Claves para reducir las varices

Para favorecer la circulación y reducir las varices, evitando la aparición de nuevas o mejorando las ya existentes, es muy importante que, además de mantenernos en un peso saludable, hagamos ejercicios.
Claves para reducir las varices
José Gerardo Rosciano Paganelli

Revisado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 07 octubre, 2022

Aunque da la impresión de que no se pueden eliminar, una vez que aparecen, sí existen algunas claves para reducir las varices de una manera natural, es decir, sin recurrir a procedimientos estéticos o quirúrgicos.

Estas dilataciones venosas son más comunes en las piernas. Entre los factores de riesgo asociados se encuentran el permanecer sentados mucho tiempo, así como el sexo y la edad, entre otros factores.

Ahora bien, para reducir las varices, debemos prestar atención a temas como la actividad física, la alimentación, y el consumo de algunos remedios naturales, que pueden resultar de utilidad. A continuación te contamos.

¿Qué son las varices y por qué aparecen?

Las varices son dilataciones venosas que aparecen, principalmente, en las piernas que son las zonas donde más presión existe. El motivo por el que hacen acto de presencia es debido a las válvulas de las venas, que pueden estar dañadas o debilitadas por diferentes motivos.

Cuando esto sucede, la sangre puede detenerse y no fluir de la manera adecuada hacia el corazón. Esto provoca que la vena se hinche y que se vuelva de un color azulado.

Entre los factores asociados con su aparición se encuentran  los siguientes:

  • el sexo: se presentan con más frecuencia en las mujeres;
  • la edad: a mayor cantidad de años, la posibilidad de sufrirlas es más alta;
  • embarazo: durante la gestación, aumenta el volumen de sangre en el cuerpo;
  • permanecer de pie o sentados durante mucho tiempo;
  • antecedentes familiares;
  • obesidad o sobrepeso.

Tratamientos médicos

Por lo general, los tratamientos médicos para reducir las varices no se recomiendan sino en ciertos casos. Entre dichos procedimientos se tienen:

  • Escleroterapia: consiste en inyectar una espuma que cicatriza las venas pequeñas.
  • Láser: se emite láser hacia la vena, para que se difumine.
  • Radiofrecuencia. En algunos casos, se inserta un catéter en la vena agrandada y se calienta, para que se contraiga y selle; se usa en las varices más grandes.
  • Flebectomía. Es un procedimiento ambulatorio donde se extraen venas varicosas pequeñas a través de orificios en la piel.
  • Ligadura y extirpación. Se ata y extrae una vena, antes de que se una a otra más profunda; sin embargo, no se afecta la circulación, ya que las venas profundas se encargan de aumentar en el volumen.
  • Cirugía endoscópica. Esta operación solo se practica en casos avanzados, donde hay úlceras en las piernas y cuando otras técnicas no han funcionado.

15 claves para reducir las varices

Además de los tratamientos mencionados, hay otras claves reducir las varices de manera natural. Esto no es un imposible, aún a pesar de que pueda parecer complicado. A continuación te contamos algunas medidas a tener en cuenta.

1. Realizar actividad física

La inactividad no es nada positivo, en ningún caso. En primer lugar, la falta de ejercicio físico está asociada con un aumento de peso y a su vez con el aumento la presión en las piernas, lo que incrementa a su vez el riesgo de que aparezcan varices. Por eso, debemos trabajar en reducir el sedentarismo.

Si realizamos ejercicio físico, ya sea aerobic en un gimnasio, salir a correr o, simplemente, caminar unos 30 minutos cada día, pondremos nuestras piernas en movimiento y podremos mejorar la circulación.

Correr

2. Indumentaria adecuada

Otro de los consejos para reducir las varices, según afirman diversas investigaciones, es que debemos evitar la ropa ajustada. Lo mejor es optar por pantalones holgados, que no aprieten las piernas ni la zona de las ingles.

3. Zapatos bajos

Igualmente, es mejor utilizar zapatos bajos, ya que así ejercitamos la zona de la pantorrilla. Además, los tacones pueden ser bastante contraproducentes si lo que queremos es evitar las varices en las piernas.



4. Medias de compresión

Lo que sí podemos utilizar son las medias de compresión. Estas evitan que se hinchen las piernas, mejoran la circulación sanguínea y podrían prevenir la aparición de las varices.

5. Mejorar la dieta

¿Llevas una alimentación sana y equilibrada? Nuestra dieta debería incluir frutas y verduras, cereales, carnes magras y contener alimentos que sean ricos en ácidos grasos esenciales.

Comida sana

Algunos ejemplos los podemos encontrar en las semillas, la soja y sus derivados, así como las algas, pescados azules, el germen de trigo y los aguacates.

Sin duda, son alimentos que pueden suponer toda una innovación, ya que tendremos que aprender a preparar otro tipo de platos, distintos de los que estábamos acostumbrados.

6. Cambiar de posición

Además de los ejercicios y la buena alimentación, hay otras claves para reducir las varices o evitar su aparición, que puedes tener en cuenta. Por ejemplo, debes tratar de no permanecer de pie o sentado durante períodos prolongados.

Si tu trabajo es estático, e implica pasar tiempo ante la computadora, por ejemplo, cada tanto cambia la posición o levántate, para estirar un poco las piernas.

7. Elevar las piernas

Por otro lado, para favorecer el flujo sanguíneo se recomienda elevar las piernas. Durante tus descansos breves, o al final del día, recuéstate de manera que los pies queden por encima del nivel del corazón.

8. Dormir con las piernas levantadas

Incluso al dormir puedes mantener las piernas ligeramente elevadas, colocando un par de almohadas debajo de los talones. No tiene que ser muy alto: con unos 15 centímetros basta. Esto favorece el retorno venoso.

9. No ducharse con agua caliente

Tomando en cuenta que el calor ayuda a dilatar las venas, haciendo que se abulten o hinchen más, empeora tanto el aspecto como los síntomas de las piernas con varices. Por ello, es mejor bañarse con agua fría.

10. Caminar de puntillas

Aunque no es recomendable usar tacones, caminar de puntillas también ayuda a mejorar el retorno venoso. Esto puedes hacerlo de varias maneras:

  • Da algunos pasos cortos, hacia adelante y hacia atrás, en un espacio corto, de unos dos metros;
  • Luego, en un pasillo, trata de caminar de puntas alargando lo más que puedas la zancada.

11. Fortalecimiento de pantorillas

Apóyate con las manos en un marco de puerta, recoge una pierna, colocando el pie detrás de la rodilla, y baja y sube diez veces despegando el talón del pie que está apoyado; luego cambia de pierna.

12. Masajea tus piernas

Hacer masajes con las dos manos, también puede aliviar los síntomas y apariencia de las varices. Empieza por los dedos de los pies y ve subiendo suavemente. Haz movimientos circulares en los muslos. Puedes usar aceite de ciprés o un preparado con menta y romero.

13. Mantener el peso

Según diversos estudios, cerca del 33 % de la población adulta presenta varices. Sin embargo, entre las personas con obesidad se eleva a 84 % la proporción de quienes sufren estos problemas de circulación venosa en las piernas.

Así que una clave para reducir las varices o evitarlas es mantenerte en tu peso; o tratar de bajar, si es que estás por encima del mismo. Y ya sabes cómo hacerlo: dieta y ejercicios.

14. Hidratación y poca sal

La aparición de varices también está asociada con la retención de líquidos. Por eso, lo mejor que puedes hacer es bajar el consumo de sal e hidratarte bien, para evitar la hinchazón de pies y tobillos.

15. Remedios naturales para reducir las varices

Existen algunos remedios y productos naturales que podrían ayudar a reducir las varices. Entre estos se pueden mencionar: el castaño de Indias, el rusco, meliloto amarillo, las uvas.

Por otra parte, en un estudio se hace referencia a un jarabe muy sencillo de preparar, que combina diversos ingredientes naturales, tales como saúco y valeriana.

Son diversos los beneficios del saúco. Y según la mencionada investigación, sus flores se utilizan en fitoterapia para estimular la circulación. El gran contenido de glucósidos, flavonoides y ácidos orgánicos que tiene, hacen que sea un ingrediente antiinflamatorio.

Ingredientes

La fórmula que se utilizó para la elaboración del mencionado remedio contra las varices es la siguiente:

  • Extracto de frutos de saúco.
  • Rizoma de valeriana.
  • Jarabe simple.
  • Metilparabén y propilparabén.
  • Agua

Todos estos ingredientes terminaron convirtiéndose en una cápsula que se suministró a las personas que participaron en el estudio. Al cabo de 15 días la reducción de las varices se hizo evidente, según se refiere en las conclusiones.

Por otra parte, tomar una infusión de hojas de saúco también nos puede ayudar a beneficiarnos de las propiedades que tiene para reducir las varices. Si lo deseamos, podemos añadirle un poco de valeriana.

Aunque sus efectos no serán tan inmediatos ni rápidos como el remedio que se elaboró en el estudio del que ya hemos hablado, puede ser una buena idea introducirlo en nuestra dieta. Eso sí, primero debemos cerciorarnos de no ser alérgicos a ninguno de los componentes.



¿Es la cirugía una solución para las varices?

Muchas personas evitan todos estos consejos para reducir las varices y prefieren recurrir a la cirugía para eliminarlas. El problema está en que, al no cambiar de hábitos, estas vuelven a surgir. Por eso, es muy importante saber cómo prevenirlas.

Tener en cuenta los claves para reducir las varices, que pueden ayudarnos no solo a combatirlas sino a evitar que las suframos. Sin embargo, debemos prestar atención, también, todo lo que el médico nos pueda recomendar.

Te podría interesar...
Descubre los mejores tips para calmar el dolor de várices
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Descubre los mejores tips para calmar el dolor de várices

¿Sufres de varices? ¿Tienes calambres, dolor y sensación de presión? Compartimos sencillos remedios naturales para calmar el dolor de várices.



  • Díaz Hernández, O.; García Lizame, M.; Peguero Bringuez, Y.; Mussenden O. & Corteguera Torres, D. (2003). Rehabilitación en atención primaria al paciente claudicante y varicoso. Revista Cubana de Medicina General Integral, 19(5) Recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252003000500010&lng=es&tlng=es
  • Ducajú, G. M. (2009). Enfermedades de las venas. Varices y trombosis venosa profunda. Libro de la salud cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos y la Fundación BBVA, 537-548.
  • Espinola, C. F., Bernal, M., Aucejo, M., & Villalba, J. C. (2007). Prevalencia de várices en miembros inferiores en el personal del Hospital de Clínicas. Revista chilena de cirugía59(5), 342-347.
  • Marroquín Escobedo, S. (2015). Evaluación de la actividad antiinflamatoria de un tratamiento a base de jarabe de frutos de sauco (Sambucus canadensis) y cápsulas de valeriana (Valeriana prionophylla) para el alivio y reducción de várices secundarias leves. Guatemala: Universidad de San Carlos.
  • Morales-Cuenca G, Moreno-Egea A, Aguayo-Albasini J. (2009). Los cirujanos generales frente a la cirugía de las varices. Cirugía Española; 85(4): 205-213.
  • Sambucety, P. S., Agapito, P. G., & Zurro, D. S. (2003). Las plantas silvestres. Los remedios históricos dermatológicos. Medicina Cutánea Ibero-Latino-Americana31(5), 337-346.
  • Villarreal Ramírez, Sara María. (2003). Prevalencia de la obesidad, patologías crónicas no transmisibles asociadas y su relación con el estrés, hábitos alimentarios y actividad física en los trabajadores del Hospital de la Anexión. Revistas de Ciencias Administrativas y Financieras de la Seguridad Social, 11(1), 83-96.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.