Cómo prepararse para la primera citología vaginal

Acude sin miedos a tu control de citología vaginal. Este procedimiento dura pocos minutos y alerta sobre síntomas relevantes de salud. Te explicamos en qué consiste.
Cómo prepararse para la primera citología vaginal
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 11 julio, 2022

La primera citología vaginal o prueba de Papanicolaou es un examen ginecológico necesario para toda mujer. El método se ocupa el tamizaje para la detección precoz de cáncer de cuello de útero, como refiere la Facultad de Salud de la Universidad del Valle.

El análisis precisa quiénes corren mayor riesgo de padecer la enfermedad. Por lo tanto, acelera el abordaje y reduce las complicaciones a largo plazo.

Dolor, molestias y nervios son parte de las preocupaciones de las pacientes sobre el procedimiento. En realidad, no es traumático como se puede suponer. Antes de intimidarte, conoce en qué consiste y el valor que tiene para tu bienestar.

¿Qué es la citología vaginal y para qué es útil?

La citología vaginal estudia las células exfoliadas de la unión escamocolumnar del cuello uterino, como explica la Revista Venezolana de Salud Pública. El boletín añade que este examen es el más utilizado para detectar señales del cáncer cervicouterino y que, por encima del 60 %, los diagnósticos son confiables.

Más del 95 % de los casos de cáncer de cuello uterino, el cuarto más frecuente en mujeres, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), son producto del virus del papiloma humano (VPH). Es una de las infecciones que se pueden identificar a través de una prueba de Papanicolaou.

Asimismo, la prueba de citología detecta si la mujer presenta contaminación por bacterias, por otros virus o por hongos, y las modificaciones en las células vaginales producto de la menopausia.

Hay que aclarar que esta exploración ginecológica no evita el carcinoma, pero colabora para identificarlo a tiempo.
Prueba de Papanicolaou para VPH.
Esta prueba tiene una importancia capital para la salud pública, pues reduce la incidencia de cánceres uterinos graves, al ser tratados a tiempo.


Preparación para la primera citología vaginal

Desde los 21 años y hasta los 65, las mujeres tienen que pautar la prueba de Papanicolaou anual. Las menores de 20 años con vida sexual activa también deberían cumplir con la valoración.

Atendiendo a la edad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) puntualizan la prevalencia de ciertas particularidades para llevar a cabo el análisis. Por ejemplo, los antecedentes de patologías o intervenciones como la histerectomía. En esos casos, conviene consultar con el ginecólogo cada cuánto hay que realizar la prueba.

Por otra parte, cuando la persona no ha tenido relaciones sexuales nunca, el médico utiliza instrumentos especiales en la obtención de la muestra. Es importante que sepas que la citología vaginal no quita la virginidad.

Para quienes acuden al consultorio por vez primera, resaltan entre las principales sugerencias la actitud positiva y la relajación, ya que estos comportamientos influyen en qué tan cómoda te sientas. Así mismo, los músculos vaginales no se contraerán, provocando molestias y dificultando el trabajo del profesional.

La preparación para el examen es indiferente si asistes como paciente nueva o regular. A continuación, toma nota.

Espera a que finalice la menstruación

Es recomendable aguardar por lo menos 3 días después del periodo, debido a que durante el ciclo menstrual la sangre camufla las células epiteliales de la muestra. Esto complica la detección de lesiones en las células cervicales.

Una excepción aplica. Si tus reglas son abundantes o irregulares, es probable que el ginecólogo ordene un chequeo durante la menstruación. Pero es un asunto que solo decide el profesional.

Higieniza como de costumbre

La higiene de las partes íntimas es fundamental. Limpia con jabón neutro y agua. Olvida los lavados internos, las duchas vaginales y los desodorantes íntimos, ya que son sustancias que alteran los resultados.

Este procedimiento también comprende aspectos de la naturaleza vaginal, como el flujo, su cantidad y su color. Los limpiadores antibacterianos y con fragancia inciden en la veracidad de la evaluación.

Nada de tratamientos tópicos

Por lo menos una semana antes de la revisión ginecológica, suspende medicamentos como óvulos, cremas vaginales, geles y espermicidas. La composición de estos remedios enmascara a las células anormales.

Evita las relaciones sexuales

La penetración masculina altera el pH de la vulva y su flora. Una investigación de la revista Medicina y Laboratorio expone que el microambiente vaginal es poco favorable para los espermatozoides, por lo que el efecto amortiguador del pH seminal interviene para que los espermatocitos persistan allí.

Por tal motivo, lo adecuado antes de la cita para la prueba de citología son 48 horas de abstinencia. En caso contrario, notifica al médico que tuviste relaciones sexuales. Así hará una interpretación correcta de los resultados.

¿Cuál es el procedimiento para realizar la primera citología vaginal?

En toda la prueba, la paciente permanece acostada en pose ginecológica. El examen tiene lugar en un consultorio, con los instrumentos adecuados y con un profesional calificado que ejecutará los siguientes pasos:

  1. Separación de los labios genitales: con una mano cubierta con guante, el médico separa los labios vaginales de la paciente.
  2. Colocación de los instrumentos: con la otra mano y sin lubricante, el ginecólogo introduce el espéculo en dirección longitudinal a la vagina y lo gira 90 grados. De inmediato, lo abre y lo fija, al divisar totalmente el cérvix uterino.
  3. Recolección de muestra: una espátula y un cepillo especial son las herramientas para recolectar el tejido del exterior del cuello, el interior del mismo y el fondo de la vagina. Lo hacen a través de un raspado suave que vacían en un portaobjetos y envían al laboratorio.
Citología vaginal.
La muestra se envía para análisis a un laboratorio. Los resultados suelen estar disponibles en una semana.

¿Las citologías vaginales implican algún riesgo?

Practicar el estudio no supone ningún peligro. No obstante, comunica al especialista consideraciones como las siguientes:

  • Si tienes dispositivo intrauterino (DIU).
  • Antecedentes de prolapso vesical o vaginal.
  • Si el introito o la entrada a tu vagina es estrecho.
  • Estado de embarazo.

La citología durante la gestación no rompe la bolsa amniótica ni provoca el parto prematuro, pero siempre tiene que ordenarla el médico tratante.

Tampoco hace falta reposo o cuidados especiales después de la revisión. Los sangrados leves tras la prueba de Papanicolaou no representan problema.



¿Cada cuánto tiempo hay que hacer este examen?

La periodicidad de las citologías depende de la edad y del estado clínico de la paciente. La regla común es que sea cada dos años si los resultados son normales. Cuando la evaluación es calificada como «negativa», se ordenarán otros exámenes de seguimiento.

Al respecto, la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica destaca que si existen células anormales, se prosigue con una colposcopia. De este modo, se aportan más datos para un diagnóstico precoz ante la duda.

Te podría interesar...
Consejos para aprovechar al máximo una visita al médico
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Consejos para aprovechar al máximo una visita al médico

Prepararse para la visita al médico ayuda a recordar detalles que favorecen el diagnóstico de enfermedades y la prescripción de tratamientos.