Cómo hacer gel de baño casero no contaminante

Si quieres que tu gel casero tenga propiedades antibacterianas puedes añadirle extracto de semilla de toronja y algún aceite esencial, que además le aportará una fragancia deliciosa
Cómo hacer gel de baño casero no contaminante
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 12 mayo, 2021.

Última actualización: 12 mayo, 2021

Hoy por hoy sabemos lo importante que es reducir la cantidad de desechos que generamos a diario para cuidar mejor del medio ambiente y apuntar por un futuro más limpio. Por ello mismo, desde distintos ámbitos han surgido varias alternativas que ayudan a conseguirlo. ¿Quieres sumarte tú también a esta tendencia preparando un gel de baño casero no contaminante?

Un gel de baño es un producto que utilizamos a diario, bien sea para todo el cuerpo cuando nos damos una ducha o solamente para las manos (porque en la ducha usamos una pastilla). Por ello mismo, es importante que sea lo más ecoamigable posible.

¿Cómo hacer un gel de baño casero, ecológico y saludable?

Preparar un gel de baño casero es mucho más sencillo de lo que te puedas imaginar. A continuación te presentamos una receta que puedes personalizar con la fragancia de tu preferencia.

Mujer preparando gel de ducha casero.

Ingredientes

  • 2 litros de agua.
  • 100 g de jabón tipo glicerina (el más natural que puedas conseguir).
  • Aceite esencial del aroma que te guste: coco, vainilla, lavanda, naranja, rosa mosqueta, jazmín, etc.
  • 1 botellita o frasco para guardarlo.
  • Opcional: extracto de semilla de toronja (con este aportarás a tu gel propiedades antibacteriales).

Paso a paso

  1. Vierte en una olla los dos litros de agua.
  2. Enciende el fuego, tapa y espera a que el agua llegue a su punto de ebullición.
  3. Mientras tanto, corta en trozos pequeños el jabón de glicerina con un cuchillo. Es necesario que no queden pedazos grandes porque si no, la mezcla quedará grumosa.
  4. Una vez el agua esté caliente, baja el fuego y vierte los trozos de jabón.
  5. Deja que se disuelvan en el agua caliente unos minutos.
  6. Después de que se hayan disuelto del todo, baja un poco el fuego. Mantente removiendo la mezcla para que no se solidifique ni se vuelva grumosa.
  7. Añade un poco de aceite esencial y, si lo deseas, unas gotas del extracto de semillas de toronja. 
  8. Apaga el fuego, pero mantente removiendo para integrar bien todos los ingredientes.
  9. Deja de remover y deja que la mezcla repose hasta enfriarse.
  10. Finalmente, vierte la mezcla en el envase o botella que hayas dispuesto para tener tu gel casero. Si vas a tenerla a la vista en tu baño, puedes elegir una botella bonita o incluso hacerle alguna etiqueta.

Otra receta para hacer un gel de baño casero no contaminante

Prepara un jabón natural para tu zona íntima

Ingredientes

  • 1 g de sal.
  • 1 envase para guardarlo.
  • 40-45 g de gel de ducha a base de cristal concentrado.
  • Esencia aromática de tu preferencia (unas gotas).
  • Agua (cantidad necesaria para diluir el gel concentrado).
  • Opcional: colorante líquido concentrado.

Preparación

  • En un recipiente, vierte el gel concentrado.
  • Agrega un poco de agua para diluirlo (es recomendable hacerlo poco a poco para que no quede excesivamente líquido). Con menos de media taza de agua es suficiente.
  • Pasa la mitad del gel diluido a otro recipiente y agrégale a este un poco de sal (puede ser de mesa).
  • Remueve bien para integrar todos los ingredientes.
  • Integra el contenido de los dos recipientes en un mismo envase y remueve para integrarlo todo.
  • Agrega unas gotas de la esencia que hayas elegido (unas gotas es suficiente, ya que de añadir más puede quedar demasiado cargado).
  • Si deseas agregarle colorante, hazlo y vuelve a remover todo.
  • Coloca la mezcla resultante en el envase que hayas elegido y ¡listo! Ya tienes tu gel de ducha casero y natural.

¿Qué debes tener en cuenta?

Al preparar un gel de ducha casero y natural, debes tener en cuenta los siguientes aspectos por tu seguridad:

  • Evita agregar aceites esenciales si sufres de algún tipo de trastorno de la piel, como dermatitis o psoriasis. Además, es preferible que consultes a tu dermatólogo qué opción puede venirte mejor.
  • Ten siempre en cuenta tu tipo de piel, pues esto te ayudará a elegir los ingredientes más acordes para tu autocuidado.
  • Algunos aceites esenciales deben diluirse previamente en agua porque concentrados pueden causar irritaciones y otras reacciones adversas. Asegúrate de informarte bien sobre la opción que elijas para que hagas un uso adecuado de la misma.
  • Utiliza sal fina, no gruesa, para que te resulte más fácil integrarla a las recetas que te presentamos. 
  • Utiliza poca cantidad de sal para que el gel no quede demasiado espeso y se convierta en un exfoliante.
  • Los jabones neutros son una buena base para preparar geles caseros.
  • Recuerda que debes mantener una buena higiene durante todo el proceso de elaboración de los geles, sobre todo al manipular elementos naturales, como puede ser una hoja de sábila recién cortada, por ejemplo.

Como puedes ver, es muy sencillo preparar geles caseros y ecoamigables. Sigue las recetas que te hemos compartido y, si te animas a hacerlas parte de tu ritual de belleza y cuidado personal de continuo, aprovecha las esencias que más te gusten para personalizarlas y hacerlas parte de tu sello.