¿Es bueno comer el pollo con piel? Esto es lo que debes saber

Si te gusta el pollo, has de saber que su consumo con piel puede tener ciertos efectos positivos. Pero, ¿cuál es la manera saludable de prepararlo?
¿Es bueno comer el pollo con piel? Esto es lo que debes saber
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 03 noviembre, 2022

Comer el pollo con piel puede no ser lo más adecuado cuando lo que se pretende es mejorar el estado de composición corporal. Y es que esta parte del animal cuenta con una densidad energética elevada, lo que podría afectar la ganancia de masa grasa.  De todos modos, se trata de lípidos de buena calidad, siempre y cuando no se sometan a tratamientos térmicos elevados.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el pollo es una de las carnes más consumidas. Resulta asequible por su bajo precio y cuenta con una gran versatilidad a nivel culinario. Consigue aportar muchas proteínas de alta calidad.

El valor nutricional de la piel del pollo

La piel del pollo se compone en un 32 % de grasa. Esto hace que su densidad energética sea elevada, lo que puede dificultar el cumplimiento de una pauta hipocalórica.

Ahora bien, esto no quiere decir que la piel del pollo sea mala ni mucho menos. Se trata de un alimento que aporta lípidos de buena calidad, aunque de tipo saturado.

La relación entre el consumo de estos nutrientes y el riesgo cardiovascular es algo que ya se pone en duda, según las evidencias más recientes. Las únicas grasas que se consideran nocivas son las de tipo trans.

Estos últimos elementos han demostrado incrementar los niveles de inflamación y de oxidación en el medio interno, promoviendo el desarrollo de patologías crónicas. Por ello, hay que evitarlas, tratando de no consumir productos de origen procesado ni tampoco sometiendo a los lípidos a cocciones muy agresivas.

Tanto los ultraprocesados como las frituras fomentan la aparición de grasas trans en los alimentos.
Pollo frito sin piel no es saludable.
La fritura del pollo fomenta la aparición de grasas trans, que son nocivas para la salud.


Beneficios de la piel del pollo

A pesar de que la piel del pollo incrementa el valor energético del producto final, puede generar ciertos beneficios para la salud. Hay que destacar que reduce el apetito. Las grasas retrasan el vaciado gástrico y provocan mayor sensación de plenitud, lo que disminuirá también la ansiedad por comer.

La carne de pollo siempre será capaz de aportar proteínas de alto valor biológico. Estos elementos son fundamentales para mantener una buena salud muscular. Contribuyen a prevenir el desarrollo de patologías complejas, como la sarcopenia, y favorecen la ganancia de masa magra cuando se realiza ejercicio de forma regular.

Por otra parte, utilizar el pollo con piel en las diferentes cocciones puede disminuir la necesidad de emplear aceite, debido a que ya existe un medio graso de por medio. Al final, el contenido en lípidos se equilibra y, si el pollo es de buena calidad, se asegurará la buena proporción de omega-3 y omega-6.

La alimentación del pollo influye en su calidad nutricional

Es importante destacar que el tipo de alimentación del pollo influirá en la calidad de sus ácidos grasos. Cuando los animales viven en libertad y se alimentan con productos naturales, concentran en su interior mayor cantidad de omega-3 y menor de omega-6. Mantener esta relación nivelada se considera relevante para consolidar un buen estado de salud, según un estudio publicado en The Journal of Nutrition .

Sin embargo, es habitual que los pollos con precios más bajos hayan sido engordados con piensos y criados con poco espacio para la actividad física. Esto no solo repercute negativamente en sus características organolépticas, sino también en su valor nutricional.

Por ello, siempre es preferible optar por las variedades camperas o ecológicas. El precio es más elevado, pero su calidad también.

Criadero de pollos para consumo.
El tipo de criadero del que provenga la carne de pollo determinará parte de su valor nutricional.

También te puede interesar ¿Cómo preparar pollo «piccata»?


No es malo comer el pollo con piel

Comer el pollo con piel no se considera nocivo para la salud en sí mismo. Eso sí, habrá que garantizar el equilibrio a nivel energético en la pauta dietética. De lo contrario, las grasas del producto incrementarían nuestro tejido adiposo subcutáneo.

La presencia de la carne en la dieta es fundamental para cubrir las necesidades diarias de muchos nutrientes esenciales. No solo hablamos de las proteínas, sino también del hierro y de la vitamina B12.

Así que la idea difundida de que comer el pollo con piel es menos saludable que hacerlo con ella, no está del todo sustentada. Dependerá, sobre todo, del método de cocción que usemos. Y por supuesto, también dependerán sus efectos del resto de alimentos que incorporemos en el plato y en la pauta dietética general.

Te podría interesar...
Carne de pavo y carne de pollo: ¿cuáles son sus diferencias?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Carne de pavo y carne de pollo: ¿cuáles son sus diferencias?

La carne de pavo y la carne de pollo son dos alimentos que presentan ligeras diferencias entre sí y que se consideran como saludables.



  • Szajewska H, Szajewski T. Saturated Fat Controversy: Importance of Systematic Reviews and Meta-analyses. Crit Rev Food Sci Nutr. 2016;56(12):1947-1951. doi:10.1080/10408398.2015.1018037
  • Oteng AB, Kersten S. Mechanisms of Action of trans Fatty Acids. Adv Nutr. 2020;11(3):697-708. doi:10.1093/advances/nmz125
  • Van Name MA, Savoye M, Chick JM, et al. A Low ω-6 to ω-3 PUFA Ratio (n-6:n-3 PUFA) Diet to Treat Fatty Liver Disease in Obese Youth. J Nutr. 2020;150(9):2314-2321. doi:10.1093/jn/nxaa183

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.