7 consejos para mejorar la acústica de una habitación

La acústica adecuada brinda un ambiente acogedor y agradable. ¿Cómo lograrla en los salones de tu casa? Apréndelo con trucos simples que no te demandarán mucho dinero.

Una habitación ruidosa es desagradable, pero podemos mejorar su acústica. En ocasiones se presta mayor atención al diseño y a la decoración de la casa, omitiendo detalles importantes referidos al aislamiento del sonido.

No hay que subestimar la calidad del sonido en una estancia, sobre todo en aquellas en las que nos agrada pasar más tiempo: la cocina, tu recámara y el salón principal. Ten en cuenta que la exposición a ruidos intensos puede causar traumas acústicos.

Preparando las salas evitamos que pasen sonidos de un cuarto a otro, de la calle, de los vecinos o las maquinarias. Siempre es conveniente conocer las alternativas que dispone el mercado para solucionar los problemas de insonorización en tu vivienda.

¿Qué es el aislamiento acústico?

Aislar la acústica es silenciar el ruido que viene de afuera e impedir que los generados dentro de la casa se filtren al exterior. Consiste en formar barreras para absorber las ondas de sonido, usando materiales como cartón, yeso, acero y otros que contengan suficiente masa.

Se diferencia del acondicionamiento acústico en cuanto a que este último se basa en mejorar la calidad del sonido dentro de la habitación, de manera que no haya eco. Así serán más agradables las conversaciones, las películas o escuchar música sin que retumbe.

Con ambas técnicas, lo que se busca es proteger el espacio y la comodidad.

Te invitamos a leer: Consejos para tener oídos saludables

Recomendaciones para mejorar la acústica de una habitación

Por lo general, los techos, las paredes y el suelo son planos, lo que contribuye al eco y a la reverberación, la que es medible a través de métodos como el que plantea el Laboratorio de Acústica y Sonido Mario Guillermo Camín.

Es como si el sonido llegara tarde, debido a que se difunde por todas las direcciones que encuentra. ¿Es posible solucionarlo? La respuesta es que sí. Te enseñaremos trucos prácticos y sin mucha inversión para mejorar la acústica de una habitación.

1. Cubre las ventanas de cristal

Ventanas grandes que no favorecen la acústica.
Hay que considerar que las ventanas grandes presentan más cristal y, por ende, mayor vibración, comprometiendo la acústica.

Cuando las puertas o las ventanas son de cristal, hay que cubrirlas con cortinas afelpadas o de tela gruesa. Además de dar un plus a la decoración, contribuyen a mejorar la acústica de la habitación.

Ten en cuenta que el cristal emite vibraciones de onda y afecta la nitidez del sonido, por ejemplo al poner música. Un efecto similar se produce con la porcelana y el vidrio, pues son poco absorbentes y terminan como reflectores.

2. Usa alfombras gruesas

Continuando con los consejos sobre materiales absorbentes, las alfombras de telas gruesas o afelpadas resultan eficaces, reteniendo el sonido y minimizando las distorsiones producto de los pisos.

3. Mueve los muebles

Cada elemento dentro de la habitación juega un papel fundamental en la acústica. La ubicación de estos incide tanto en la reverberación como en el tiempo que tarda el sonido en llegar a los oídos.

La clave es variar la disposición de los artículos en el salón. Ayuda también la selección de cada uno, es decir, la preferencia por muebles tapizados o de madera.

4. Distribuye plantas decorativas

Las plantas naturales dispersas, mas no entre las cajas acústicas, favorecen la propagación del sonido que cruza por ellas, desglosando las ondas, enviándolas a diferentes direcciones y potenciando la resonancia.

Funcionan como paneles difusores de sonido. Aparte, decoran y ambientan, al tiempo que minimizan el estrés y su cuidado implica una forma de distracción.

5. Apela a las repisas y los libreros

Estos presentan una combinación idónea para la buena acústica: madera y papel. Ambos canalizan la emisión, la transmisión y la recepción de las ondas que viajan en un cuarto.

Considera en el diseño usar las librerías, ya que son capaces de equilibrar la energía de otros objetos reflectantes, reducen la intensidad de las ondas y aíslan la habitación para que no se empobrezca la calidad del sonido.

6. Prueba los difusores acústicos

Los difusores mueven el sonido de la concentración más alta a la más baja, ya que suavizan la energía, dosificándola en reflexiones que proceden de diferentes sitios. Esto hace que las ondas sean cada vez más endebles, pero que no pierdan potencia.

¿Quieres un difusor acústico casero? Más arriba ya lo mencionamos y son los libreros.

7. Emplea paneles absorbentes

Su fin es la nitidez. Estos recogen la energía en exceso que rebota en las paredes. Las espumas, las membranas, el fieltro y los textiles son tipos de paneles fáciles de conseguir en tiendas.

Una forma casera de resolver esto es con un lienzo que no esté plastificado y en su borde superior se le pueda adaptar un aislante de espuma.

Quizá te interese: Beneficios de escuchar música para la salud

Materiales que influyen para mejorar la acústica de una habitación

Aunque todos los materiales de construcción poseen propiedades acústicas, la mejor o deficiente calidad del sonido depende de los usados para cada tipo de habitación. No es igual implementar hormigón en una iglesia que en la edificación de una casa.

Los fines son distintos y, por ende, lo será la absorción de las ondas en cada entorno. Ocurre que mientras más absorbente sea el insumo, la reverberación se sentirá en menor proporción. La siguiente lista precisa los materiales relacionados con la insonorización.

Recomendados

  • Paneles acústicos de fibra de madera.
  • Lana de roca.
  • Espumas acústicas.
  • Lana de vidrio.

No recomendados

  • Vidrio.
  • Metal.
  • Mármol.
  • Hormigón a la vista.
  • Albañilería revocada.
  • Cerámica.

Para saber el coeficiente de absorción sonora de los materiales de construcción se toman de referencia tablas, como las que ofrece la Asociación Argentina de Mecánica Computacional.

Reducir el ruido de la habitación.
En las habitaciones es una buena práctica reducir el ruido, de manera que se propicie el descanso y se eviten problemas de salud.

Lo que no debes omitir para mejorar la acústica

La recomendación principal para adecuar la acústica de una habitación ya construida es prestar atención a los materiales seleccionados en la decoración. Es necesario que sean blandos y porosos, pues ofrecen mayor índice de absorción.

Entran en estas sugerencias los tapices en las paredes o techos, las cortinas pesadas, las mantas y las alfombras. En el caso de los tapetes, reducen los ruidos de impacto, en tanto las cortinas, al ser onduladas, rompen la onda del sonido y trabajan como un difusor.

Los cuadros en tu sala que sean sin cristal. Prefiere los óleos en lugar de imágenes enmarcadas en vidrio; recuerda que este es reflectante y alarga los sonidos retumbantes.

Seguro basta una redistribución de los elementos en tus salones para la mejorar acústica de una habitación de tu casa. Aplica los consejos anteriores y comprueba la experiencia de una estancia acogedora en la que puedas conversar en grupo sin que los sonidos y el interés del tema se pierdan.

  • Castañeda J, González H. Medición del coeficiente de absorción del sonido. Scientia et Technica. Universidad Tecnológica de Pereira. Colombia; 2004. https://core.ac.uk/download/pdf/299840883.pdf
  • Boschi C. Método para medir el tiempo de reverberación en recintos. Laboratorio de Acústica y Sonido "Mario Guillermo Camín". Universidad Tecnológica Nacional - Facultad Regional Mendoza. Año 4. Volumen 3. Argentina; 2008. http://www1.frm.utn.edu.ar/laboratoriodeacustica/Metodo_experimental_para_medir_el_TR60.pdf
  • Sánchez A. Historia de la reverberación. Diffusion Magazine. 2012. https://www.diffusionmagazine.com/index.php/biblioteca/categorias/historia/331-historia-de-la-reverberacion
  • Budde L, Cravero G, Ferreyra P, Flores Mario, Longoni H, Ramos O, Tommasini F. Base de datos de coeficientes de absorción sonora de diferentes materiales. Asociación Argentina de Mecánica Computacional. Vol. 32. Argentina; 2013. file:///C:/Users/LUZYLEO/Downloads/4527-20445-1-PB%20(2).pdf