Loading...
 

Contacto visual: secretos y curiosidades

¿Crees que la mirada no importa al hablar? Te presentamos 7 curiosidades del contacto visual que podrían hacerte cambiar de opinión al respecto.

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 28 noviembre, 2021

La comunicación gestual compone en torno al 55 % de la experiencia comunicativa. En tal sentido, lo que haces con las manos, el rostro y el cuerpo es más importante de lo que dices explícitamente con la boca. Todos valoramos el contacto visual como una pieza clave de un diálogo, pero ¿hasta qué punto afecta a nuestro interlocutor o revela cosas de nosotros mismos?

En las líneas siguientes respondemos a esta pregunta, y lo hacemos con base en los estudios de los expertos en esta área. Elegimos curiosidades y secretos del contacto visual, algunas de las cuales te sorprenderán. Si crees que tu mirada no tiene mayor trascendencia, entonces prepárate para cambiar de opinión con lo que en breve descubrirás.

7 curiosidades sobre el contacto visual

Hacer contacto visual es algo que para la mayoría de las personas se hace de manera automática. Mientras te comunicas no piensas en aumentar o reducir el contacto visual, solo lo haces de forma natural para acompañar las palabras.

Esto por supuesto es una conversación cotidiana. Cuando estás coqueteando, hablando frente a una gran cantidad de personas o en una entrevista de trabajo sí alteras conscientemente sus rasgos. Los investigadores están de acuerdo en que el contacto visual modula la actividad de las estructuras en la red social del cerebro.

De esta manera, la forma en que lo usamos puede revelar nuestras intensiones y crear determinadas reacciones en los demás. Veamos algunas curiosidades del contacto visual que te enseñarán que, en efecto, una mirada dice más que mil palabras.

1. Puede impedir que los demás nos mientan

En su justa medida, el contacto visual persistente puede evitar que otra persona nos mienta con regularidad.

De acuerdo con un estudio publicado en Consciousness and Cognition en 2018, mirar a los ojos directamente puede reducir el comportamiento deshonesto de nuestro interlocutor. Esto podría explicar por qué la mayoría de las personas prefieren evitar el contacto visual al momento de decir una mentira.



Durante los interrogatorios policiales es muy importante que el sospechoso haga un contacto visual para que sus respuestas sean lo más honestas posibles (a la par de otras técnicas). Esto se puede aprovechar en la vida cotidiana, como por ejemplo en las entrevistas de trabajo o en conversaciones con amigos, familiares o con la pareja.

2. Es un indicador de nuestra autoestima

Así lo asegura un estudio publicado en Self and Identity en 2011. Los investigadores encontraron que las personas con mayor autoestima realizan un contacto visual más largo, mientras que aquellas con una autopercepción más baja tienden a interrumpirlo con mayor frecuencia.



La autoestima es la percepción que una persona tiene sobre sí misma. Alguien con baja autoestima teme frecuentemente a ser juzgado, siente desconfianza acerca de sus capacidades, su físico y sus opiniones y se desvalora frente a los demás. Todo esto se conjuga para preferir hacer contactos visuales más cortos en relación con alguien con alta autoestima.

3. Disminuye nuestra capacidad de persuasión

A menudo se piensa que para persuadir a alguien es muy importante hacer un contacto visual directo. Esto está en sintonía con lo que hemos expuesto: quien así lo hace demuestra autoconfianza y es menos propenso a decir mentiras. Sin embargo, y de acuerdo con una investigación publicada en Psychological Science en 2013, podría tener un efecto contrario.

El estudió encontró que la insistencia de mantener un contacto visual permanente reduce la capacidad de persuasión. Que estas afirmaciones no se malinterpreten: por supuesto que es importante mirar a nuestro interlocutor para persuadirlo, solo que cuando se hace de manera excesiva puede jugar en contra de este objetivo.

4. Acerca a personas desconocidas

Un estudio publicado en Biology Letters en 2011 encontró que la frecuencia y el estilo de la mirada puede acercar a dos personas que se acaban de conocer. Los investigadores creen que el contacto visual aumenta el mimetismo entre dos extraños.

Es decir, potencia la capacidad de imitar los gestos y las expresiones del otro; lo que a su vez se traduce en una mayor intimidad. Cuando estamos frente a alguien que se expresa, actúa y se comporta como nosotros, es más probable que nos sintamos cómodos. Esto tiene efectos al momento de tener una primera cita o cuando intentamos hacer nuevas amistades.

5. Es un pieza clave en el romance

Mirar a los ojos denota interés, algo especialmente válido en una relación amorosa. El poder de la mirada es algo valioso en este ámbito.

Todos sabemos que la mirada es un ingrediente imprescindible para el romance. Esto no solo es algo que hemos confirmado en más de una ocasión, sino que está avalado por la ciencia. Un estudio publicado en Computers in Human Behavior en 2o2o encontró que el contacto visual en las primeras interacciones románticas reduce la incertidumbre y aumenta la intimidad.

Por el contrario, cuando se reduce el contacto visual nuestro interlocutor tiende a tener más incertidumbre, la cual compensa a través de preguntas para lograr una mayor intimidad y comodidad. Además, y de acuerdo con la evidencia, el contacto visual tiene un papel directo en la excitación física. Todo esto se traduce en que la mirada es una pieza muy importante para el romance.

6. Aumenta el afecto de nuestros interlocutores

En el orden de lo que ya se ha expuesto, y tal y como señalan los investigadores, la mirada directa aumenta el afecto positivo que nos profesan nuestros interlocutores. Cuando establecemos un contacto visual permanente, nuestro interlocutor es más amable con nosotros, nos demuestra más confianza, es más cariñoso y en general es más afectuoso.

Esto además se interpreta a la inversa. Es decir, cuando hacemos contacto visual con alguien es porque le profesamos un afecto que nos induce a hacerlo. Por el contrario, ante personas que no nos hacen sentir cómodos, tendemos a evitarlo o a reducirlo a lo estrictamente necesario.

7. Puede señalar algún problema subyacente

No podemos despedir esta selección de curiosidades sobre el contacto visual sin mencionar las condiciones que pueden evitar que una persona lo establezca. Hay muchas explicaciones de por qué alguien no establece contacto visual, y te presentamos dos de las más comunes:

  • Fobia social: los expertos señalan que evitar el contacto visual es uno de los síntomas más característicos del trastorno de ansiedad social. Las personas así lo hacen para alejarse del escrutinio y el miedo a ser juzgados por parte del interlocutor.
  • Trastorno del espectro autista (TEA): por otro lado, la evidencia indica que los patrones anormales de contacto visual son frecuentes en el autismo. Estos se pueden presentar con una mirada excesivamente directa o por el contrario evitar todo contacto visual.

Por supuesto, no toda persona que tenga patrones anormales de este tipo padece de algunos de estos trastornos. Hay quienes simplemente optan por evitar la mirada al hablar, otros por el contrario prefieren un contacto visual más directo.

En todo caso, la mirada nunca pasa desapercibida; algo que hemos corroborado con base en la ciencia. La próxima vez que hables con alguien, fíjate cómo sus patrones de visualización inciden en ti; y viceversa. Podrás encontrar que la mirada dice mucho más de lo que pensabas.

Te podría interesar...
Leerlo en Mejor con Salud
¿Por qué los bebés se quedan mirando algo fijamente?

Los bebés se quedan mirando algo fijamente para seguir su movimiento, reconocerlo y, en el caso de rostros familiares, imitar expresiones.



  • Chen FS, Minson JA, Schöne M, Heinrichs M. In the eye of the beholder: eye contact increases resistance to persuasion. Psychol Sci. 2013 Nov 1;24(11):2254-61.
  • Croes, E. A., Antheunis, M. L., Schouten, A. P., & Krahmer, E. J. The role of eye-contact in the development of romantic attraction: studying interactive uncertainty reduction strategies during speed-dating. Computers in Human Behavior. 2020; 105: 106218.
  • Helminen TM, Kaasinen SM, Hietanen JK. Eye contact and arousal: the effects of stimulus duration. Biol Psychol. 2011 Sep;88(1):124-30.
  • Hietanen JO, Syrjämäki AH, Zilliacus PK, Hietanen JK. Eye contact reduces lying. Conscious Cogn. 2018 Nov;66:65-73.
  • Hietanen, J. K. Affective eye contact: an integrative review. Frontiers in psychology. 2018; 9: 1587.
  • Senju A, Johnson MH. The eye contact effect: mechanisms and development. Trends Cogn Sci. 2009 Mar;13(3):127-34.
  • Senju A, Johnson MH. Atypical eye contact in autism: models, mechanisms and development. Neurosci Biobehav Rev. 2009 Sep;33(8):1204-14.
  • Schneier FR, Rodebaugh TL, Blanco C, Lewin H, Liebowitz MR. Fear and avoidance of eye contact in social anxiety disorder. Compr Psychiatry. 2011 Jan-Feb;52(1):81-7.
  • Vandromme, H., Hermans, D., & Spruyt, A. Indirectly measured self-esteem predicts gaze avoidance. Self and Identity. 2011; 10(1): 32-43.
  • Wang, Y., Newport, R., & Hamilton, A. F. D. C. Eye contact enhances mimicry of intransitive hand movements. Biology letters. 2011; 7(1): 7-10.