11 causas del flujo marrón

El flujo vaginal marrón es un hallazgo común antes o después del periodo. Aunque puede generar preocupación, rara vez es un síntoma de problemas ginecológicos.
11 causas del flujo marrón
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 17 julio, 2024

El flujo marrón es una manifestación habitual entre las mujeres. Lo normal es que esta secreción sea transparente o blanquecina, no obstante, en ocasiones, puede cambiar y tornarse amarronada o color café. Ocurre cuando las secreciones vaginales se mezclan con sangre que ha permanecido varios días dentro de la cavidad uterina. 

Las causas de este cambio en el color del flujo vaginal son variadas. Por lo general, es consecuencia de procesos naturales del organismo. Sin embargo, algunas alteraciones ginecológicas también pueden provocarlo, como el uso de anticonceptivos, las infecciones vaginales y ciertas enfermedades del aparato reproductor.

En todo caso, cuando se hace frecuente y se acompaña de otros síntomas, requiere la valoración del especialista. A continuación, te explicamos algunas causas comunes que pueden provocarlo, cuando es un motivo de preocupación y algunas dudas comunes acerca de este síntoma.

¿Qué causa el flujo marrón?

Las razones por las que una mujer puede observar que su flujo cambia sus características y se torna de un color marrón claro u oscuro, son diversas. De manera general es producto de cambios fisiológicos que ocurren a lo largo del ciclo menstrual.

Por otro lado, existe la posibilidad de que esta manifestación aparezca por enfermedades o infecciones. En estos casos, esta experiencia se mantiene en el tiempo y se acompaña de otros síntomas específicos. Veamos a detalle 11 causas que pueden provocarlo.



1. Restos del último período

Una de las causas más frecuentes del flujo marrón es que este forme parte de los restos del último periodo. El flujo menstrual viaja desde el útero, pasa por la vagina y finalmente llega al exterior. Por ello, las últimas emisiones del flujo suelen tener un color más opaco.

Esto se debe a la oxidación natural de la sangre, la cual provoca que esta adquiera un tono marrón, incluso, negro (piensa en la sangre de una herida cicatrizada). Este es inofensivo y suele aparecer unos días antes o después de la menstruación.

2. Secreción ovulatoria

Algunas mujeres observan una mancha color marrón o rosada a mitad de su ciclo menstrual, durante la ovulación. Es posible que la liberación del óvulo desde los ovarios desencadene este síntoma. Aunque no es un síntoma común, no suele estar relacionado con alguna enfermedad ginecológica, no obstante, si se hace persistente, lo mejor es conversarlo con el especialista.

3. Desequilibrios hormonales

Otra de las posibles causas del flujo marrón, la encontramos en los desequilibrios hormonales. Las hormonas son mensajeros químicos que alteran o modifican el funcionamiento de órganos. Por ejemplo, el estrógeno es una hormona que puede aumentar y cambiar el aspecto del flujo vaginal durante los estados de mayor concentración, como ovulación, pubertad o embarazo.

Asimismo, el estrógeno puede alterar el endometrio (revestimiento interno del útero, que provoca sangrado menstrual). Por ende, si hay un desequilibrio de esta hormona, puede desprenderse en diferentes partes a lo largo del ciclo menstrual; o, por el contrario, retrasar su desprendimiento.

En cualquier caso, esto puede ocasionar manchas color café o sangrado anormal, junto a otros síntomas como:

  • Acné.
  • Piel seca.
  • Pérdida del libido.
  • Dolores de cabeza.
  • Sudores nocturnos.
  • Ciclos menstruales irregulares.

Estos son solo algunas manifestaciones que pueden alertar cualquier proceso de alteración hormonal. Si sospechas que esta puede ser la causa, no dudes en consultar con un especialista.

4. Infecciones vaginales

Las infecciones vaginales son una de las principales causas de flujo vaginal anormal. La vaginosis bacteriana, candidiasis vaginal y tricomoniasis son los más frecuentes. Algunas enfermedades de trasmisión sexual (ETS) pueden provocar alteraciones de este tipo, como la gonorrea y la clamidia.

Vale acotar que en la mayoría de estos casos, el color del flujo es diferente y no de manera necesaria marrón. Además, puede acompañarse de algunos de los siguientes síntomas:

  • Picor vaginal.
  • Flujo con mal olor.
  • Dolor al orinar.
  • Malestar pélvico.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • En algunos casos, fiebre y malestar.

5. Uso de anticonceptivos

Los anticonceptivos hormonales provocan una serie de alteraciones que muchas veces se pasan por alto o se desconocen. Durante los primeros meses de uso provocan, entre muchas otras cosas, alteraciones en el flujo vaginal. Este puede cambiar de color y olor, de manera que puede tornarse marrón.

También es frecuente que haya sangrado intermenstrual, lo que puede provocar más dudas e incertidumbres. Si has empezado de manera reciente en un régimen de anticonceptivos, lo has retomado o has optado por cambiar de marca, es probable que estos sean los responsables de esta alteración. De todas maneras es necesario que converses de esta situación con tu ginecólogo.

6. Irritación vaginal

El flujo vaginal oscuro puede aparecer tras una irritación vaginal. La razón más frecuente por la que el tejido vaginal se irrita es por alergias y por procedimientos ginecológicos. Cuando se origina por una reacción alérgica a químicos, puede acompañarse de picor en la zona y enrojecimiento. Estos son los productos que pueden generar irritación vaginal:

  • Cremas.
  • Detergentes.
  • Sprays femeninos.
  • Duchas vaginales frecuentes.
  • Espumas o geles anticonceptivos.

7. Sangrado de implantación

El sangrado de implantación sucede cuando un óvulo fecundado se implanta en la pared del útero para empezar el proceso de gestación. No todas las mujeres lo experimentan, pero, en general, podemos decir que es común.

Puede aparecer entre 10 y 15 días después de la concepción y se caracteriza por un sangrado leve, de un color entre rosa claro y marrón oscuro (color óxido). Puede durar solo unas horas o extenderse por 2 o 3 días.

8. Endometriosis

La endometriosis es un trastorno que se produce cuando el tejido que reviste el útero (endometrio) crece lejos de él. Por ejemplo, en los ovarios, en las trompas de Falopio (más común) o en el tejido que recubre a la pelvis. Entre sus síntomas más característicos se encuentran el dolor intenso y las alteraciones en los ciclos menstruales. De manera ocasional puede llevar a cambios en el flujo vaginal.

9. Síndrome de ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico se cuenta entre las causas del flujo vaginal marrón. Se trata de una condición que ocasiona la aparición de pequeños quistes en el exterior de los ovarios. Entre el 15 % y el 20 % de las mujeres padecen de este trastorno, según una publicación de Clinical Epidemiology.

Los cambios hormonales propios de esta condición generan menstruaciones irregulares, cambios en el flujo vaginal, dolor pélvico, exceso de vello, aumento de peso, acné, manchas de color marrón en la piel e infertilidad.

10. Cuerpo extraño en la vagina

Retener un cuerpo extraño en la vagina, como por ejemplo, trozos de un condón o un tampón olvidado, es una causa común de secreciones vaginales de color marrón oscuro o café. Esto explicaría la presencia de restos de sangre en el interior.

Bajo esta condición, es posible que el flujo sea mal oliente y se acompañe de malestar pélvico. De no atenderse a tiempo, puede desencadenar infecciones sistémicas que ponen en riesgo la vida de la mujer.

11. Otras causas

Existen otras causas del flujo vaginal marrón, al margen de las que mencionamos. Te apuntamos una lista de otras condiciones que pueden generar esta alteración:

  • Transición hacia la menopausia (perimenopausia).
  • Abortos espontáneos y embarazos ectópicos.
  • Sangrado y secreción posparto.
  • Cáncer de cuello uterino.
  • Quistes en los ovarios.
  • Miomas cervicales.

¿Qué hacer si mi flujo es marrón?

Si el flujo vaginal se torna de este color, se debe evaluar las características que acompañan esta manifestación. En este sentido, es necesario tener en cuenta si aparece todos los meses en un momento específico del ciclo menstrual, si es persistente, o si es producto del uso de anticonceptivos. Además, se debe evaluar si viene acompañado de otros síntomas, como dolor pélvico, picor, mal olor, fiebre, entre otros.

Si es ocasional, no debe ser un motivo de preocupación. Ahora, si es persistente y además se acompaña de alguno de los síntomas antes mencionados, lo recomendable es acudir al especialista para una evaluación ginecológica.

¿Es normal que el flujo tenga este color antes de la regla?

Si el flujo marrón aparece días antes o después de la regla, se considera un síntoma normal. Se trata de sangre que ha tardado más tiempo de lo habitual en expulsarse, de manera que su color, textura e incluso olor son diferentes.

Si aparece con frecuencia en estos momentos del ciclo menstrual no debes preocuparte. Eso sí, para tu tranquilidad conviene consultarlo con el especialista durante el control ginecológico.

¿El flujo vaginal marrón es un síntoma de embarazo?

El flujo color marrón, por sí solo, no es un síntoma de embarazo. Sin embargo, como se comentó, algunas mujeres pueden experimentar el conocido sangrado de implantación días después de la concepción, que en ocasiones se observa como una mancha amarronada.

En todo caso, debes valorar si este hallazgo se acompaña de otros síntomas que pueden sugerir un embarazo. Eso sí, nunca se debe tener en cuenta este tipo de alteración en el flujo como una señal inequívoca de gestación.



¿Por qué mi flujo es marrón luego de las relaciones sexuales?

Es posible que se observe un flujo con tonalidad marrón luego de practicar relaciones sexuales intensas. Ocurre cuando el tejido vaginal se lesiona durante la penetración.

Esto suele ser más frecuente en mujeres que sufren de resequedad vaginal, o que padecen condiciones que la favorecen, como menopausia, diabetes, o que están bajo un tratamiento con fármacos contra el cáncer. Además, cuando el útero se contrae durante el orgasmo, puede empujar restos de sangre que se encuentran dentro, lo que provoca este manchado poscoital marrón.

¿Se puede prevenir este tipo de flujo?

Como vimos, el flujo vaginal puede cambiar su color por causas fisiológicas, por lo tanto, no se puede prevenir en un 100 % esta manifestación. Sin embargo, se debe tener en cuenta algunas recomendaciones para mantener la salud vaginal y evitar así algunas condiciones que lo provocan. Entre estas:

  • Mantener la higiene íntima. Para ello es necesario lavar la zona genital diariamente con agua y jabón suave sin fragancia.
  • Limpiar el área vaginal, desde la vagina hacia el ano para evitar la propagación de gérmenes.
  • Evitar el uso de duchas vaginales.
  • Cambiar las toallas sanitarias y tampones con frecuencia.
  • Utilizar métodos de barrera para prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Acudir a controles ginecológicos periódicos.

¿Cuándo consultar con el médico?

Es necesario acudir a una revisión con el ginecólogo cuando esta manifestación tiene las siguientes características:

  • El flujo se hace más abundante y su olor es inusual o maloliente.
  • Hay ardor, enrojecimiento, picor en el área vaginal.
  • Haber estado expuesta a una infección de transmisión sexual.
  • Cuando se acompaña de síntomas como fiebre, dolor pélvico o abdominal.

El médico puede indicar pruebas de imágenes (ecografía o resonancia magnética) y una citología para realizar el diagnóstico preciso e indicar el tratamiento adecuado.

Un hallazgo que suele ser inofensivo

Aunque genere preocupación, el flujo marrón no suele ser un problema grave. Ten en cuenta que una sola gota de sangre proveniente del útero puede mezclarse con el flujo vaginal y generar una secreción amarronada.

Las explicaciones más razonables de la aparición de flujo marrón son restos del último periodo, desequilibrios hormonales e infecciones. En caso de que sea una experiencia repetitiva y se acompañe de otros síntomas, no dudes en buscar asistencia profesional para descartar cualquier problema de salud.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.