8 consejos de lavandería para personas ocupadas

Establecer una rutina para cada tarea es la mejor forma de optimizar el tiempo si eres una persona ocupada. En este caso te daremos unos consejos de lavandería.

Si eres una persona que tiene muchas ocupaciones, es posible que se te complique realizar tareas cotidianas que ameriten parte de tu tiempo. Por eso, en este artículo te compartiremos varios consejos de lavandería para personas ocupadas.

Las actividades domésticas son molestas para algunos, en especial cuando hay otras prioridades en la lista. En caso de que reconozcas que eres una de ellas, tienes que saber que lo importante es tomar acción en la mayor brevedad posible.

La clave, si quieres conseguirlo con eficiencia, radica en la organización y planificación de tus rutinas. Hay pequeñas acciones que marcarán la diferencia y te permitirán lavar sin que esto afecte demasiado tu día. ¿Quieres descubrirlas? Sigue leyendo.

Consejos de lavandería que te gustará saber si eres una persona ocupada

La practicidad es primordial cuando deseas ahorrar tiempo en tus labores del hogar. Partiendo de eso, lo ideal para optimizar cualquier cosa que tengas por hacer es crear un sistema que sea fácil y rápido de ejecutar.

En este sentido, te daremos 8 consejos de lavandería con los que podrás tener tu ropa limpia todas las semanas sin mucho esfuerzo.

1. Organiza la ropa en cestos

Lo primero es clasificar tu ropa sucia en cestos. Cada integrante del hogar tiene que contar al menos con uno de estos en sus habitaciones, de manera que puedan depositar en ellos las prendas utilizadas.

Si prefieres otra opción de organización más práctica, una buena idea es colocar todo en cestos clasificados por color. Entonces, habrá uno para los oscuros, para los blancos y por último otro en el que vayan los pasteles. Adicional a ello, uno para la ropa interior.

Asimismo, puedes ordenar de acuerdo a los tipos de prendas. Esto quiere decir que hay que colocar cestos para pantalones, suéteres, calcetines, sábanas y toallas. Lo importante es que la dividas de forma que al momento de lavar todo sea cómodo y rápido.

Organizar la ropa en cestos de basura para que laven las personas ocupadas.
Organizar la ropa sucia en cestos facilita el proceso final de lavado al ahorrar tiempo de clasificación.

2. Limpia la lavadora

Este es uno de los consejos de lavandería que algunos pasan por alto, pero marca la diferencia. Hay que limpiar la lavadora cada cierto tiempo, como cada 15 o 20 días. Eso ayuda a que no solo se alargue su vida útil, sino que también tus prendas se protejan de manchas.

La acumulación de producto en el tambor de la máquina es algo normal y algunas veces es responsable del desgaste de las prendas. Una estrategia práctica es agregar un litro de vinagre y llenarla con agua caliente. Luego es necesario esperar a que se complete un ciclo de lavado regular y listo.

3. Añade una toalla en la secadora

Para que una prenda se seque lo más rápido posible en la secadora hay un truco bastante interesante. Pon el pantalón, la franela o el suéter y agrega una toalla seca en la carga. Al sacarla, apreciarás cómo sale libre de humedad y lista para usarse.

Continúa leyendo: Cómo quitar el olor a humedad de la ropa.

4. Aprovecha la secadora como una plancha

¿Odias el proceso de planchado o no dispones de suficiente tiempo? No te preocupes. Una manera práctica de olvidarte de es es utilizar la secadora como plancha. Para ello solo tienes que poner tu ropa aquí 10 minutos y listo.

Gracias a esa solución no perderás tiempo planchando. No obstante, hay que destacar que eso aplica para las telas que no sean delicadas o camisas abotonadas.

5. Cuelga y dobla la ropa de inmediato

Cuando los ciclos finalicen, lo mejor es aprovechar ese mismo instante para guardar y clasificar las prendas. Es decir, apenas culmine el lavado introdúcelas en la secadora y así evitarás la acumulación de bacterias.

Aparte de eso, las que estén en la secadora tienes que doblarlas y así reduces la posibilidad de que se arruguen. Si aplicas ese proceso te ahorrarás bastante tiempo en cuanto a lavado se refiere.

6. Almacena las prendas más pequeñas en bolsas de lavandería

Es muy común que a las personas se les extravíen prendas más pequeñas, como es el caso de los calcetines. Por lo menos una vez en tu vida has notado que no tienes los pares completos y esto ocurre por poner todo junto en un mismo lugar.

La solución para evitarlo es adquirir bolsas de lavandería. En el mercado hay muchos tipos, y están diseñadas con el objetivo de depositar la vestimenta de menor dimensión dentro de la lavadora y que no se pierdan en el proceso.

Consejo útil: Aprende a cuidar tu ropa interior

7. Crea una rutina de lavado

Otro de los consejos de lavandería bastante útil es mantener una rutina para el lavado. En principio requiere de tu esfuerzo y buena voluntad, pero después de convertirlo en hábito verás cómo el proceso fluye.

Una excelente idea es tener a la mano un calendario en el que especifiques en qué momentos estás disponible para lavar. Establece los días y horarios en los que realizarás dicha tarea y comprométete.

No esperes que se acumulen grandes cantidades porque te resultará complicado cumplir la meta. Crea un método en el que cada miembro del hogar tenga participación en la semana, realizando uno o dos ciclos de lavado respectivamente.

Productos de lavado 3 en 1 para personas ocupadas.
Algunos productos de lavado son 3 en 1, o sea que reúnen en un mismo paquete varias funciones para ahorrar tiempo.

8. Realiza una lista de tareas para los otros

Cuando tienes varias tareas por cumplir y no dispones de nada de tiempo en tu semana, también es favorable pedirle ayuda a otra persona. Por ejemplo, tus hijos u otro integrante que viva contigo puede hacer esa tarea por ti.

Sin embargo, para reducir la posibilidad de accidentes, elabora una lista con las indicaciones sobre qué va en la secadora y qué no. De esa manera, quien vaya a lavar no cometerá errores que afecten a tu guardarropa.

Ten organización y persistencia para seguir estos consejos de lavandería

Cuando eres una persona ocupada, lo importante es tener organización y persistencia. En algunas ocasiones estarás más cansado que en otras, pero lo recomendable es que evites la acumulación de ropa por lavar.

Mientras mayor es la cantidad, será más agotador y te consumirá tiempo. Debido a eso, establece un día a la semana de lavandería. Así tienes una estructura por seguir. También procúrate productos de lavado que sean 3 en 1. Por ejemplo, hay presentaciones que tienen detergente, removedores de manchas y suavizantes en pequeñas bolsitas.

Parece una tarea titánica, pero es posible concretarla con éxito. Esperamos que estos consejos te organicen la jornada, la semana y los meses completos.

  • Kral R. Sistema casero de tratamiento de aguas jabonosas. Páginas Verdes XALAPA (2004).
  • Jurado T, González M. ¿Cuándo se implican los hombres en las tareas domésticas? Un análisis de la Encuesta de Empleo del Tiempo. Panorama Social (2009).
  • Fernández J, Quiroga M, Escorial S. La división generalizada de las tareas domésticas. Psicothema (2016).
  • Rodríguez M, Peña J, Torío S. Corresponsabilidad familiar: negociación e intercambio en la división del trabajo doméstico. Papers. Revista de Sociología (2010).