Carta de una despedida: las cosas que nunca te dije

En esta carta de despedida me desahogo de todas esas cosas que nunca te dije. Para nosotros es un punto final y para mí es un nuevo comienzo.
Carta de una despedida: las cosas que nunca te dije

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 18 agosto, 2021

Última actualización: 18 agosto, 2021

Debo confesar que la escritura se ha convertido en mi terapia favorita. Quizá porque me permite expresar mejor todas aquellas cosas que siento y que, por algún motivo, no puedo decir de otra manera. Por eso, sin más, decidí hacerte una carta de despedida con las cosas que nunca te dije. Espero que estas palabras nos sirvan para sanar y para poner fin a un capítulo que nos deja gratos recuerdos.

En algún punto de nuestra historia dejé volar mi imaginación e idealicé una imagen tuya que no correspondía del todo a lo que eres. Sé que en el camino diste pasos gigantes para convertirte en al menos una parte de esa persona que yo deseaba. También soy consciente de que modifiqué muchas cosas de mí con la intención de que te quedaras. Pero bueno, ahora sé que nos equivocamos.

De cierto modo, nuestro vínculo se convirtió en una competencia de quién daba más o quién menos. Por eso, aunque siento el corazón en mil pedazos, sé que lo más sano es terminarlo y dejar que el tiempo nos cure. No pretendo con estas líneas reconquistarte ni generar en ti sentimientos de culpa o lástima. Deseo de corazón liberar lo que siento, desearte el bien y continuar por el camino que me espera sin ti.

Foto de una ruptura de pareja.

Me despido, fui feliz y no me arrepiento de nada

Como te decía, pude comprender que nos equivocamos en muchas cosas. Es cierto; todo este proceso me causa dolor y me hace sentir el corazón arrugado. Aún así, me atrevo a afirmar que no me arrepiento de nada. A pesar de todas las cosas que hicimos mal, recuerdo con amor esos momentos felices que pasamos desde el primer momento. Me guardo tu sonrisa y todos esos consejos que me dabas.

Y sí, se quedaron muchas cosas pendientes; no llegamos a realizar muchos sueños. Pero tampoco podemos aferrarnos a la ilusión de que las cosas pueden ser como antes. Nos conocimos en muchas facetas y nos desconocimos en otras tantas. Por eso sabemos que es el momento para decir adiós. Esta historia fue tan maravillosa, que sería una pena resumirla al dolor. Te quiero y deseo dejar ese sentimiento guardado.



Ya no es momento de llorar ni de buscar culpables. He dejado eso a un lado. Calmé mi rabia, mi frustración y pude entender con claridad que esto ha sido lo mejor que nos ha pasado a los dos. Y no lo digo porque nos hayamos separado sin más. Lo digo porque nos construimos, hicimos cosas inimaginables y aprendimos uno del otro.

En esta carta de despedida te pido perdón

Aprovecho para pedirte perdón por mis errores. Tuve actitudes caprichosas que quizá pasaron por encima de tus sentimientos. También te hice cambiar cosas que genuinamente eran parte de ti. Y aunque ya es tarde, todo eso me ha hecho entender que hay muchas formas de fallar más allá de una traición.

Como sea, también te pido perdón por guardarme las palabras, por no expresarte a tiempo cuán feliz me sentía por estar a tu lado, por ver los atardeceres o por esas cosas simples que me hacían sentir amada. Nunca te lo dije, pero eso me llenaba el alma.

Superar una ruptura.



Te digo adiós, pero una parte tuya se queda aquí

Es inevitable no sentir nostalgia cuando pienso en todos los caminos que recorrimos juntos. Al principio me costó aceptarlo; no quería entender todas esas cosas que hoy te diciendo en esta carta de despedida. ¿Imaginar mis días sin ti? Una tortura, sin duda. Pero ahora sé que hay que amar sin ataduras. No podía dejar que tantas risas y tantos momentos felices acabaran envueltos en sentimientos de decepción y tristeza.

Al fin y al cabo, en mí siempre habrá una parte tuya que no podré borrar ni con el tiempo. Decidí que esa parte fuera lo mejor de tu ser. Tu risa, tu mirada y los sentimientos que me supiste entregar de una y mil formas. Todas esas cosas seguirán conmigo y me recordarán que no merezco menos. Que si bien tengo errores, merezco sentir que soy maravillosa. Gracias por hacer parte de mi historia.

Me despido. Lo hago de este modo porque tenerte en frente me forma un nudo en la garganta. Porque sí, es difícil despedirse de quien ha dejado tanta huella. Pero prefiero que así sea. Prefiero tener la tranquilidad de que te dije todas estas cosas y que hemos puesto un punto final de la manera más sana.

Te podría interesar...
5 cosas que matan el amor y romperán tu relación
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 cosas que matan el amor y romperán tu relación

Hay algunas actitudes que matan el amor, y una relación debe cuidarse día a día. Por eso, debemos evitarlas para que la relación prospere.