Causas del sangrado postcoital

El sangrado postcoital normalmente se produce por sequedad vaginal, que a su vez puede tener múltiples causas.
Causas del sangrado postcoital
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 18 enero, 2021.

Última actualización: 18 enero, 2021

El sangrado postcoital es aquel que se produce en las mujeres después de haber tenido relaciones sexuales. El término médico que se utiliza para referirse a esta situación es coitorragia. Se trata de una situación bastante frecuente que no se relaciona con la menstruación.

Muchas mujeres que experimentan este sangrado postcoital tienden a asustarse. No obstante, se calcula que le ocurre casi a un 10 % de las mujeres. Además, la mitad de los casos se resuelven de manera espontánea porque no tienen una causa patológica.

De hecho, son muchas las situaciones que pueden causar este sangrado postcoital. Por ello, en este artículo te explicamos las más relevantes para que sepas qué puedes hacer si te ocurre. Es importante saber que lo ideal es siempre consultar al médico ante cualquier duda.

¿Por qué ocurre el sangrado postcoital?

Como ya hemos mencionado, el sangrado postcoital tiene una etiología muy variada. De hecho, es más común que se trate de alguna causa no patológica y que se resuelva espontáneamente, como una herida pequeña por la fricción del sexo. Otras de las causas posibles son:

  • Sequedad vaginal. Esta misma sequedad es la que provoca que, durante la fricción, se produzca algún pequeño desgarro. Es muy común que, si no estás suficientemente excitada o estás nerviosa, la vagina no esté todo lo húmeda que debería estar. En estos casos, usar un buen lubricante puede ser la solución.
  • Utilizar anticonceptivos orales. Son medicamentos que alteran el ciclo hormonal de la mujer. Las hormonas repercuten notablemente en la humedad de la vagina, por lo que los anticonceptivos también se asocian mucho a sequedad.
  • Tener una infección, ya sea una enfermedad de transmisión sexual o una infección por hongos o bacterias propias de la vagina. Es muy importante conocer que el sangrado postcoital puede ser uno de los primeros signos de las ETS. Siempre hay que acudir al médico para estudiar esta posibilidad y tratarla.
El stealthing es un verdadero riesgo para la mujer

Las infecciones son mucho más frecuentes de lo que pensamos. Además, como acabamos de mencionar, no siempre se trata de ETS. Muchas mujeres experimentan infecciones bacterianas o fúngicas a lo largo de su vida por una simple bajada de defensas u otros motivos.

Sangrado postcoital patológico

Por otra parte, es cierto que este sangrado postcoital puede tener causas más graves. Aunque no es tan frecuente, el sangrado puede deberse a un pólipo endometrial, un fibroma uterino o, incluso, cáncer de cérvix.

El cáncer de cérvix es la causa más grave de que este sangrado postcoital aparezca. Afortunadamente, se trata de una patología que cada vez tiene menor incidencia. Esto es así gracias a que las mujeres se realizan con más frecuencia revisiones ginecológicas.

Además, muchos estudios han demostrado que existe relación entre el cáncer cervical y el virus del papiloma humano. Es por eso que, hoy en día, gracias a la vacuna frente a este virus, también se ha reducido el número de mujeres con este tumor.

Quizá te interese: Síntomas de la menopausia

¿Cómo se puede diagnosticar?

Mujer sufriendo de dismenorrea

Como acabamos de ver, las causas del sangrado postcoital pueden ir desde una sequedad fácilmente tratable a un problema más serio, como es el cáncer de cérvix. Por ello, es importante que se haga un correcto diagnóstico de la causa de este sangrado.

En primer lugar, hay que saber identificar si el sangrado es postcoital o no, y también diferenciarlo de una posible menstruación. Del mismo modo, es esencial comprobar que no hay lesiones en la zona que puedan estar provocando la sangre, como un pequeño desgarro.

El ginecólogo se encargará de realizar un examen de toda la zona. Además, se suelen pedir pruebas complementarias, como una citología vaginal y un cultivo. Así, se pueden descartar las infecciones o el cáncer.

Por otra parte, para llegar a un diagnóstico sobre las causas del sangrado postcoital, hay que explicarle al médico la situación completa, si tienes alguna otra enfermedad de base o si tomas algún medicamento.

El sangrado postcoital es una situación muy frecuente, que la mayoría de las veces no tiene ningún origen patológico. No obstante, es necesario descartar que exista alguna enfermedad que lo provoque, como una infección. Por ello, es importante acudir al ginecólogo ante cualquier duda.

Te podría interesar...
Atrofia urogenital en mujeres postmenopáusicas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Atrofia urogenital en mujeres postmenopáusicas

La atrofia urogenital es una de las consecuencias, aunque quizás menos conocidas, de las mujeres al entrar en la etapa menopáusica.