Claves para tomar las riendas de tu vida

Raquel Lemos Rodríguez·
22 Febrero, 2021
No tienes metas, culpas constantemente a la mala suerte de lo que te pasa y parece que ya no tienes nada más que hacer. ¡Debes tomar las riendas de tu vida! En este artículo descubrirás por dónde puedes empezar.

¿Piensas que has perdido el rumbo y nada te sale bien? En lugar de ser un personaje activo en tu vida parece que tan solo reaccionas ante las circunstancias que vienen y te afectan. Te has convertido en alguien pasivo, reactivo en lugar de proactivo. ¿De qué manera puedes tomar las riendas de tu vida de nuevo?

Antes de entrar en materia debes saber que todos pasamos por momentos en los que perdemos el control. Lo achacamos a la mala suerte, a personas que se nos tropiezan en el camino u a otra serie de circunstancias o excusas. ¿De verdad hemos perdido el control o solo nos estamos dejando llevar?

Señales de que perdiste el control sobre tu vida

Puedes detectar ciertas señales que alertan que has perdido el control. Así, después de que sepas cómo tomar las riendas de tu vida de nuevo podrás detenerte unos segundos y poner en práctica los consejos que te daremos para que no continúes yendo a la deriva.

Recuperamos de Francisco Alcaide una importante frase que puede hacerte reflexionar: “O tomas el control de tu mente o eres víctima del entorno”. Para el tema que nos ocupa podríamos enfocarlo de esta manera. En tus manos está el control y las riendas de tu vida. ¿Vas a cogerlas o no?

Descubre: La autoestima, clave para nuestra felicidad

Buscas la aprobación de los demás antes de dar un paso

Este es un gran error y denota que has perdido el control de tu vida. Eres una persona adulta y responsable, sin embargo no te atreves a dar un paso sin que alguien a tu alrededor lo apruebe.

Esta falta de confianza significa que has dejado las riendas de tu vida en manos de cualquier persona que no eres tú. Si te has sentido identificado con esto, entonces tranquilo. Las cosas cambiarán.

Temor por la opinión de los demás.
Si la opinión de los demás es tan determinante para lo que hacemos, entonces es hora de cambiar el rumbo y preocuparnos en intimidad.

Tienes miedo a tomar acción

Sueñas grande, pero haces pequeño. ¿Te suena esto? Es lo que sucede cuando no tomas las riendas de tu vida y las dejas en manos de otras personas.

El miedo a tomar acción evita que cumplas tus sueños y objetivos. No son imposibles de lograr, pero como no tomas acción se quedan solo en en expectativas jamás cumplidas. Porque al no dar el paso, no hay resultados.

Careces de pasión y compromiso

¿Tu vida se ha vuelto aburrida? ¿No tienes pasión por nada? Esto es un claro indicativo de que debes tomar las riendas de tu vida cuanto antes. Es muy posible que lo que estés sintiendo derive de esa pasividad con la que afrontas tu vida.

Claves para retomar las riendas de tu vida

Si te has sentido identificado con las señales anteriores está claro que debes tomar las riendas de tu vida cuanto antes. Pero estamos seguros que no sabes por dónde empezar.

Eso tiene solución. Aquí van unas claves muy claras que debes poner en práctica. No lo dudes, no le des vueltas en la cabeza: ponte manos a la obra.

Pregúntate hacia dónde quieres ir y empieza a caminar

Lo primero que te recomendamos es que cojas un papel y un bolígrafo y respondas a la siguiente pregunta: “¿hacia dónde quiero ir?” No es una pregunta fácil, pero una vez que dejes que las palabras fluyan te sentirás mejor.

Imagínate que lo que quieres es cambiar de trabajo. Llevas demasiado tiempo estancado, no te sientes feliz y esto está repercutiendo en el resto de las áreas de tu vida. Pues bien, ahora que lo sabes hay que ponerse en ello:

  • Empieza a buscar trabajo sin dejar en el que estás. Analiza cómo está el mercado, guarda búsquedas que encajen con lo que te gusta, envía tu hoja de vida.
  • Vete a las entrevistas. Tras enviar tu currículum seguro que recibes algunas propuestas de entrevistas. Vete a ellas porque así sabrás si las condiciones que te ofrecen son las que quieres.
  • Haz propuestas en tu trabajo. Si no encuentras nada que te guste o la oferta laboral es escasa, propón algo en tu trabajo que te permita sentirte realizado. No tengas miedo a hacerlo. Muchas empresas escuchan a sus trabajadores. Sé proactivo.
Meditar un momento para tomar las riendas de tu vida.
Anotar y trazar un plan de actuación para alcanzar objetivos es una práctica provechosa.

Siéntete capaz, no delegues

Cuando necesitas de la aprobación de otros para tomar decisiones o saber qué hacer significa que no te sientes capaz, que no confías en ti. Por lo tanto, tras lo anterior, haz cosas sin preguntar ni pedir opinión.

Por primera vez en tu vida estarás cambiando la manera en la que actuabas. Esto no es malo. ¿Sabes por qué? Porque evitarás culpar a los demás por no haber sabido tomar las decisiones. No busques excusas. Actúa.

Sigue leyendo: Consejos para fortalecer la autoestima

Las opciones son múltiples

Aunque tengas un objetivo, a lo largo de tu camino vas a tener múltiples opciones que te acercarán, te alejarán o te permitirán aprender durante el transcurso. Lo fundamental es que no pierdas de vista la meta.

Por lo tanto, para tomar las riendas de tu vida vas a tener que tomar decisiones constantemente y elegir. Si te encuentras en este punto y has hecho los dos anteriores, vas por buen camino. ¡No desistas ahora! Elige, avanza.

Tu vida es tu responsabilidad

Ahora ya sabes cómo tomar las riendas de tu vida o, al menos, por dónde puedes empezar para sentirte más capaz. No siempre es fácil; lo sabemos, pero deja de poner tu vida en manos de otras personas, pues esta es tuya. ¿Qué esperas para ponerte manos a la obra? Es el momento de que tomes acción; no lo postergues más.

  • Cajina, G. (2013). Rompe con tu zona de confort: 52 propuestas para tomar las riendas de tu vida. Oniro.
  • Jiménez, D. M. (2011). Hoy tomo las riendas de mi vida. Cómo una enfermera diagnosticada de esclerosis múltiple afronta su enfermedad: Today took the reins of my life. How a nurse diagnosed with multiple sclerosis cope with the disease. Archivos de la Memoria, (8), 4.