Cuidado de relevo: ¿en qué consiste y qué tener en cuenta?

El cuidador de relevo, tal como su nombre lo indica, es el encargado de sustituir al personal de asistencia principal de un anciano, niño o paciente en general. Te enseñaremos todos los aspectos a considerar sobre ello.
Cuidado de relevo: ¿en qué consiste y qué tener en cuenta?

Escrito por Patricia Sofia Jimenez Blanco, 01 abril, 2021

Última actualización: 01 abril, 2021

El cuidado de relevo consiste en brindar asistencia temporal a un adulto mayor, niño o cualquier paciente, con el objetivo de que su cuidador habitual pueda tener un descanso. Se requiere de este servicio debido a que atender a una persona implica una alta demanda a nivel físico y mental.

Por ello, es recomendable que los encargados de ese trabajo cuenten con la asistencia de un personal secundario que los sustituya durante cortos periodos de tiempo. Cabe mencionar que este servicio se presta en diferentes contextos, como el hogar, un centro de cuidados o un hospital.

Con respecto a los precios, varían según la dinámica. En este sentido, el coste de los servicios de relevo suelen cobrarse por hora o por cantidad de días o semanas que se requiera. Para que conozcas a profundidad la temática, te compartimos toda la información.

Importancia del relevo en cuidadores

Los servicios de cuidado hacia cualquier tipo de persona es una tarea que toma no solo tiempo, sino también demanda del físico y de la mente por parte del encargado. En consecuencia, si no se hacen descansos, se ocasionan efectos negativos que empeoran con el transcurrir de las jornadas.

Además de consumir la salud del cuidador principal, se pone en riesgo el bienestar del anciano, del niño o del paciente. Por ello es primordial contar con la incorporación de personal de relevo.

Algunos factores que sirven para identificar cuándo es momento de tener asistencia son los siguientes:

  • Cansancio constante.
  • Irritabilidad e impaciencia.
  • Ansiedad con insomnio.
  • Pérdida de interés en actividades que servían como fuente de esparcimiento.
  • Depresión, preocupación constante y tristeza.

Tipos de cuidado de relevo

El cuidado de relevo puede darse de muchas formas, pero se divide en dos ramas principales. Por una parte, se encuentran los servicios de relevo en el hogar, y por otra, aquellos que se ejecutan fuera del mismo . A continuación te explicamos a fondo cada uno.

Cuidado de relevo en el hogar

Este tipo se proporciona a través de voluntarios o de una ayuda pagada desde casa. Con respecto a la frecuencia, dependerá de cada caso en particular.

Lo positivo aquí es que le permite a la persona mantenerse dentro de su entorno, es decir, en su propia casa. Desde allí continúa recibiendo las atenciones que requiera.

Algunos ejemplos de personas que sirven como relevo son los voluntarios disponibles de organizaciones, personal capacitado de empresas de atención domiciliaria, proveedores de cuidado personal, servicios de ama de casa o atención médica.

Adicional a ello, debes saber que dentro de la casa puedes tener la asistencia de varias personas al mismo tiempo. Tal es el caso de la contratación de un personal médico especializado en conjunto con un servicio de ama de casa para preparación de comidas.

Cuidadora de relevo con una anciana.
Los cuidadores de relevo cumplen una función básica que es proporcionar descanso al cuidador habitual para que recupere energías.

Cuidado de relevo fuera del hogar

Por otra parte, existen programas de relevo privados a través de los que también se les ofrece asistencia al personal de cuidado de niños, ancianos o cualquier tipo de paciente.

Estos pueden incluir centros de cuidado diurno para adultos. Dichos establecimientos se diseñan y enfocan en personas de la tercera edad que no poseen la capacidad de manejarse de forma independiente. También aplica para lo que se encuentran aislados o demandan ayuda.

Allí se ofrecen actividades planificadas que promueven el bienestar. Como su nombre hace referencia, son centros de cuidado que operan durante el día y, por lo general, de lunes a viernes. También ofrecen comidas adaptadas a las necesidades de cada anciano.

Sumado a eso, se encuentran los programas residenciales. Estos ofrecen una atención temporal durante lapsos de tiempo variables. Algunos ejemplos son los hogares grupales, los hospitales, los hogares para ancianos y demás instalaciones especializadas.

Allí se brindan servicios de emergencia y nocturnos planificados. De esta manera, los cuidadores disfrutan de un alivio durante un tiempo prudencial.

Como dato adicional, hay regiones en las que hay retiros para cuidadores y campamentos de relevo. Aquí se combinan el relevo junto con la educación y el apoyo a los compañeros.

¿Qué se debe tener en cuenta en un servicio de relevo?

De acuerdo al informe Caregiving in the U.S del Instituto de Política Pública y la National Alliance for Caregiving, 2 de cada 5 cuidadores familiares considera su tarea como una carga emocional. Aparte, 1 de cada 5 menciona que tienen un alto nivel de tensión física.

Por ese y muchos otros motivos, el cuidado de relevo toma importancia para auxiliar a quienes siempre atienden a los ancianos, a los niños o pacientes con condiciones que requieran presencia casi constante.

Esta labor es factible a corto plazo, pero si se extiende y no se proporciona un descanso, se desarrollan síntomas negativos, como agotamiento y hasta depresión.

Diseñar un plan

El primer paso a considerar en estos escenarios es diseñar un plan familiar que se adapte no solo a las necesidades del paciente, sino también a lo que pueda requerir el cuidador. Una vez hecho eso, hay que pensar en quiénes se encuentran disponibles para ayudar.

En resumen, se deben responder las siguientes interrogantes:

  • ¿Qué necesita el cuidador principal?: hay que estudiar los tiempos de descanso, los días libres, los horarios de entrada y salida.
  • ¿Qué requiere el paciente, anciano o niño?: cuidados, comidas, limpieza de la casa, lavandería, aseo, asistencia con tareas médicas. Una buena recomendación es realizar una lista con las necesidades a mayor a menor.
  • ¿Quién puede sustituir al cuidador principal?: diseñar una lista de personas que sustituyan al cuidador principal cuando requiera descanso. Allí se pueden incluir otros familiares, servicios de relevo privados e instituciones.

Organizar una reunión con la familia

Una vez que se tiene un panorama claro de las necesidades de cada uno, es momento de organizar una reunión con todos los integrantes del núcleo. En ella se deben explicar los requerimientos del cuidador, del paciente y del personal auxiliar.

Algunos elementos que son de ayuda para que la reunión familiar tenga éxito son los siguientes:

  • Ser específicos: hay que tener en claro todos los puntos a tratar.
  • Flexibilidad: lo ideal es brindar diferentes opciones y así escoger la que se ajuste a todos.
  • Responder preguntas: puede que durante la reunión surjan muchas incógnitas. Por ello, te recomendamos preguntar a los diferentes miembros de la familia acerca de qué les preocupa con respecto al tema y encontrar soluciones.
  • Establecer un calendario: la organización siempre es la mejor forma de llevar a cabo cualquier procedimiento. En estos casos pueden sacar partido de un calendario que indique qué día le tocará al cuidador de relevo y los horarios de descanso.

Seleccionar los servicios de relevo externos

Como ya hemos explicado, el cuidado de relevo es una actividad que conlleva una gran carga de responsabilidad. Incluso si se trata de pacientes con condiciones de salud delicadas, lo mejor es contar con personal capacitado.

En ese tipo de casos, contratar servicios de organizaciones locales o nacionales remunerados o sin fines de lucro, es fundamental. Si no sabes dónde iniciar la búsqueda, te sugerimos chequear asociaciones locales como la National Association of Area Agencies on Aging en el caso de Estados Unidos.

Asimismo, te pueden informar sobre programas de relevo gratuitos o con precios reducidos. Aparte, muchas veces los planes gubernamentales u otras instituciones brindan asistencia financiera para quienes lo necesiten.

Ancianos hacen ejercicio en institución de cuidado.
Los hogares de ancianos suelen organizar actividades para fomentar el bienestar de las personas que están allí dentro.

Tomar la decisión para cuidar a todos

Si eres familiar de una persona que requiere cuidador constante, debes tomar la decisión de facilitar el relevo. Organiza una reunión con los implicados y valora las posibilidades disponibles.

El plan debe centrarse en la salud de todos. El paciente cuidado, niño o adulto mayor, aquel que brinda el servicio y los familiares. Trabaja en equipo para llegar a buen puerto.

Te podría interesar...
Ser cuidador, las claves para asistir a otras personas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Ser cuidador, las claves para asistir a otras personas

Ser cuidador conlleva un afrontamiento continuo de estrés. Mantener hábitos de vida saludables es esencial. Cuanto más te cuides, mejor cuidarás.



  • Hirst M. Hearts and minds: The health effects of caring. Social Policy Research Unit, University of York (2004).
  • Lee H, Cameron M. Sistema de relevo para las personas con demencia y sus cuidadores. Revisión Cochrane traducida. En: La biblioteca Cochrane Plus. 4. Update software Ltd, Oxford (2005).
  • Martínez J. Entrenamiento en manejo de estrés en cuidadores de familiares mayores dependientes: desarrollo y evaluación de la eficacia de un programa. Universidad Complutense de Madrid (2005).
  • Arksey H, Glendinnign C. Choice in the context of informal care-giving. Health and Social Care in the Community (2006).
  • Benjumea C. El cuidado familiar: una revisión crítica. Revista Investigación y Educación en Enfermería. Universidad de Antioquía (2009).