Cómo evitar la inflamación de los tobillos

La inflamación de los tobillos se debe a diferentes causas, entre ellas la retención de líquidos y el sobrepeso. Conoce cómo evitar la hinchazón de esta parte del cuerpo con estas sencillas recomendaciones.

Escrito por Yamila Papa Pintor, 06 enero, 2014

Última actualización: 02 marzo, 2021

La inflamación de los tobillos puede ser la consecuencia de la retención de líquidos, una postura inapropiada, mala circulación o efectos del embarazo. Por lo general, ocurre en personas con sobrepeso, y en situaciones prolongadas de sedentarismo o inmovilidad.

Aunque en situaciones normales de salud no suele representar problemas graves, esta molestia podría ser una señal de alerta sobre alguna condición médica que requiere atención. A continuación, detallamos por qué sucede y cómo evitar esta afección.

¿Por qué se inflaman los tobillos?

Al final del día, es probable que sientas que tus tobillos están hinchados. Especialmente, si estuviste muchas horas sentado, hiciste un largo viaje, o dejaste las piernas en la misma posición durante mucho tiempo. Esto ocurre porque, al estar inmóviles, los músculos no se contraen y relajan al ritmo normal.

Entonces, las válvulas de las venas que ayudan al retorno de la sangre hacia el corazón, no lo hacen al ritmo adecuado. En consecuencia, los fluidos corporales no fluyen bien y se acumulan, especialmente al estar parados. De acuerdo con una publicación de National Health Services, la hinchazón también se puede presentar por lo siguiente:

  • Exceso de sal en las comidas
  • Tener sobrepeso
  • Embarazo
  • Ciertos medicamentos (para la presión arterial, píldoras anticonceptivas, antidepresivos o esteroides)
  • Una lesión
  • La picadura de algún insecto
  • Problemas con los riñones, el hígado o el corazón
  • Un coágulo sanguíneo
  • Una infección

¿Cómo evitar la inflamación de los tobillos?

La inflamación en esta zona se caracteriza por el enrojecimiento de la zona y una sensación de tensión en la piel. ¿Quieres saber cómo prevenirlo? Aquí te sugerimos algunas medidas que puedes tomar para evitar los tobillos hinchados.

Mover las piernas cada hora

Si trabajas sentado, levántate cada 1 – 2 horas y camina en el lugar para reactivar el flujo sanguíneo de tus piernas. Si realizas un viaje prolongado haz lo mismo; intenta pararte y estirar las piernas. Otra opción es hacer caminar todos los días.

Esta práctica, según la Arthritis Foundation, no solo resulta beneficiosa para perder peso y tonificar los músculos, sino también para mejorar la circulación, aumentar la frecuencia cardíaca, reducir la presión arterial y fortalecer el corazón.

Hacer ejercicio

Como mencionamos en el punto anterior, realizar alguna actividad física como caminar permite mejorar la circulación y que la sangre fluya de manera correcta por todo el cuerpo. También, puedes optar por andar en bicicleta o trotar al menos tres veces a la semana durante 20 minutos por sesión.

Perder peso

Si tienes sobrepeso, lo mejor es cambiar ciertos hábitos y adoptar un estilo de vida más saludables, sobre todo en la dieta. Al perder peso, las piernas soportan menos peso, en consecuencia, se desinflaman y no retienen líquido. Te recomendamos que consultes con un especialista en nutrición para determinar el mejor plan de alimentación según sea el caso.

Elevar los pies en la noche

Cuando terminas el día de trabajo, coloca las piernas hacia arriba con  ayuda de almohadones, o apoya los pies en la pared o en un mueble, y permanece así unos minutos. Esto evitará que la sangre se acumule en los tobillos. Lo más probable es que sientas un “cosquilleo”. Si duele, baja los pies e inténtalo de nuevo en unos minutos.

descansar pies

Usar medias ortopédicas

En los casos de inflamación crónica, los médicos recetan este tratamiento, que consiste en usar una especie de bota que ajusta y ejerce presión en pies, tobillos y pantorrillas. Esto ayuda a las venas a movilizar la sangre hacia el corazón. 

Usar zapatos cómodos

Aunque no lo creas, el calzado también puede ser una de las causas por las que se inflaman los tobillos. Procura usar zapatos holgados y, si tienen cordones, no los ates muy fuerte. Si tienes la opción de estar descalzo un rato, ¡aprovecha!.

Sumergir los pies en agua fría

Otra buena opción para evitar la inflamación es coloca una buena cantidad de agua fría en un recipiente y sumergir allí los pies, hasta arriba de los tobillos. Deja unos minutos y verás que la sensación de hinchazón va disminuyendo.

baños de agua fría en los pies

Consumir poca sal

Como lo indica un artículo de Cleveland Clinic, disminuir la ingesta de sal es uno de los pequeños cambios que puedes hacer para evitar que los pies y los tobillos se inflamen debido a la retención de líquidos. Esto también incluye dejar de consumir productos enlatados o procesados, que suelen tener alta cantidad de sodio.

Te podría interesar: ¿Cómo limitar el consumo de sal? 8 estrategias

Cambiar la medicación

Consulta con el médico si tomas algún medicamento que pueda ser la causa de la inflamación de los tobillos. En el caso de remedios de venta libre, fíjate en el prospecto sobre los efectos adversos.

Beber agua

Una publicación Humanitas University sugiere que una de las recomendaciones más útiles a la hora de evitar la retención de líquidos es tomar de 1,5 a 2 litros de agua al día.

Como ves, existen muchas opciones sencillas de realizar para evitar que los os pies y los tobillos se inflamen. Empieza desde hoy a hacer pequeños cambios en tu rutina. Recuerda que la actividad física y la hidratación son una parte fundamental del bienestar.

Te podría interesar...
Los 7 mejores consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Los 7 mejores consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas

En este artículo compartimos los 7 mejores consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas y prevenir las varices y la celulitis...