Beneficios de preparar compotas en casa

Las compotas son una excelente forma de introducir las frutas en la alimentación de un bebé. Cuando hacemos las compotas en casa, tenemos la opción de escoger la fruta. Descubre en este post sus beneficios.
Beneficios de preparar compotas en casa
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 13 febrero, 2020.

Escrito por Daniela Colmenares, 16 abril, 2018

Última actualización: 13 febrero, 2020

Las compotas son ideales para los bebés después del tercer mes. Los beneficios de preparar compotas en casa son muchos. Primero, son más económicas y, segundo, son 100 % naturales. Dependiendo del tipo de fruta que elijas para preparar las compotas, variarán los beneficios.

Las compotas más comunes son la de manzana y la de pera, ambas contienen vitamina A, C y E. Entre los beneficios más importantes de las compotas está que ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo del bebé y previenen el estreñimiento gracias a la fibra. ¿No son una merienda maravillosa?

¿Qué es una compota?

Una compota es parecida a una mermelada de fruta, pero con mucho menos azúcar. Muchos especialistas la consideran una conserva vegetal. Esta conserva tiene su origen en Francia y Alemania. De hecho, el nombre compota es una variación de compote, cuya traducción del francés al español significa: mezcla.

La compota fue creada para lograr que las cosechas de frutas, como la manzana, se conservaran por mucho más tiempo. Es por ello que la compota más conocida es la de manzana, porque abundaba en ambos países. En la actualidad, las compotas pueden hacerse de casi cualquier fruta: peras, plátanos, fresas, banana, piña, entre muchas otras.

¿Cuáles son los beneficios de preparar compotas en casa?

Compota de manzana

Las compotas de manzana son fáciles de digerir, no son pesadas para el estómago y todo el mundo puede ingerirlas. No solo son recomendadas para los más pequeños de la casa, también facilitan el proceso de comer a las personas que sufren de las siguientes afecciones:

  • Problemas de masticación.
  • Llagas en la boca.
  • Acidez.
  • Dificultad para tragar alimentos.
  • Personas con diabetes (compotas especiales sin azúcares).

Las únicas personas que no pueden disfrutar de los beneficios de preparar compotas en casa son aquellas que sufren de intolerancia a la fructosa.

¿Cómo preparar una compota casera de manzana?

Compota de manzana

Generalmente, las manzanas y las peras son las primeras frutas que se les da de comer a los bebés. Para ellos es más sencillo digerir estas frutas que otras como el mango o la sandía. La compota casera de manzana contiene altos niveles de fibra y de agua, lo cual es ideal para hidratar a los pequeños.

Asimismo, la manzana brinda azúcares naturales que son sencillos de asimilar por el organismo de un bebé. Además, contiene vitamina C y es una fruta perfecta para proteger el sistema cardiovascular (tal y como sugiere esta investigación de la Universidad de Reading). Igualmente, aporta al fortalecimiento de las defensas de su organismo, según afirma este estudio de la Universidad Cornell (Estados Unidos).

Si deseas que tu bebé consuma más vitamina C, también puedes preparar compotas en casa de kiwi o de frutas cítricas. Pero en este post, compartiremos una receta de compota de manzana, la cual te mostramos a continuación:

Ingredientes

  • 1 manzana.
  • 2 cucharadas pequeñas de agua.

Preparación

  • Lava muy bien la manzana.
  • Pélala y córtala en cuadros.
  • Coloca los cuadros de manzana en una batidora.
  • Agrega las 2 cucharadas pequeñas de agua.
  • Comienza a batir hasta que no quede ni un solo trozo de la fruta.

Si notas que la compota resulta muy espesa para tu bebé, puedes añadirle un poco más de agua y mezclarla hasta que quede más diluida.

Lo mejor de dar compotas caseras a los bebés

Alimentos comunes que puede tomar el bebé

Las compotas caseras contienen altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados, fibra y aminoácidos. Esto es ideal para la composición de los tejidos que va a desarrollar el bebé. Y, en menor medida, contienen sodio e hidrato de carbono.

Asimismo, funcionan bien para ayudar a recuperar el apetito del niño, y hasta de la madre, gracias a la gran cantidad de vitaminas que contienen. Igualmente, las compotas caseras poseen propiedades antiinflamatorias, las cuales ayudan al bebé a tener una mejor digestión.

Por ello, es uno los primeros alimentos que los especialistas recomiendan dar a los bebés después del período de solo lactancia. Esta clásica merienda para bebés, además de ser deliciosa, es muy simple de preparar. Pero también resulta gustosa para los adultos, en quienes ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer y de tipo cardiovascular.

Estos son algunos de los beneficios de preparar compotas en casa para los más pequeños. En definitiva, son la mejor opción para empezar a introducir las frutas en la alimentación de nuestros hijos.

Ahora que leíste este artículo, atrévete a comprobar los beneficios de preparar compotas caseras. ¡Te volverás una experta!

Te podría interesar...
¿Por qué la compota de manzana es uno de los postres más sanos?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Por qué la compota de manzana es uno de los postres más sanos?

La compota de manzana es un postre muy saludable que puede ser consumido después de las comidas. ¡Aprende sus beneficios y cómo prepararlo en este ...