5 beneficios que obtendrás al tomar té blanco en tu desayuno

A pesar de tener menos cafeína que el té verde, el té blanco es un gran activador que nos aporta energía y, además, nos ayuda a acelerar el metabolismo
5 beneficios que obtendrás al tomar té blanco en tu desayuno
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 04 noviembre, 2020.

Última actualización: 04 noviembre, 2020

El té blanco es una bebida delicada y de sabor exquisito que nació de casualidad hace ya unos 5000 años en China. ¿Quieres saber más al respecto? En ese caso sigue leyendo todo lo que vamos a contarte. Descubrirás que tomar té blanco es una excelente elección para el desayuno. 

Dice la leyenda que el emperador Shen Nung sintió sed mientras daba un paseo y para aplacar su necesidad decidió hervir agua en una olla. Por casualidad, o por la magia del destino, unas hojas de té blanco cayeron en el agua caliente, dando a la bebida un sabor prodigioso que, además, alivió su malestar.

Esta es una historia salpicada de fantasía, lo sabemos. Sin embargo, sí nos revela un dato interesante: el té blanco es una bebida natural que puede ser beneficiosa para la salud. De hecho, es la bebida con más antioxidantes de la que disponemos hoy en día.

“El té blanco es un magnífico tónico y uno de los grandes regalos de la naturaleza. Es el té menos procesado y tiene los niveles más altos de antioxidantes en comparación con el té negro y el verde” indican los autores de un estudio publicado en el 2013.

Los beneficios de tomar té blanco

Según la sabiduría popular, a diferencia del té verde o el té rojo, es conveniente tomar té blanco a diario, sobre todo primera hora de la mañana. Es cuando el organismo está más receptivo y cuando más nos podemos beneficiar de sus virtudes.

A continuación, te damos 5 buenas razones para que lo incluyas en tu desayuno. Si lo tomas como hábito, tu salud lo notará.

Mujer con taza de té blanco.

1. Aporta antioxidantes

El nivel de antioxidantes en el té blanco es mayor que el del verde o el té negro. Así pues, te proponemos que a partir de mañana mismo te animes a incluir una taza en tu desayuno. De ese modo, tu hígado y tu sistema inmunitario agradecerán el aporte de los siguientes elementos:

  • El galato de epigalocatequina (EGCG): son un tipo de catequinas, unos antioxidantes polifenólicos.
  • Taninos: el nivel de taninos es mucho más bajo que el de otros tipos de té. Para mucha gente es positivo, porque hace que su sabor sea más suave y menos astringente.
  • Teaflavinas (TFS): son un tipo de polifenoles que le dan a este té su característico sabor dulce.

2. Ayuda a bajar de peso

Según estudios realizados en roedores, el té blanco es una bebida que podría ayudar a bajar de peso. Por ello mismo, en el ámbito popular se dice que tomar té blanco es un buen complemento en la dieta para favorecer la pérdida de peso. Su acción adelgazante se basaría en los siguientes factores:

  • Inhibiría la formación de nuevas células de grasa.
  • Movilizaría la grasa de las células adiposas más resistentes.
  • Estimularía la lipólisis: el té blanco acelera el metabolismo para que podamos quemar calorías.

Así pues, en lugar de tomar refrescos light y bebidas industriales afines, opta por una buena taza de té blanco. También puedes combinar esta bebida con licuados de frutas mixtas.

3. Cuida de la piel y el cabello

Como ya sabemos, el nivel de antioxidantes del té blanco es alto. Gracias a ello, podríamos hacer frente al estrés oxidativo, mejorar la salud de todo el organismo y además, lucir una piel y un cabello sanos y bonitos.

  • La catequina EGCG  es muy adecuada para prevenir la caída del cabello. Además, es muy eficaz para el tratamiento de la dermatitis seborreica del cuero cabelludo.
  • También se considera como un agente natural que propicia y cuida de la juventud de las células de la piel.
  • Asimismo, y debido al alto contenido de fenoles, tomar té blanco fortalece y estimula la producción de elastina y colágeno (proteínas importantes que se encuentran en los tejidos conectivos, ideales para la prevención de las arrugas).

4. Ayuda a mantener la energía a lo largo del día

Como hemos señalado con anterioridad, el té blanco tiene una menor cantidad de L-teanina (un aminoácido que aumenta el estado de alerta y que, a su vez, tiene un efecto calmante sobre la mente).

Ahora bien, el que no sea un activador natural -como lo puede ser el café- encierra otro beneficio, si cabe, aún más interesante: es un buen hidratante, perfecto para mantener la energía a lo largo de la mañana. Asimismo, este aminoácido tan interesante nos ayuda a aumentar la producción de serotonina y dopamina en el cerebro, neurotransmisores clave para elevar el ánimo y mantenernos alerta.

Lee: Mejorar el ánimo comiendo fibra

5. Mejora la salud del hígado

Gracias a los antioxidantes, vitaminas y minerales del té blanco estimulamos la función hepática y facilitamos el que este órgano tan importante pueda llevar a cabo sus tareas de desintoxicación.

Las catequinas presentes tanto en el té verde como en el té blanco también podrían ser muy adecuadas para la salud hepática. De hecho, nos ayudarían a cuidar el hígado y a prevenir diversas enfermedades hepáticas, como puede ser la hepatitis.

Para obtener estos beneficios, lo ideal sería tomar uno o dos vasos de té blanco al día. Podemos combinarlo con otro tipo de ingredientes (como el zumo de frutas), pero al igual que ocurre con otras bebidas, como el café, la clave está en el equilibrio.

Así pues, no lo dudes, y empieza bien el día: incluye en tu desayuno algo de fibra, fruta, un poco de proteína y una buena taza de té blanco. Tu salud lo notará.

It might interest you...
5 mitos que debes dejar de creer sobre el desayuno saludable
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
5 mitos que debes dejar de creer sobre el desayuno saludable

Lo que sí es cierto es que si te aseguras de tener un desayuno saludable, tu cuerpo será más sano porque obtendrás mayor cantidad de nutrientes.