Deja de llenar tu vida de personas vacías

Raquel Lemos Rodríguez·
16 Febrero, 2021
Si no eres capaz de encontrar la felicidad dentro de ti estarás buscando continuamente fuera y llenarás tu vida de personas vacías que, según se vayan, se llevarán el bienestar que te trajeron.

Personas vacías hay en todas partes, pero somos nosotros quienes elegimos si tenerlas a nuestro lado o no. Y aunque no lo parezca, esas decisiones ilustran -en cierto modo- lo que hay en nuestro interior: equilibrio o desestabilización.

En algún momento, de manera consciente o inconsciente, todos hemos sentido un vacío inexplicable en nuestro interior que hemos creído correcto llenar con algo exterior. De esa manera, no es infrecuente que en algunos momentos nos hayamos atado a personas vacías que, aunque en principio parecían una ayuda, en realidad, no hacían más que acrecentar esa terrible sensación de falta.

A continuación reflexionaremos más a fondo sobre este tema. ¡Sigue leyendo para que no te pierdas de nada!

Personas vacías que nos dejan sin nada… porque no les corresponde llenar nuestros vacíos

Las personas vacías son como tiritas o parches para nuestro vacío interior.

Las personas vacías se caracterizan por ser como una especie de “parche” para nuestro malestar interno. Al principio, parece que nos hacen sentir bien y “acompañados”, pero a largo plazo nos demuestran que no son realmente lo que necesitamos.

No se trata solamente de que nos hagan perder tiempo o energía, sino de que muchas veces nos desgastan y acrecentan el malestar que ya teníamos. Nos acompañan físicamente, pero no nos llenan ni nos brindan la oportunidad de sentir que avanzamos en la vida.

Cuando finalmente nos damos cuenta de que esas personas vacías no son lo que necesitamos, empezamos a cuestionar la situación en la que estamos y a replantearnos cuáles pueden ser los cambios que hay que hacer para mejorarla. Puede que tengamos muchas dudas, ¡y eso es normal! ¡Es parte del proceso de despertar!

También nos damos cuenta de que durante un tiempo estuvimos proyectando en otros nuestras carencias, pero que, al final del día, solo nosotros mismos podemos encargarnos de ellas. Nos corresponde hacerlo.

La solución está en nuestras manos, no en la de nuestra compañía de turno.

Lee: ¿Qué es la ley del espejo? Todo lo que deberías saber

Solo tú puedes llenar el vacío que te domina

¿Dónde está la solución? ¿Cómo evitar que personas vacías sigan llegando a tu vida?

Debes curar esa herida, que quizás provenga de la infancia, y que te ha causado ese vacío que te produce una terrible desazón. Para ello, debes dejar de buscar fuera la felicidad. Tienes que evitar depender del estado emocional de los demás.

¿Cuántas veces te has sentido desolado si alguien no te contestaba un mensaje? ¿En cuántas ocasiones has sentido que tu vida se iba con esa persona a la que jurabas amor eterno?

Soltar es algo que te aterra, justamente por ese vacío que pretendes llenar a toda costa. No obstante, todo lo que sucede a tu alrededor te está indicando que la solución la tienes solo tú. Ese tiempo que tanto le ofreces a los demás, todo ese cariño, esa preocupación, dirígela hacia ti.

Es algo a lo que no estás acostumbrado y te resultará raro. Sin embargo, no puedes esperar que otros te den lo que necesitas. Si así lo haces, te encontrarás con decepciones y desilusiones continuas. El camino no es fácil, pero tarde o temprano no te quedará otra que enfrentarte con ese vacío que tanto estás evitando.

Llénate de felicidad, de amor hacia ti, sin esperar que otros te lo den. Es como curar una herida. Lo tienes que hacer tú. Tienes que sanar tú porque nadie puede hacerlo por ti.

Mujer respirando para relajarse

Lee: quiero en mi vida personas que sumen, no personas que resten

Llénate de felicidad, empieza por ti

Antes de pensar en los demás, empieza a pensar en ti. Apuesta por ti en todos los sentidos, priorízate, no dejes de lado algo que te guste hacer por los demás.

Es el momento de que pienses solo en ti porque, si no lo haces, seguirás dependiendo de otras personas. Esto, a la larga, solo aumentará ese vacío que hay en tu interior. Al principio te costará, pero con dedicación y esfuerzo lo conseguirás.

La sociedad nos ha inculcado que velar por nosotros y priorizarnos es egoísta. ¡Solo nos enseñan a ver por los demás, a pensar en ellos! Sin embargo, ahora sabes que ese vacío tienes que llenarlo de amor por ti, de cariño hacia ti, de preocupación por tu persona. No existe nadie más, solo tú. No te niegues todo lo bueno que das a los demás. Tú te lo mereces más que nadie.

  • Lemos, M. A., Londoño, N. H., & Zapata, J. A. (2007). Distorsiones cognitivas en personas con dependencia emocional. Informes Psicológicos. https://doi.org/10.1093/jaarel/52.2.411-a
  • Chiclana, C. (2017). Qué esconden las personas tóxicas. El Confidencial Digital.
  • Cornelio-Nieto, J. O. (2009). Autismo infantil y neuronas en espejo. Revista de Neurologia.