Darwinismo social: ¿una idea que no debió existir?

El darwinismo social es una teoría que influyó en el establecimiento de estructuras sociales de dominación. Veamos en qué consiste.
Darwinismo social: ¿una idea que no debió existir?
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa y psicóloga Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 08 noviembre, 2022

El darwinismo social es una postura teórica que surgió a finales del siglo XIX y que extrapoló la teoría de la evolución de Darwin a la sociología, la economía y la política. En otras palabras, aplicó los conceptos biológicos de la selección natural y la lucha por la existencia para explicar las leyes del desarrollo social y las relaciones entre los humanos.

En este sentido, los darwinistas sociales defienden que los humanos mejores dotados y más fuertes son los que se mantienen en el poder y predominan sobre los más débiles.

Esta teoría ha sido utilizada para justificar el imperialismo, el racismo, la conquista de territorios y el sometimiento de la población. Justifica la idea de que existen etnias o razas superiores que deben prevalecer y dominar en la sociedad. Profundicemos en ello.

La teoría de la evolución de Darwin

Charles Robert Darwin (1809-1882) fue un científico naturalista inglés que realizó diversas contribuciones a la biología evolutiva. En su obra más célebre, El origen de las especies (1859), teorizó la evolución de los organismos en función de dos procesos:

  1. La lucha por la existencia.
  2. La selección natural (o supervivencia de los más aptos).

Por un lado, la lucha por la existencia defiende que, en la naturaleza, los organismos vivos se encuentran en constante conflicto para poder sobrevivir en el medio. En este caso, la dependencia a factores específicos los obliga a competir y destruirse por los recursos limitados que hay disponibles. Un ejemplo de ello sería la lucha entre animales por alimento o para aparearse.

Por su parte, la selección natural es el proceso a través del cual los organismos mejor adaptados desplazan a los menos adaptados mediante la acumulación lenta de cambios genéticos favorables, a lo largo de las generaciones. En este sentido, la selección natural alude a las ventajas que tienen unos sobre otros.

Estos dos conceptos son interdependientes en la teoría de la evolución de Darwin. En este caso, la selección natural depende de la lucha por la existencia, la cual vendría siendo el motor de la evolución.

Charles Darwin.
Charles Darwin.


Origen del darwinismo social

El origen del darwinismo social se le atribuye al filósofo y sociólogo Herbert Spencer (1820 – 1903), quien adaptó las nociones evolucionistas de Darwin a las sociedades humanas. En su obra Los primeros principios (1862), Spencer califica a los grupos sociales humanos como organismos regidos por las leyes de la naturaleza y que se encuentran dentro de un marco evolutivo.

En este sentido, el autor define el evolucionismo social de la siguiente manera:

El paso de una homogeneidad incoherente a una heterogeneidad coherente, a consecuencia de una disipación de movimiento y de una integración de materia.

~ Herbert Spencer ~

Con esta afirmación, Spencer defendía que los grupos sociales humanos se transforman de una población indiferenciada y horizontal (homogeneidad incoherente) a una organización estratificada por gobernantes y gobernados (heterogeneidad coherente). Dicha transformación social, en la que los gobernantes se imponen y eliminan a los gobernados “menos aptos”, la justifica a través de procesos naturales y biológicos: lucha por la existencia y selección natural.

Darwin y el darwinismo social

En la actualidad, existe controversia sobre si Darwin apoyaba el evolucionismo social. Los defensores del científico naturalista argumentan que él mismo se declaró dudoso de la propuesta, oponiéndose a la aplicación del mecanismo de selección natural a las sociedades humanas.

​No obstante, diversos críticos opinan lo contrario. Estos argumentan que Darwin nunca diferenció entre “evolución biológica” y “evolución social”.

Lo que sí es cierto es que Darwin postuló que las personas se dividían en razas “civilizadas” y “salvajes”, basándose en la diferencia craneal. Por lo tanto, en una supuesta asimetría de la inteligencia. Así, describió a los europeos como aquellos con la mayor capacidad intelectual, mientras que los asiáticos y aborígenes australianos serían los de menor capacidad.

También, en su obra El origen del hombre (1871), abordó la forma en la que él creía que la selección natural afectaba a las llamadas “naciones civilizadas”. Allí utiliza los conceptos de “raza inferior” y “raza superior”. Defiende que la proliferación de las razas inferiores afecta el incremento numérico de aquellos “hombres de cualidades superiores”.



Consecuencias de los postulados de la evolución social

Aunque el darwinismo social surgió inicialmente como una teoría sociológica, sus postulados sirvieron de inspiración para un conjunto de movimientos políticos y sociales que justificaron las estructuras de dominación y el sistema económico capitalista.

El nazismo es uno de los ejemplos más claros de la apropiación de las ideas del darwinismo social. los postulados de superioridad de una raza sobre otra y la idea de que la evolución humana está dada por la supervivencia de los más fuertes, inspiró los actos atroces de Hitler y de sus adeptos.

En su ensayo Mi lucha (1925), Hitler resaltó la importancia de la pureza de sangre y planteó argumentos paralelos a los de Spencer, defendiendo la necesidad de una sociedad basada en un esquema de dominación de las élites. Esto lo llevó al exterminio masivo de lo que él consideraba “razas inferiores” (judíos, negros, homosexuales, entre otros) y a la promoción de programas de maternidad y eugenesia, destinados a la reproducción de los genes arios y a la formación de niñas y niños con la ideología del partido.

Por su parte, se puede identificar cómo las ideas de Darwin han influido en los constructos de género y han profundizado la dominación del género masculino sobre el femenino. Por ejemplo, en El origen del hombre (1871), Darwin hace la siguiente distinción:

El hombre difiere de la mujer por su talla, su fuerza muscular, su velocidad, etc., como también por su inteligencia, como sucede entre los dos sexos de muchos mamíferos.

~ Charles Darwin ~

Esta idea caló en el darwinismo social y fomentó una estructura social de dominación de los hombres sobre las mujeres. Los primeros son considerados más fuertes, aptos e inteligentes.

Darwinismo social e ideología de género.
La teoría del darwinismo social alimentó las ideas infundadas de una superioridad de lo masculino por sobre lo femenino.

El darwinismo social en la actualidad

El darwinismo social perdió su estatus de teoría científica tras la Primera Guerra Mundial y fue completamente desacreditado al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Esto se debió a su asociación con el nazismo y al creciente consenso científico de que carecía de fundamento.

De hecho, biólogos e historiadores han afirmado que se trata de una falacia naturalista. La teoría de la selección natural solo pretende describir un fenómeno biológico, que no es extrapolable a la sociedad humana.

Te podría interesar...
Teoría del error de Mackie: ¿la moral es objetiva?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Teoría del error de Mackie: ¿la moral es objetiva?

La teoría del error de Mackie es una postura ética que niega la objetividad de la moral. Asume que esta es una construcción social.



  • Darwin C. El origen de las especies. España: Grupo Planeta; 2014.
  • Espina A. Presentación. El darwinismo social: de Spencer a Bagehot. Reis [Internet].2005 [consultado 28/10/2022]; (110):175-187. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/924/92445928003.pdf
  • Salvucci E. El rol del darwinismo en la legitimación de la opresión. Revista CTS [Internet]. 2016 [consultado 28/10/2022]; 11(32): 37-48. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/924/92445928003.pdf
  • Spencer H. Los primeros principios. Editorial Comares; 2008.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.