Conoce los beneficios de Cordyceps, el hongo parásito

Los hongos del género Cordyceps podrían retrasar el envejecimiento, controlar los síntomas de la diabetes tipo 2 y reducir la inflamación. ¿Será esto posible? Descubre sus beneficios y contraindicaciones con esta lectura.
Conoce los beneficios de Cordyceps, el hongo parásito
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza el 22 enero, 2021.

Escrito por Daniela Andarcia, 22 enero, 2021

Última actualización: 22 enero, 2021

Puede que hayas escuchado sobre Cordyceps, un género de hongos parásitos que se ha hecho conocido por su particular forma de atacar insectos y otros artrópodos. Invaden, destruyen y se quedan a vivir dentro del huésped.

También existe evidencia de que estos hongos pueden cambiar la conducta del insecto anfitrión. Como es el caso del Cordyceps unilateralis, una especie que modifica el comportamiento de las hormigas infectadas.

Sin embargo, esto no es todo. Los restos de hongos e insectos infectados han sido utilizados por la medicina tradicional china durante siglos. Sus aplicaciones van desde el tratamiento de la fatiga y el aumento de la libido hasta algunas enfermedades renales. Te explicamos todo lo que debes saber.

¿Qué es el Cordyceps?

Cordyceps es un género de hongos con más de 400 especies conocidas. Su principal característica es que son parasitarios, es decir, dependen de un huésped (en este caso insectos y otros artrópodos).

En general, cuando este hongo ataca a un hospedador destruye sus tejidos y los reemplaza por tallos largos y delgados que crecen fuera de su cuerpo. Ahora bien, la mayoría de las especies crecen en Asia, en países como China, Japón, Corea y Tailandia. Las tres más conocidas incluyen el Cordyceps sinensis (hongo de la oruga china), el Cordyceps militaris y el Cordyceps unilateralis.

Entre todas las especies, solo la sinensis y militaris son comestibles, por lo que se le atribuyen propiedades terapéuticas, convirtiéndose en el foco de la mayoría de las investigaciones con respecto a estos hongos.

Beneficios que se le atribuyen al Cordyceps

Usados durante siglos por la medicina tradicional china para tratar distintas afecciones, no es de extrañar que se hayan realizado investigaciones sobre los efectos de estos hongos en la salud. Veamos en detalle cómo pueden ayudar.

1. Mejorar el rendimiento físico

Según una investigación publicada en International Journal of Medicinal Mushrooms, las especies de Cordyceps están relacionadas con un aumento en la producción de adenosín trifosfato (ATP), la molécula energética de los músculos. Esto mejora la oxigenación y reduce la fatiga durante el ejercicio.

Del mismo modo, un estudio publicado en Chinese Journal of Integrative Medicine demostró que aquellos que ingirieron 3 gramos diarios de una cepa sintética de Cordyceps, llamada CS-4, aumentaron en un 7 % su volumen máximo, una medida utilizada para determinar el nivel de condición física.

Un estudio similar con adultos jóvenes también arrojó que después de ingerir una mezcla de hongos que contenía Cordyceps por tres semanas, estos experimentaron un aumento del 11 % de su volumen máximo en comparación con aquellos que ingirieron un placebo. Sin embargo, las investigaciones actuales exponen que las especies de Cordyceps podrían no ser efectivas cuando se trata de mejorar el rendimiento de deportistas de alto nivel.

Deportista de alto nivel entrenando.
Los deportistas de alto nivel podrían no recibir beneficios de estos hongos, según las últimas investigaciones.

2. Ralentizar el envejecimiento

Existe evidencia científica de que las especies de Cordyceps tienen un contenido importante de antioxidantes que le confieren propiedades antienvejecimiento. Un estudio en ratones ancianos demostró que estos hongos podrían mejorar la memoria.

Otro estudio en roedores expuso que aquellos que recibieron Cordyceps fueron más longevos que los que recibieron una sustancia placebo.

Así mismo, una investigación publicada en International Journal of Molecular Medicine encontró que los hongos de la especie Cordyceps pueden extender la vida de las moscas de la fruta. Sin embargo, aún se necesitan más estudios en humanos para trasladar los resultados.

3. Aumentar la libido

En la medicina popular, las especies de Cordyceps han sido utilizadas como vigorizante sexual. Un estudio publicado en Phytotherapy Research arrojó que este hongo es capaz de incrementar los niveles de antioxidantes en ratones ancianos, consiguiendo mejorar la libido. No obstante, aún se requieren más investigaciones en humanos.

4. Propiedades antitumorales

Estudios en probeta demostraron el potencial antitumoral de Cordyceps al inhibir el crecimiento de células cancerosas humanas. Estas incluyen las células de cánceres de pulmón, colon, piel e hígado. Una investigación en ratones también certificó estos efectos sobre el linfoma y el mieloma. Sin embargo, se necesitan más pruebas en humanos y no puede ser un tratamiento de primera línea de ninguna manera.

5. Podría controlar la diabetes tipo 2

Los hongos del género Cordyceps son capaces de ayudar a mantener en un rango saludable los niveles de azúcar en la sangre, según un estudio en ratones diabéticos publicado en Life Sciences.

Además, una revisión de 22 estudios demostró que los suplementos de Cordyceps mejoran la función renal en pacientes con enfermedad crónica de los riñones, lo que es una de las complicaciones más comunes de la diabetes. No obstante, aún se precisan resultados más concluyentes.

6. Mejorar la salud del corazón

Estos hongos benefician la salud del corazón de distintas maneras. En China son un tratamiento aprobado para la arritmia. Del mismo modo, un estudio publicado en Acta Pharmacologica Sinica evidenció que las especies de Cordyceps pueden reducir las lesiones cardíacas en roedores con enfermedad renal crónica. Esto se debe, según los expertos, a su alto contenido de adenosina, un compuesto natural.

Por último, existen investigaciones en animales que aseguran que los hongos Cordyceps pueden disminuir el colesterol LDL, también denominado colesterol malo, y los triglicéridos, conocidos por ser factores que aumentan los riesgos de padecer enfermedades cardíacas.

7. Reducir la inflamación

A pesar de que la inflamación es una respuesta del sistema inmune que sirve para proteger al cuerpo de infecciones y lesiones, un exceso puede desencadenar enfermedades del corazón y cáncer.

Por fortuna, está demostrado que exponer células humanas a hongos Cordyceps elimina las proteínas esenciales que fomentan la inflamación. Además, investigaciones en ratones sugieren que podría disminuir la inflamación en las vías respiratorias, lo que los convierte en una alternativa en el tratamiento del asma y la bronquitis. Sin embargo, no son tan efectivos como otros abordajes ya existentes.

Ahora bien, las especies Cordyceps también se pueden utilizar de forma tópica. Una investigación publicada en Journal of Ethnopharmacology sugirió que pueden reducir la inflamación de la piel en ratones, lo que demuestra aún más sus propiedades antiinflamatorias.

Otros datos interesantes sobre Cordyceps

Gracias a sus propiedades curativas y forma de crecer, estos hongos han ganado mucha popularidad. Estos son algunos de los datos más interesantes que rodean las especies del género Cordyceps:

  • El Cordyceps sinensis es conocido como tesoro tibetano. Esto se debe a sus propiedades medicinales y los beneficios económicos que tiene para muchos de sus recolectores.
  • Los primeros usos medicinales de Cordyceps estuvieron enfocados en mejorar la fuerza, vitalidad y reproducción del ganado.
  • La medicina tradicional tibetana consideraba y utilizaba el Cordyceps sinensis como un tónico que podía aumentar la energía, la resistencia y el deseo sexual.
  • Dependiendo del lugar, la especie Cordyceps sinensis puede llamarse diferente. En China se conoce como dong chong xia cao, mientras que en Japón recibe el nombre de tocheikasa.
  • En 1993 este hongo ganó la atención del mundo del deporte. Unas atletas chinas que seguían una dieta basada en Cordyceps sinensis batieron los récords mundiales de 1500, 3000 y 10 000 metros planos sin fatiga.
Cordyceps militaris en una cuchara.
El hongo es caro y difícil de conseguir, por lo que suele consumirse en suplementos de cápsulas o polvo para preparar.

Precauciones y contraindicaciones

Ya que ha sido utilizado durante siglos en la medicina tradicional china, las especies comestibles de Cordyceps no se consideran tóxicas. Sin embargo, no existen estudios suficientes que avalen su seguridad o posibles efectos secundarios, por lo que su consumo debe evitarse en mujeres gestantes, en periodo de lactancia y en niños.

Este caso también aplica a personas bajo medicación, sobre todo aquellas que tienen prescritos tratamientos antipsicóticos, broncodilatadores o anticoagulantes. En general, la recomendación es consultar con un médico antes de iniciar una suplementación o cualquier tipo de consumo o contacto con estos hongos.

¿Cómo tomar Cordyceps?

Por la escasa investigación en humanos no existe una dosis exacta. No obstante, la más recomendada y empleada durante los estudios es de 1000 a 3000 miligramos al día, un rango que se cree libre de contraindicaciones y capaz de aportar los beneficios.

En cuanto a las formas de ingerir estos hongos, las más tradicionales incluyen las infusiones, en las que se bebe el agua en el que fue cocido y se consume el hongo troceado junto a pollo, cerdo o pato. Ahora bien, ya que este hongo puede resultar muy costoso, la manera más común es tomarlo como suplemento.

¿Qué recordar sobre el Cordyceps?

Con más de 400 especies conocidas, Cordyceps es una familia de hongos parásitos. Estos se caracterizan por crecer en insectos y otros artrópodos que sirven como huéspedes y a los que van destruyendo lentamente hasta vivir dentro de ellos y controlarlos.

Además de esto, el Cordyceps es muy valorado en la medicina china tradicional. Entre sus beneficios están mejorar el rendimiento físico, la salud del corazón y la libido. También sería capaz de retrasar el envejecimiento y reducir la inflamación.

En cuanto a sus efectos adversos, no se tiene suficiente evidencia, por lo que se debe consultar con un médico y restringir su consumo en niños, mujeres embarazadas, lactantes y personas que siguen ciertos tratamientos farmacológicos.

Te podría interesar...
Beneficios del consumo de champiñones
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Beneficios del consumo de champiñones

A continuación te hablaremos de los beneficios del consumo de champiñones. Si no son parte habitual de tu dieta, querrás incorporarlos en los suces...



  • Xu Y. F. (2016). Effect of Polysaccharide from Cordyceps militaris (Ascomycetes) on Physical Fatigue Induced by Forced Swimming. International journal of medicinal mushrooms, 18(12), 1083–1092. https://doi.org/10.1615/IntJMedMushrooms.v18.i12.30
  • Yi, X., Xi-zhen, H. & Jia-shi, Z. (2004). Randomized double-blind placebo-controlled clinical trial and assessment of fermentation product of Cordyceps sinensis (Cs-4) in enhancing aerobic capacity and respiratory function of the healthy elderly volunteers. Chinese journal of integrative medicine. 10, 187–192. https://doi.org/10.1007/BF02836405
  • Hirsch, K. R., Smith-Ryan, A. E., Roelofs, E. J., Trexler, E. T., & Mock, M. G. (2017). Cordyceps militaris Improves Tolerance to High-Intensity Exercise After Acute and Chronic Supplementation. Journal of dietary supplements, 14(1), 42–53. https://doi.org/10.1080/19390211.2016.1203386
  • Parcell, A. C., Smith, J. M., Schulthies, S. S., Myrer, J. W., & Fellingham, G. (2004). Cordyceps Sinensis (CordyMax Cs-4) supplementation does not improve endurance exercise performance. International journal of sport nutrition and exercise metabolism, 14(2), 236–242. https://doi.org/10.1123/ijsnem.14.2.236
  • Vasiljevic, J. D., Zivkovic, L. P., Cabarkapa, A. M., Bajic, V. P., Djelic, N. J., & Spremo-Potparevic, B. M. (2016). Cordyceps sinensis: Genotoxic Potential in Human Peripheral Blood Cells and Antigenotoxic Properties Against Hydrogen Peroxide by Comet Assay. Alternative therapies in health and medicine, 22 Suppl 2, 24–31.
  • Ji, D. B., Ye, J., Li, C. L., Wang, Y. H., Zhao, J., & Cai, S. Q. (2009). Antiaging effect of Cordyceps sinensis extract. Phytotherapy research : PTR, 23(1), 116–122. https://doi.org/10.1002/ptr.2576
  • Tan, N.‐Z., Barger, J.L., Zhang, Y., Ferguson, S.B., Wu, Z.‐M., Prolla, T.A., Bartlett, M. and Zhu, J.‐S. (2011), The lifespan‐extending effect of Cordyceps sinensis Cs‐4 in normal mice and its molecular mechanisms. The FASEB Journal, 25: 599.1-599.1. https://doi.org/10.1096/fasebj.25.1_supplement.599.1
  • Zou, Y., Liu, Y., Ruan, M., Feng, X., Wang, J., Chu, Z., & Zhang, Z. (2015). Cordyceps sinensis oral liquid prolongs the lifespan of the fruit fly, Drosophila melanogaster, by inhibiting oxidative stress. International journal of molecular medicine, 36(4), 939–946. https://doi.org/10.3892/ijmm.2015.2296
  • Bizarro, A., Ferreira, I. C., Soković, M., van Griensven, L. J., Sousa, D., Vasconcelos, M. H., & Lima, R. T. (2015). Cordyceps militaris (L.) Link Fruiting Body Reduces the Growth of a Non-Small Cell Lung Cancer Cell Line by Increasing Cellular Levels of p53 and p21. Molecules (Basel, Switzerland), 20(8), 13927–13940. https://doi.org/10.3390/molecules200813927
  • Ng, T. B., & Wang, H. X. (2005). Pharmacological actions of Cordyceps, a prized folk medicine. The Journal of pharmacy and pharmacology, 57(12), 1509–1519. https://doi.org/10.1211/jpp.57.12.0001
  • Honda, T., Uehara, T., Matsumoto, G., Arai, S., & Sugano, M. (2016). Neutrophil left shift and white blood cell count as markers of bacterial infection. Clinica chimica acta; international journal of clinical chemistry, 457, 46–53. https://doi.org/10.1016/j.cca.2016.03.017
  • Lo, H. C., Tu, S. T., Lin, K. C., & Lin, S. C. (2004). The anti-hyperglycemic activity of the fruiting body of Cordyceps in diabetic rats induced by nicotinamide and streptozotocin. Life sciences, 74(23), 2897–2908. https://doi.org/10.1016/j.lfs.2003.11.003
  • Zhang, H. W., Lin, Z. X., Tung, Y. S., Kwan, T. H., Mok, C. K., Leung, C., & Chan, L. S. (2014). Cordyceps sinensis (a traditional Chinese medicine) for treating chronic kidney disease. The Cochrane database of systematic reviews, (12), CD008353. https://doi.org/10.1002/14651858.CD008353.pub2
  • Lin B, Li S. Cordyceps as an Herbal Drug. In: Benzie IFF, Wachtel-Galor S, editors. Herbal Medicine: Biomolecular and Clinical Aspects. 2nd edition. Boca Raton (FL): CRC Press/Taylor & Francis; 2011. Chapter 5. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK92758/
  • Liu, X., Zhong, F., Tang, X. L., Lian, F. L., Zhou, Q., Guo, S. M., Liu, J. F., Sun, P., Hao, X., Lu, Y., Wang, W. M., Chen, N., & Zhang, N. X. (2014). Cordyceps sinensis protects against liver and heart injuries in a rat model of chronic kidney disease: a metabolomic analysis. Acta pharmacologica Sinica, 35(5), 697–706. https://doi.org/10.1038/aps.2013.186
  • Yan, X. F., Zhang, Z. M., Yao, H. Y., Guan, Y., Zhu, J. P., Zhang, L. H., Jia, Y. L., & Wang, R. W. (2013). Cardiovascular protection and antioxidant activity of the extracts from the mycelia of Cordyceps sinensis act partially via adenosine receptors. Phytotherapy research : PTR, 27(11), 1597–1604. https://doi.org/10.1002/ptr.4899
  • Gao, J., Lian, Z. Q., Zhu, P., & Zhu, H. B. (2011). Lipid-lowering effect of cordycepin (3'-deoxyadenosine) from Cordyceps militaris on hyperlipidemic hamsters and rats. Yao xue xue bao = Acta pharmaceutica Sinica, 46(6), 669–676.
  • Kuo, Y. C., Tsai, W. J., Shiao, M. S., Chen, C. F., & Lin, C. Y. (1996). Cordyceps sinensis as an immunomodulatory agent. The American journal of Chinese medicine, 24(2), 111–125. https://doi.org/10.1142/S0192415X96000165
  • Hsu, C. H., Sun, H. L., Sheu, J. N., Ku, M. S., Hu, C. M., Chan, Y., & Lue, K. H. (2008). Effects of the immunomodulatory agent Cordyceps militaris on airway inflammation in a mouse asthma model. Pediatrics and neonatology, 49(5), 171–178. https://doi.org/10.1016/S1875-9572(09)60004-8
  • Won, S. Y., & Park, E. H. (2005). Anti-inflammatory and related pharmacological activities of cultured mycelia and fruiting bodies of Cordyceps militaris. Journal of ethnopharmacology, 96(3), 555–561. https://doi.org/10.1016/j.jep.2004.10.009