autólogas del enfermo, por daños o envejecimiento, no logran ser efectivas.

La capacidad terapéutica de las células madre de los dientes de leche es mayor mientras más joven sea el niño. Pueden encontrarse en la pulpa dental y también en el ligamento periodontal, el folículo y germen dentario.

Sus características son similares a las células de la placenta y de la médula ósea. Aunque con algunas diferencias en la capacidad de especialización.



¿Qué tienen de especial las células madres de los dientes de leche?

Como te contamos, podemos encontrar células madres en distintos órganos y tejidos del cuerpo. Pero las de los dientes de leche tienen algunas características especiales que atraen la atención de los científicos.

Por sus particularidades serían más adecuadas para usarlas con fines terapéuticos. Estas son algunas de las características que las diferencian del resto:

  • Tienen multipotencia, es decir, pueden diferenciarse en una gran variedad de tejidos distintos a los dentarios. Esto las separa de las células madres hematopoyéticas del cordón umbilical, que solo pueden diferenciarse en otras células sanguíneas y del sistema inmunitario.
  • Han demostrado interactividad con biomateriales. Poder combinarse con otros materiales las hace ideales a la hora de reconstruir tejidos.
  • Son expandibles y se multiplican con rapidez, bajo condiciones controladas.
  • Son abundantes y fáciles de recolectar. No requieren de una intervención invasiva, como las de la médula ósea. A través de un proceso fácil, indoloro, rápido y simple de extracción del diente, es posible obtenerlas. Y la recuperación es fácil y cómoda para el niño.
  • La duración de su disponibilidad para la obtención es larga. La recolección de células madres sanas de los dientes se puede realizar entre los 5 y los 12 años de edad, aproximadamente. Esto las diferencia de las de la sangre del cordón umbilical, que están disponibles solo al nacer.
  • Al tomarse de niños, se trata de células jóvenes. Por lo tanto, no han tenido tiempo de deteriorarse por la edad o por enfermedades.
  • Son una fuente importante para el uso personal, pero también para la investigación y para las terapias múltiples.
  • Se pueden almacenar y preservar en bancos creados para tal fin, disponiendo de las mismas cuando sea necesario.

¿Cómo se conservan las células madres de los dientes de leche?

Para preservar las células madre presentes en los dientes de leche es necesario cumplir con ciertos pasos y cuidados para conservarlas viables. El contacto previo con un banco de dientes de leche y la intervención de un odontólogo son necesarios para llevar a cabo el proceso.

En primer lugar, es importante saber que las piezas dentarias de donde se van a extraer las células deben estar sanas, sin caries ni empastes. Además, se recomienda no esperar a que se caigan solas, ya que podrían no cumplir su propósito.

Las células de la pulpa comienzan a deteriorarse cuando el diente se sale. Por eso, algunos servicios prefieren que un dentista extraiga la pieza tan pronto como se afloje.

Sin embargo, hay bancos de dientes que aceptan elementos que se caen solos en el hogar. Aunque se deben seguir instrucciones precisas para conservarlos y enviarlos de inmediato al centro de preservación.

A la hora de resguardar las células madres de los dientes de leche, la manera más utilizada es la criogenización. Consiste en congelar el material a unos -196º C.

Este tipo de conservación es posible en los almacenes especializados de los laboratorios científicos. En la actualidad, en algunos países hay bancos de dientes de leche creados para preservar las células madres de la pulpa dental.

Los bancos de dientes de leche

Los bancos de dientes de leche han surgido en los últimos años con el objetivo de que las personas puedan resguardar las piezas dentales de sus niños de manera segura y profesional. Las familias pueden contactarse con estas entidades que, por un determinado costo, se encargarán de guardar el material pulpar.

Cuando el odontólogo extrae el diente de leche del niño o las muelas de juicio de los adultos, las células madre presentes en la pulpa son recolectadas. Este material aislado se cultiva para aumentar su número y se congela en cámaras de criopreservación con nitrógeno líquido.

De este modo, si la familia necesita utilizar las células madres en algún momento, podrán acceder al material que ha sido mantenido en óptimas condiciones. La capacidad regenerativa de estas células podría ser aprovechada en el tratamiento de enfermedades o para nuevas terapias que se desarrollen en el futuro.

Almacenar las células madres de los dientes de leche significa que estarán disponibles en cualquier momento de la vida del niño. Y algún día podrían mejorar o incluso salvar al pequeño o a otro miembro de la familia.

Los bancos de dientes han ganado popularidad en Estados Unidos bajo el lema “guarda un diente, salva una vida”. La preservación de las células madres de la pulpa dental sería una apuesta futura a la salud.

Otros países del mundo se están sumando a esta tendencia. Los avances médicos y la inquietud de las familias llevan a que haya cada vez más de estos lugares dispuestos a conservar las células madres.

Conservación de células madres.
Las células madre deben conservarse bajo estrictas normas de bioseguridad. Esto solo se logra en ambientes creados para tal fin.

¿Cómo se realiza el proceso?

Ya hemos adelantado parte del proceso de obtención, separación y preservación de las células madre de los dientes de leche. A continuación, lo detallamos en pasos:

  1. Contacto e inscripción en el banco de dientes: se llena un formulario de solicitud y se realiza el pago del plan de crioconservación.
  2. Evaluación bucal: algunos bancos de dientes piden una ortopantomografía del niño para valorar los patrones de recambio dental. Con estos datos se asesora al paciente y se envía el kit para la recolección del diente.
  3. Recolección y transporte del diente: el centro de preservación envía un kit con instrucciones para colocar el diente de leche una vez salido. Lo ideal es que un dentista realice la extracción del elemento y lo envíe al banco en la caja especial provista para tal fin. Es fundamental que no se rompa la cadena de conservación para evitar la contaminación o deterioro del material.
  4. Procesado y crioconservación: se separa la pulpa dentaria del diente de leche y de la misma se aíslan las células madres. Luego de varios procesos y pruebas de esterilidad, cultivo, proliferación, viabilidad y caracterización, se las crioconserva.
  5. Certificado e informe de la conservación: se entrega al cliente un informe detallado de todas las pruebas realizadas y el certificado de conservación. Cuando la persona lo desee o necesite, podrá presentarse con dicho documento para recuperar sus células madre.

¿Cuánto cuesta conservar las células madre de los dientes de leche?

Guardar las células madres de los dientes de leche de los niños por si surgen eventualidades en el futuro parece una excelente idea. Pero debes saber que el costo de este servicio es bastante elevado. Los precios suelen acercarse a los 2500 euros anuales.

En la actualidad, son empresas privadas las que prestan este servicio. Debido a las condiciones precisas y sofisticadas de todo el proceso de aislamiento, cultivo y almacenaje del material, el valor del servicio es alto.

Puede que las células madres sean un recurso muy prometedor en la medicina cercana, pero su utilización requiere de más investigación y desarrollo. Esto es algo que se debe considerar a la hora de tomar la decisión de preservar dientes de leche. No deja de ser una inversión a muy largo plazo.

Algunas controversias

Hay descubrimientos que han logrado transformar las células madres de la pulpa dental en pluripotentes, lo que genera muchas expectativas. A pesar de esto, ciertos expertos temen que solo sean efectivas para tratamientos odontológicos.

Y aunque esto supone un gran avance a la hora de regenerar dientes y encías, dista de la promesa de restituir cualquier tejido del cuerpo. Otros críticos postulan que es mucho lo que falta por investigar y entender respecto a esta terapia. En ese tiempo, podrían desarrollarse y aparecer nuevos tratamientos que prescindan del uso de estas células.

Es importante que se sepa que hoy, todavía no es posible aplicar las células madres de los dientes de leche para tratar enfermedades en otros órganos. Aunque las investigaciones digan que es viable, no se ha podido conseguir.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha expresado que es preocupante el uso no probado de tratamientos con células madres. La desesperación y la desinformación lleva a que algunas personas recurran a terapias que podrían resultar inseguras, peligrosas o que causen efectos secundarios dañinos.

La terapia con células madre de los dientes de leche puede cambiar los tratamientos médicos del futuro. Sin embargo, es necesario informarse adecuadamente para no caer en prácticas engañosas o peligrosas.

Guardar los dientes de leche para preservar sus células hoy ya es una realidad. Con la información que aquí te comentamos, podrás decidir si es una posibilidad conveniente para tu familia.

Te podría interesar...
¿Es posible la regeneración dental con células madre?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Es posible la regeneración dental con células madre?

El uso de células madre ha cobrado un gran impacto en la regeneración dental. Te contamos de qué se tratan estos procedimientos.



  • Acosta Zambrano, M. G. (2021). Células madre de orígen dentario y su relación terapéutica con la regeneración ósea (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Quintana Mallea, B. I. (2019). Células madre pulpares humanas y su potencial neovascular en modelo murino de defecto crítico de calota.
  • Zaldúa Rodríguez, A. M. (2022). Células estromales mesenquimales de dientes temporales exfoliados: caracterización e intereses terapéuticos. Revisión sistemática.
  • Beraza Cuesta, A. (2022). Células madre de origen dental: Revisión sistemática y protocolo de almacenamiento a largo plazo para uso terapéutico futuro.
  • Timothy, C. N., Samyuktha, P. S., & Brundha, M. P. (2019). Dental pulp Stem Cells in Regenerative Medicine–A Literature Review. Research Journal of Pharmacy and Technology12(8), 4052-6.
  • Martín Vidal, E. (2019). Células de la pulpa dental como fuente de mini-cerebros in a" dish".
  • Gili, M. A., Aguirre, M. V., Segovia, M., Lezcano, M. R., & Almirón, M. S. (2018). Aplicaciones del cultivo celular en odontología.
  • Iezzi, I., Pagella, P., Mattioli-Belmonte, M., & Mitsiadis, T. A. (2019). The effects of ageing on dental pulp stem cells, the tooth longevity elixir. European Cells and Materials (ECM)37, 175-185.
  • Luo, L., He, Y., Wang, X., Key, B., Lee, B. H., Li, H., & Ye, Q. (2018). Potential roles of dental pulp stem cells in neural regeneration and repair. Stem cells international2018.
  • Tsutsui, T. W. (2020). Dental pulp stem cells: Advances to applications. Stem Cells and Cloning: Advances and Applications13, 33.
  • Timothy, C. N., Samyuktha, P. S., & Brundha, M. P. (2019). Dental pulp Stem Cells in Regenerative Medicine–A Literature Review. Research Journal of Pharmacy and Technology12(8), 4052-6.
  • Sui, B., Wu, D., Xiang, L., Fu, Y., Kou, X., & Shi, S. (2020). Dental pulp stem cells: from discovery to clinical application. Journal of endodontics46(9), S46-S55.