11 causas del dolor en los dedos de los pies

Los zapatos ajustados y las malformaciones osteoarticulares son las causas más comunes de dolor en los dedos de los pies. Por fortuna, la mayoría de los trastornos cuentan con tratamiento.
11 causas del dolor en los dedos de los pies
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 13 agosto, 2022

El dolor en los dedos de los pies tiene causas que llevan a molestias e interfieren con nuestro ritmo de vida. Este malestar puede ser originado por varias situaciones que dependen de la edad y los hábitos.

El pie humano se divide en antepié, mediopié y retropié. Cuando nos referimos a los dedos, hablamos de la región del antepié formada por 5 metatarsos y 14 falanges, cuya función es dar impulso y dinámica al caminar.

Los dedos del pie incluyen el pulgar, el índice, el corazón, el anular y el meñique. El dedo pulgar, también llamado dedo gordo o hallux, es uno de los más afectados.

El dolor a este nivel puede ser de 3 orígenes:

  • Osteomuscular.
  • Vascular.
  • Nervioso.

El uso de calzado inadecuado y las malformaciones óseas son las principales causas de dolor en los dedos de los pies. No obstante, existen situaciones en las que el malestar es persistente y empeora con el tiempo. La valoración por un médico ortopedista es fundamental para un mejor tratamiento y pronóstico.

1. Calzado ajustado y tacones

El calzado inadecuado y ajustado es la causa más frecuente de dolor en los dedos de los pies. Los mismos favorecen a la malformación ósea e inflamación de las articulaciones podálicas.

El uso prolongado de este tipo de zapatos suele aumentar la intensidad del dolor. Además, se acompaña de molestias en el talón.

Por otro lado, los tacones a largo plazo originan un acortamiento de los tendones y comprimen los huesos del pie, según estudios. En este sentido, la persona experimentará molestias en el talón, la planta y los dedos.

En la mayoría de los casos, esta afección cede con el reposo y el cambio a un calzado adecuado. Se debe tener especial atención en los niños, ya que el dolor es una señal que advierte la necesidad de cambiar los zapatos.

Tacones que causan dolor en los dedos de los pies.
Los tacones alteran la anatomía al pisar, por lo que derivan en dolores continuos cuando son el calzado de preferencia.

2. Golpes y fracturas

Los traumatismos de alta intensidad y la caída de objetos pesados sobre el pie son causas frecuentes de fracturas a este nivel. En la mayoría de los casos, se presenta dolor en los dedos, hinchazón y sensibilidad al tacto. Además, las uñas pueden tornarse violáceas por estancamiento de la sangre en la zona.

Las fracturas en el dedo gordo suelen ser más graves e intensas, incapacitando el caminar de la persona. De igual forma, los dedos del pie también pueden experimentar fracturas por estrés, como resultado de una actividad física intensa, no habitual y repetida, según refieren investigaciones.

En general, el tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios, así como el reposo durante varias semanas, permiten aliviar las molestias. Ante la sospecha de una fractura en el pie, no dudes en buscar atención profesional lo antes posible.

3. Juanetes

Un juanete es una protuberancia ósea que se forma en la base del primer dedo del pie. Estudios estiman que el 90 % de los casos ocurren en mujeres, siendo frecuente el dolor en la zona plantar del primer dedo. De igual forma, suele existir enrojecimiento e inflamación de la piel sobre el juanete.

El tratamiento convencional incluye el cambio del calzado, las almohadillas de amortiguación, la aplicación de medio fríos y el uso de medicamentos antiinflamatorios. Si el dolor persiste e interfiere con las actividades diarias, podría ser necesaria la resolución quirúrgica.



4. Callosidades

Las callosidades o callos pertenecen a una enfermedad llamada hiperqueratosis. En la misma se produce un engrosamiento de la piel por acumulación de células muertas ricas en queratina. Estas lesiones se deben a malformaciones en el pie o al uso de calzado inadecuado.

Los callos son lesiones pequeñas y muy dolorosas que suelen ubicarse sobre las articulaciones de los dedos del pie. Por otro lado, las callosidades son más amplias, tienen una coloración amarillenta y se ubican con mayor frecuencia en la planta.

Esta condición aumenta el riesgo de infecciones graves.

El tratamiento de elección son los medicamentos queratolíticos con acción callicida, como el ácido salicílico y el benzoico. De igual forma, es aconsejable sumergir los pies en agua tibia para facilitar la acción del fármaco. Las callosidades suelen desaparecen luego de 1 a 2 semanas de tratamiento.

5. Artritis y artrosis

La artritis es la inflamación de una o varias articulaciones, cuya forma más frecuente es la reumatoide. Por su parte, la artrosis es la degeneración del cartílago articular que suele presentarse de forma progresiva en los adultos mayores. Ambas condiciones pueden ser responsables del dolor articular en los dedos de los pies. 

En la artritis, el dolor aumenta con la actividad física y disminuye con el reposo, mientras que en la artrosis, las molestias están presentes aún en reposo. En caso de artritis en los pies, se deben usar zapatos ortopédicos especiales, como lo sugieren los especialistas en el tema.

6. Uña encarnada

La uña encarnada u onicocriptosis es una afección caracterizada por la penetración de los bordes de la lámina ungueal en la piel adyacente. Cursa con dolor, enrojecimiento e inflamación del dedo afectado, siendo común en el dedo gordo del pie.

Investigaciones calculan 10 000 nuevos casos que requieren tratamiento cada año en Reino Unido y alrededor de 20 casos por cada 100 000 habitantes que acuden a consulta primaria por esta afección. La onicocriptosis es más frecuente en hombres de la segunda y tercera década de la vida.

El tratamiento en las formas leves es conservador e incluye lavados con agua caliente, antisépticos tópicos y orales. En las formas graves puede ser necesaria la resolución quirúrgica. La complicación más común es la infección de la piel.



7. Dedo en garra

Esta es una deformidad que se produce en los dedos del pie, con excepción del pulgar. Existe una hiperextensión de la articulación metatarsofalángica con flexión de la articulación interfalángica proximal y distal, según definen estudios. Los dedos adquieren un aspecto de garra o de pico de loro.

Por lo general, esta afección es una causa frecuente de dolor y enrojecimiento de los dedos de los pies. El malestar suele incrementar al realizar actividades cotidianas, como caminar, subir escaleras o practicar algún deporte. El tratamiento incluye la reducción ortopédica, la ortesis plantar y la corrección quirúrgica.

8. Gota

Se trata de un tipo de artritis inflamatoria caracterizada por la precipitación y acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones. La gota tiene predilección por los miembros inferiores, en especial por el primer dedo del pie, produciendo un episodio agudo conocido como podagra.

Investigaciones afirman que las personas con podagra experimentan dolor, inflamación y enrojecimiento de forma repentina, siendo frecuente en la noche. Las molestias suelen ser tan intensas, que imposibilitan la marcha y limitan las actividades diarias.

Los antiinflamatorios son usados para aliviar el dolor, mientras que otros fármacos, como el alopurinol y la colchicina, previenen los episodios recurrentes al reducir los niveles de ácido úrico. Además, es vital mantener una dieta saludable y reducir en gran medida la ingesta de alcohol. 

Dolor de dedo gordo por la gota.
El dolor por la gota o podagra se localiza en el hallux y tiene una gran intensidad.

9. Neuroma de Morton

Esta es una neuropatía dolorosa del pie originada por la compresión del nervio plantar, ubicado entre el tercer y cuarto dedo, según comentan estudios. En general, produce dolor en los dedos de los pies, hormigueo y entumecimiento.

Las personas refieren la sensación de tener una piedra en el zapato o una molestia continua y persistente.

El uso de calzado ajustado y tacones altos, los deportes de escalada y esquí, así como las deformidades en los pies, son factores de riesgo para esta enfermedad. El manejo médico se basa en el uso de plantillas ortopédicas y almohadillas, además de procedimientos quirúrgicos en casos avanzados.

10. Paroniquia

Es una afección inflamatoria del tejido que rodea las uñas, como resultado de un proceso infeccioso. Así mismo, esta condición se caracteriza por enrojecimiento, calor y dolor en los dedos de los pies. Los gérmenes más comunes son Staphyloccocus aureus y Streptococcys pyogenes.

La infección puede extenderse al resto del pulpejo y causar panadizo, así como tenosinovitis profundas. El tratamiento tiene como objetivo eliminar a los microorganismos dañinos mediante el uso de antibióticos, así como el drenaje de pus, en caso de que lo hubiere.

11. Enfermedad de Raynaud

Es una patología vascular periférica en la que existe una respuesta vascular exagerada a las bajas temperaturas o al estrés. La misma se presenta con cambios bruscos y secuenciales (palidez, cianosis y enrojecimiento) en la coloración de la piel de las manos, los pies, la nariz y las orejas. Estudios estiman una incidencia de 20 a 30 % en mujeres jóvenes.

De igual forma, las personas suelen manifestar hormigueo, inflamación y dolor en los dedos de las manos y los pies. El tratamiento está orientado a disminuir el número de episodios y el daño a los tejidos.

El abordaje médico temprano mejora el pronóstico

Existe una gran variedad de causas de dolor en los dedos de los pies. En la mayoría de los casos, es resultado de problemas comunes, como el calzado ajustado o los golpes directos.

No obstante, este síntoma puede advertir trastornos articulares, neurológicos y vasculares graves que requieren abordaje lo antes posible. Ante cualquier inquietud, no dudes en buscar atención profesional.

Te podría interesar...
Causas y remedios para el dolor en los pies
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Causas y remedios para el dolor en los pies

El dolor en los pies puede deberse a múltiples causas. Te mostramos una serie de recetas naturales que te ayudarán a aliviarlo.



  • Fustero I. Cuidado de los pies. Offarm. 2007; 26(2): 66-72.
  • Campillo MA, Zabala S. Las metatarsalgias. Revista Española de Reumatología. 2003; 30(9): 477-488.
  • Wagner Hitschfeld E, Wagner Hitschfeld P. Hallux valgus en el adulto: conceptos actuales y revisión del tema. Revista Chilena de Ortopedia y Traumatología. 2016;57(3):89-94.
  • Pérez M. Artritis y artrosis. Farmacia Profesional. 2003; 17(11): 50-55.
  • Zavala Aguilar K, Gutiérrez Pineda F, Bozalongo de Aragón E. Manejo de la onicocriptosis en atención primaria. caso clínico. SEMERGEN - Medicina de Familia. 2013;39(6):38-40.
  • Ferrari-Portafaix C, Piclet-Legre B, Helix-Giordanino M. Dedos en garra: Fisiopatología, tratamiento podológico y tratamiento quirúrgico. EMC - Podología. 2011;13(3):1-13.
  • Calvo R. Neuroma de Morton. Revista Española de Podología. 2010; 21(3): 114-117.
  • Vásquez M, Camino J, Borja N, Andrade G. Síndrome de Raynaud. Tratamiento médico y quirúrgico. Rev Cuba Reumatol. 2016;  18( 3 ): 262-267.