Cómo acelerar la curación de una fractura de hueso

Para favorecer la absorción del calcio por parte de los huesos es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina D, o que la obtengamos a partir del sol.
Cómo acelerar la curación de una fractura de hueso
Mario Benedetti Arzuza

Revisado y aprobado por el médico Mario Benedetti Arzuza.

Última actualización: 04 mayo, 2022

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de regenerar el tejido óseo naturalmente, aunque a veces es un proceso lento. La curación de una fractura de hueso, tanto si es parcial como si es total, es un proceso complejo cuya velocidad y éxito dependerá de cada individuo. 

De acuerdo con el contenido publicado en la plataforma, Elsevier el proceso de curación de las fracturas inicia de forma inmediata, por lo que a las dos semanas el hueso está unido por una red de fibrina. No obstante, la consolidación completa puede tomar hasta más de 6 meses en los casos más severos. Por fortuna, existen diversas técnicas que permiten acelerar este proceso.

¿Cómo es la curación de una fractura?

Se trata de un proceso dinámico, constante y paulatino por el que pasan todos los huesos fracturados conocido como consolidación. La consolidación ósea cuenta con múltiples fases que pueden tardar varias semanas en completarse. En este sentido, las principales fases de la consolidación son las siguientes:

  • Impacto e inducción: el impacto es el proceso que causa la ruptura del hueso, mientras que la inducción es la respuesta primaria del organismo a tal evento. Durante el proceso de inflamación inicia la migración de las células a la zona de lesión y se forma el hematoma fractuario, el cual servirá como base para la formación de nuevo hueso.
  • Inflamación: luego de la inducción inicia la inflamación, en la cual llegan las células del sistema inmune con la finalidad de eliminar las células muertas. Esta fase prepara la zona fracturada para la síntesis de hueso e inicia la proliferación de nuevos vasos sanguíneos.
  • Formación de callo blando: en esta etapa se forma una especie de tejido blando entre ambos extremos de los huesos. Este callo blando cuenta con una gran cantidad de vasos sanguíneos y se transformará en hueso sólido en las siguientes fases.
  • Formación de callo duro: básicamente es el depósito de cristales de hidroxiapatita en el callo blando con la finalidad de formar tejido sólido. Se trata de una de las fases más largas de la consolidación, por lo que puede durar hasta varios meses.
  • Remodelación: es la fase final del proceso de consolidación, en la que el hueso recién formado adquiere las características propias del tejido, regresando a su forma original.

¿Qué podemos hacer para acelerar la curación de una fractura de hueso?

Algunos hábitos saludables, alimentos o suplementos nutritivos pueden ayudarnos a aumentar la cantidad de células nuevas y vasos sanguíneos que reconstruirán el hueso. Dentro de los principales consejos que puedes seguir destacan los siguientes:

1. Consuelda, la planta para las fracturas

Consuelda

El nombre de esta planta medicinal hace referencia a la consolidación de heridas. Tiene importantes efectos sobre todo tipo de contusiones y fracturas, ya que es una gran regeneradora de tejidos, pero siempre aplicada externamente porque su uso interno resulta tóxico.

De todos modos, sí que la podemos tomar también en su forma homeopática, conocida como Symphytum 15CH. El primer día tomaremos 3 gránulos cada dos horas, debajo de la lengua, separados de las comidas y de sabores fuertes o mentolados (chicle, pasta de dientes, etc.). Los siguientes días tomaremos 3 gránulos tres veces al día.

Para su aplicación externa tenemos dos opciones:

  1. Prepararemos una cataplasma de arcilla verde, pero en vez de usar agua, la mezclaremos con infusión de consuelda. Lo aplicaremos durante 30 minutos sobre la zona fracturada y lo haremos, idealmente, una vez al día.
  2. También podemos preparar una pasta machacando las raíces de la planta y aplicarla alrededor de la fractura. Una vez seca funcionará de manera similar a los vendajes enyesados.

Los efectos beneficiosos de la consuelda se han demostrado a través de múltiples estudios científicos. De hecho, una investigación publicada en la revista Georgian Medical News establece que la planta promueve la curación de heridas, acelera la reabsorción de exudados y reduce la inflamación. De esta manera, es útil en el tratamiento de fracturas óseas, lesiones tendinosas, úlceras y afecciones gástricas.



2. Bambú tabashir, puro silicio

El bambú tabashir (Bambousa arundinacea) tiene un altísimo contenido en silicio, un mineral que como veremos a continuación es indispensable para regenerar los huesos. Es un gran remineralizante y está especialmente recomendado para la curación de una fractura de hueso. Lo podemos comprar en herbolarios y dietéticas.

3. Otros consejos para acelerar la curación de una fractura de hueso

A pesar de no ser remedios naturales diretamente, existen ciertas recomendaciones que se pueden seguir para acelerar el proceso de curación de una fractura ósea. Dentro de las principales recomendaciones destacan las siguientes:

  • Comer la cantidad adecuada de calorías.
  • Consumir antioxidantes.
  • Ingerir suficientes vitaminas y minerales.
  • Iniciar la rehabilitación física tan pronto como sea posible.
  • Evitar someter la zona afectada a presiones excesivas.

Una alimentación remineralizante

Cómo asimilar el calcio

Tan importante como lo que apliquemos externamente es alimentarnos de manera equilibrada, escogiendo especialmente alimentos que nutran a nuestros huesos para facilitar la regeneración y pronta curación de una fractura de hueso. Repasamos los minerales más importantes que ayudan en este proceso:

1. El calcio

El calcio es uno de los principales constituyentes de los huesos, por lo que es fundamental para la reparación de una fractura. De hecho, un estudio demostró que la ingesta de suplementos de calcio y vitamina D ayuda en el proceso de consolidación de los pacientes con osteoporosis. Nuestro cuerpo no produce calcio, por lo que debemos obtenerlo a través de los alimentos que consumimos como:

  • Leche y derivados lácteos.
  • Frutos secos crudos y sin sal (almendras, avellanas, nueces, castañas…)
  • Grosella negra.
  • Higos.
  • Coco.
  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Manzana.
  • Pera.
  • Mango.
  • Plátano.
  • Aguacate.

2. El magnesio

El magnesio es necesario para muchos procesos que realiza nuestro cuerpo, entre ellos ayuda a formar masa ósea. Esto se debe a que promueve la absorción intestinal de calcio e inhibe a una hormona llamada paratohormona, la cual se encarga de aumentar la degradación ósea. Algunos alimentos ricos en magnesio son los siguientes:

  • Avena.
  • Lechuga.
  • Espárragos.
  • Trigo integral.
  • Calabaza.
  • Patata.
  • Melocotón.
  • Guisantes.
  • Lentejas.
  • Ciruelas.
  • Frutos secos (avellanas, nueces)

3. El potasio

El potasio es uno de los minerales que nuestro cuerpo necesita para funcionar con normalidad. Consumir alimentos ricos en potasio es fundamental para una buena salud ósea:

  • Legumbres (garbanzos, guisantes, judías)
  • Ciruelas secas.
  • Albaricoques.
  • Plátano.
  • Aguacate.

4. El silicio

Alimentos para reducir las arrugas: espinacas.

Por otro lado, el silicio ayuda a la formación de elastina y colágeno, por lo que protege los huesos y las articulaciones. Lo encontramos en:

  • Espinacas.
  • Arroz integral.
  • Cebolla.
  • Avena integral.
  • Pepino.
  • Puerros.
  • Remolacha.
  • Queso.

Asimismo, recomendamos tomar también silicio orgánico líquido, un suplemento que ayuda a la reestructuración y curación de una fractura de hueso y da flexibilidad y movimiento a las articulaciones.



5. La Vitamina D

La vitamina D es imprescindible para la absorción de calcio y de magnesio en los huesos. El cuerpo la produce de manera natural cuando la piel se expone directamente al sol, por lo que recomendamos tomar el sol diariamente a primera hora de la mañana o al atardecer.

Si vivimos en una zona poco soleada podemos consumir habitualmente huevos y pescados grasos (sardinas, arenques, salmón, atún) o bien tomar la vitamina en forma de suplemento.

6. Los ácidos Omega-3

Alimentos que contienen Omega 3

Estos ácidos grasos esenciales tienen múltiples beneficios para el organismo en general y para la salud ósea. Un estudio publicado en Journal of Food Biochemistry demostró que mejora la calidad ósea al prevenir la descomposición y aumentar la mineralización del hueso. El omega-3 está presentes en múltiples alimentos como:

  • Pescados azules.
  • Huevos.
  • Mantequilla.
  • Frutos secos crudos y sin sal.
  • Semillas de lino.

7. La proteína

Un consumo adecuado de proteínas tiene un efecto beneficioso en los huesos. Un artículo publicado en Journal of Bone and Mineral Metabolism demostró que este macronutriente aumenta la densidad ósea y disminuye la probabilidad de sufrir nuevas fracturas. La proteína no se obtiene solo de la carne, el pescado y los huevos. Recomendamos también estas fuentes de proteína vegetal:

  • Legumbres.
  • Alfalfa germinada.
  • Aguacate.
  • Frutos secos crudos y sin sal.
  • Espirulina.

Cuidado con estos alimentos

Estos alimentos actúan precisamente robando los minerales a nuestro organismo, por lo que debemos evitarlos siempre que sea posible, especialmente mientras dure la recuperación de la fractura.

  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Azúcar blanco.
  • Café.
  • Bebidas gaseosas y azucaradas.
  • Alimentos refinados.
  • Alimentos precocinados.
  • Fritos.
  • Alimentos con sal.
  • El salvado, ya que inhibe la absorción del calcio. Sí que debemos consumir alimentos integrales, pero deberíamos evitar aquellos productos que lleven la fibra añadida (galletas, pan, etc.), o bien tomarlos separados de los alimentos ricos en calcio.
  • Verduras con oxalatos (espinacas, remolacha). También podemos tomarlas separadas de los alimentos ricos en calcio.

Condiciones que retrasan la consolidación

Además de los alimentos mencionados en la sección anterior, existen múltiples condiciones que pueden retrasar el proceso de consolidación. Algunos de ellos pueden hacer incluso que la consolidación ocurra de forma defectuosa, o peor, que se detenga en su totalidad. Dentro de los factores que interfieren con el proceso destacan los siguientes:

  • Inmovilización incorrecta de la fractura.
  • Afecciones médicas como la diabetes, los problemas hormonales y las enfermedades vasculares.
  • Medicamentos como corticosteroides y antiinflamatorios no esteroideos.
  • Fracturas severas, complicadas o infectadas.
  • Edad avanzada.
  • Mala nutrición.

Lo más importante es seguir las recomendaciones del especialista

Como has podido comprobar, podemos preparar remedios naturales que, por las propiedades de sus ingredientes, ayudan a la reestructuración y curación de una fractura de hueso. Sin embargo, los efectos de estos remedios pueden variar de personas a persona, por lo que siempre resulta fundamental consultar con un especialista antes de aplicar cualquiera de ellos.

Te podría interesar...
Las 7 fracturas más frecuentes en las personas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las 7 fracturas más frecuentes en las personas

Las fracturas más frecuentes se dan en las zonas de mayor movilidad del cuerpo y en aquellas que quedan más expuestas durante una caída.



  • Marsell, R., & Einhorn, T. A. (2011). The biology of fracture healing. Injury. https://doi.org/10.1016/j.injury.2011.03.031
  • Arazi, M., & Canbora, M. K. (2015). Fracture healing. In Musculoskeletal Research and Basic Science. https://doi.org/10.1007/978-3-319-20777-3_19
  • Claes, L., Recknagel, S., & Ignatius, A. (2012). Fracture healing under healthy and inflammatory conditions. Nature Reviews Rheumatology. https://doi.org/10.1038/nrrheum.2012.1
  • Gokadze SI, Barbakadze VV, Gogilashvili LM, Amiranashvili LSh, Bakuridze AD. [Development of technology for the substance of poly[3-(3,4-dihydroxyphenyl) glyceric acid] from Symphytum asperum]. Georgian Med News. 2013 May;(218):72-7.
  • Sharma T, Mandal CC. Omega-3 fatty acids in pathological calcification and bone health. J Food Biochem. 2020 Aug;44(8):e13333.
  • Fischer V, Haffner-Luntzer M, Amling M, Ignatius A. Calcium and vitamin D in bone fracture healing and post-traumatic bone turnover. Eur Cell Mater. 2018 Jun 22;35:365-385.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.