Bisfenol A (BPA): usos y posibles riesgos para la salud

Los enlatados y envases de plástico contienen muchos componentes en su estructura, entre los que destaca el bisfenol A. Por desgracia, el mismo puede ser ingerido por las personas y tener efectos nocivos en la salud.
Bisfenol A (BPA): usos y posibles riesgos para la salud
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 27 agosto, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 27 agosto, 2021

Última actualización: 27 agosto, 2021

El bisfenol A (BPA) es un compuesto químico descubierto en 1890 y empleado a partir de 1950 en la fabricación de una amplia variedad de productos comerciales. Sin embargo, el uso del mismo en la producción de biberones fue restringido por la Comisión Europea desde 2011. ¿Te interesa conocer los usos y posibles riesgos para la salud del bisfenol A? A continuación te contamos.

El BPA es una molécula presente en la mayoría de los envases plásticos de uso diario y en las resinas epoxi. Este compuesto es capaz de desprenderse de los recipientes y entrar por vía oral en compañía de bebidas y alimentos. De hecho, estudios afirman que más del 90 % de la población de Estados Unidos tiene niveles detectables de bisfenol A en la orina.

¿Qué es el BPA?

El bisfenol A es una sustancia orgánica simétrica formada por dos anillos fenólicos unidos en el centro por un grupo propano. Este monómero se conoce con el nombre químico de 2,2-bis-(4-hidroxifenil)-propano. Los grupos fenoles que posee se condensan con una acetona por acción de un ácido, lo que determina la “A” en su nombre.

Investigaciones estiman que la exposición a BPA por vía cutánea y oral es de 0,2 a 0,3 microgramos por kilogramo de peso al día. En la actualidad, esta sustancia es considerada un disruptor hormonal con actividad estrogénica. Además, se asocia con una gran variedad de trastornos endocrino-metabólicos. Sin embargo, se considera relativamente segura por su rápida eliminación en la orina.

¿En qué productos se encuentra el bisfenol A?

Este compuesto orgánico puede encontrarse en el ambiente, en los alimentos y en numerosos productos de consumo. La sustancia forma parte de la estructura policarbonatada de una gran variedad de envases plásticos. De igual forma, el BPA está contenido en el revestimiento interno de productos metálicos, como enlatados y tapas de botellas.

Los artículos y bienes señalados con los números de reciclaje 3 y 7 son potenciales contenedores de bisfenol A y otros tipos de bisfenoles. Algunos productos de uso cotidiano en los que también se puede encontrar el BPA son los siguientes:

  • Botellas de agua.
  • Biberones.
  • Cosméticos y artículos de higiene.
  • Alimentos empaquetados con plástico.
  • CDs y DVDs.
  • Lentillas de anteojos.
  • Selladores dentales.
  • Tuberías de suministro de agua.
  • Recibos impresos en papel térmico.
Biberón con BPA.
Los biberones fueron motivo de discusión en varios países por su contenido en BPA.

¿Cómo puede ingresar en el cuerpo?

El BPA cuenta con varias formas de ingresar al cuerpo humano y alcanzar el torrente sanguíneo. Por lo general, la vía oral constituye la principal exposición a este compuesto químico. Algunos estudios afirman que las principales fuentes de contacto son la dieta, el agua, el polvo, el papel térmico, los materiales dentales y los equipos médicos.

De igual forma, la presencia de bisfenol A en el ambiente condiciona un medio de exposición crónico y continuo para las personas. En este sentido, el BPA también es capaz de ingresar por la vía respiratoria e incluso absorberse por la piel y las mucosas. Además, la sustancia ha sido detectada en el tejido placentario, el liquido amniótico, el calostro y el hígado fetal.

Posibles efectos del bisfenol A en el cuerpo

Los efectos del bisfenol A sobre el cuerpo humano continúan siendo controvertidos. Hoy en día, esta sustancia es considerada un disruptor endocrino, pudiendo alterar el funcionamiento normal del sistema hormonal. Investigaciones afirman que el BPA es capaz de imitar la estructura de los estrógenos.

De igual forma, puede unirse a los receptores hormonales de la glándula tiroides. El bisfenol A puede causar alteraciones en el crecimiento, la reparación celular, la fertilidad, el desarrollo fetal y la producción de energía.



Alteraciones reproductivas

El bisfenol A puede ocasionar varios efectos sobre el aparato reproductor masculino y femenino. En los hombres, este químico se relaciona con una disminución significativa en el recuento de los espermatozoides y en los niveles de testosterona.

Por otro lado, el BPA puede causar alteraciones en la ovogénesis femenina, reduciendo el número y la calidad de los ovocitos. Además, esta sustancia puede reducir hasta dos veces la probabilidad de quedar embarazada. De hecho, la misma se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar síndrome de ovarios poliquísticos.

Efecto cancerígeno

El BPA y sus metabolitos cuentan con importantes efectos mutagénicos en el cuerpo humano. La actividad estrogénica de este compuesto se relaciona con una mayor probabilidad de padecer cáncer de próstata. Además, podría inducir la proliferación anormal de las células mamarias.

Afecciones neurológicas

La exposición intrauterina al bisfenol A se asocia con alteraciones en el comportamiento de los niños pequeños. Por lo general, la hiperactividad, la agresividad y los problemas de aprendizaje constituyen las afecciones más comunes.

Obesidad y diabetes

El bisfenol A es capaz de incrementar la concentración de grasas en sangre, además de inducir la síntesis y acumulación de las mismas. En este sentido, existe un riesgo elevado de aumentar de peso y padecer obesidad a largo plazo. De igual forma, las concentraciones elevadas y continuas de BPA favorecen el desarrollo de diabetes tipo 2.

Enfermedad cardiovascular

En algunas personas, este compuesto químico es capaz de inducir el aumento progresivo de la presión arterial, originando hipertensión arterial con el paso del tiempo. Por su parte, la obesidad y el aumento de las grasas en sangre condicionan la aparición de diversas alteraciones del aparato cardiovascular.

¿Cómo reducir la exposición al BPA?

En la actualidad, es posible poner en práctica varias medidas para limitar la exposición al bisfenol A. En este sentido, el objetivo principal es controlar las vías de contacto y las potenciales fuentes de exposición.

Algunas de las medidas efectivas en la reducción del BPA son las siguientes:

  • Evitar colocar los alimentos en envases plásticos. 
  • Reducir el consumo de enlatados.
  • Identificar los productos libres de BPA en las etiquetas.
  • Emplear recipientes de vidrio, porcelana y acero inoxidable para almacenar los alimentos.
  • No exponer los envases y recipientes plásticos al calor.
Recipientes libres de BPA para la comida.
Una buena medida es utilizar recipientes de vidrio aptos para microondas y prescindir de los de plástico.

Quizás te pueda interesar el siguiente artículo: ¿Es recomendable calentar plástico en el microondas?


Un compuesto químico que forma parte de la vida diaria

El bisfenol A es una sustancia orgánica presente no solo en productos a base de plástico y metal, sino que también se encuentra en pequeñas cantidades en el medio ambiente. Por lo general, la ingestión de comidas envasadas constituye la principal fuente de BPA para el organismo. Está presente en más del 90 % de la población, aunque es eliminada de forma rápida por la orina.

Este es un compuesto con actividad disruptiva endocrina, capaz de causar alteraciones reproductivas, tumorales, neurológicas, metabólicas y cardiovasculares a largo plazo. No obstante, la aplicación de algunas medidas preventivas en el estilo de vida permite reducir de forma significativa los efectos adversos.

Te podría interesar...
¿Es peligroso guardar enlatados abiertos en el refrigerador?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Es peligroso guardar enlatados abiertos en el refrigerador?

Hoy en día es posible guardar los enlatados abiertos en el refrigerador, no obstante, pueden existir ciertos riesgos al hacerlo.



  • Bosch R, Quiroga B, Muñoz-Moreno C, Olea-Herrero N et al . El bisfenol A: un factor ambiental implicado en el daño nefrovascular. Nefrología (Madr.) 2016;  36( 1 ): 5-9.
  • Mas S, Egido J, González-Parra E. Importancia del bisfenol A, una toxina urémica de origen exógeno, en el paciente en hemodiálisis. Nefrología (Madr.) 2017  Jun;  37( 3 ): 229-234.
  • Juan-García A, Gallego C, Font G. Toxicidad del Bisfenol A: Revisión. Revista de Toxicología. 2015;32(2):144-160.
  • Geens T, Aerts D, Berthot C, Bourguignon JP et al. A review of dietary and non-dietary exposure to bisphenol-A. Food Chem Toxicol. 2012 Oct;50(10):3725-40.
  • Daronch O, Lima M, Gil I, Bittencourt S et al. Large-scale contamination by Bisphenol A: are we aware of the risk and forms of exposure?. Cien Saude Colet. 2020 Nov;25(11):4339-4345.
  • Weber Lozada, Kristen, and Ruth A. Keri. "Bisphenol A increases mammary cancer risk in two distinct mouse models of breast cancer." Biology of reproduction 85.3 (2011): 490-497.
  • Ferloni A, Pereiro N, Cruz M, Aragone S et al. Exposición fetal a bisfenol A: Presencia de bisfenol A en orina de mujeres gestantes asistidas en un hospital de la Ciudad de Buenos Aires. Año 2013. Rev Fac Cien Med Univ Nac Cordoba. 2019 Jun 19;76(2):86-91.