Dermatofagia: síntomas, causas y tratamiento

La dermatofagia es la conducta de morderse la piel alrededor de las uñas. Aunque en un principio pasa desapercibida, puede conllevar a lesiones, episodios de ansiedad y nerviosismo. ¿Quieres saber más al respecto?
Dermatofagia: síntomas, causas y tratamiento
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales el 30 abril, 2021.

Última actualización: 30 abril, 2021

La dermatofagia es la acción de morderse la piel que se encuentra alrededor de las uñas. Se vincula con el trastorno obsesivo compulsivo -déficit en el control de impulsos-, aunque también se asocia con situaciones de alto estrés y ansiedad. ¿Por qué ocurre? ¿Cómo afrontarlo?

En primer lugar, cabe destacar que es una condición que genera consecuencias a nivel físico. La piel se endurece, se enrojece y se engrosa. Incluso, el resecamiento empieza a parecerse a un callo.

Por otro lado, hay consecuencias emocionales y psicológicas; las personas sienten vergüenza y ansiedad cuando se les pregunta qué les sucedió en los dedos. Debido a esto, algunas optan por evitar las situaciones sociales.

Causas de la dermatofagia

Para determinar las causas de la dermatofagia es fundamental considerar las características individuales de los pacientes, así como su historia clínica. Las causas exactas se determinarán según el trastorno subyacente. A continuación, detallamos cada uno.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

En el caso del trastorno obsesivo compulsivo (TOC), la acción de morderse la piel corresponde a una compulsión. En particular, es una conducta que se realiza con el objetivo de prevenir o reducir el malestar de determinada situación temida. A su vez, surge a raíz de los pensamientos obsesivos, que no tienen porqué tener una vinculación realista con ellos.

En el DSM-V, bajo el título de «TOC y trastornos relacionados», se encuentran subclasificaciones, de las cuales dos nos interesan de momento. Primero, el trastorno por excoriación, y luego «otros TOC y trastornos relacionados especificados y no especificados», en donde podría situarse la dermatofagia.

El trastorno por excoriación consiste en la acción de tocar, rascar o apretar la piel con frecuencia e intensidad, de tal modo que se llegan a producir lesiones. Es como la «prima hermana» de la dermatofagia, aunque son entidades diferentes.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
La acción de morder la piel puede tener su origen en una compulsión. Sin un control, conlleva a lesiones notorias.

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

A su vez, el TOC tiene comorbilidad con el trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Por lo tanto, es necesario indagar si la conducta de morderse la piel es empleada como una forma de aliviar la ansiedad y el estrés.

En este punto, para el diagnóstico diferencial es importante tener en cuenta que en el TAG, si bien la preocupación es excesiva, se relaciona con temas de la vida cotidiana; a diferencia del TOC, cuyo contenido no suele referirse a  problemas diarios.

Trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo

También es oportuno remarcar que el TOC también se ha detectado en sujetos con personalidad obsesivo compulsiva. En ese caso, conviene diferenciar sus manifestaciones clínicas. El trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo no presenta obsesiones o compulsiones, pero sí un patrón general de preocupación, perfeccionismo y control.

Sucesos traumáticos

Por último, también se deben tener en cuenta qué sucesos vitales o traumáticos pueden estar interfiriendo. Por ejemplo, la pérdida de un ser querido, la migración, el divorcio, entre otros. En ocasiones, este tipo de comportamientos – aunque dañinos – sirven como un modo de procesar otra situación mayor.

A modo de resumen, obsesiones, ansiedad, control de impulsos, rasgos de personalidad obsesiva compulsiva, la presencia de otros trastornos (por ejemplo, la depresión) y sucesos traumáticos son algunas de las posibles causas de dermatofagia.

¿Cuáles son los síntomas de la dermatofagia?

Las manifestaciones físicas de la dermatofagia abarcan lesiones en la piel, enrojecimiento, aparición de heridas, callosidades, entre otras. Sumado a esto, existe la imposibilidad de detener la acción de morderse la piel. También aparecen el nerviosismo, la angustia y la ansiedad.

En la persona afectada, es un motivo de preocupación. No se reconoce como ocasional, sino que se repite a menudo, y existe la necesidad de detenerla, pero los intentos son frustrados.

¿Qué opciones de tratamiento hay para la dermatofagia?

Las opciones de tratamientos siempre están alineadas de acuerdo al diagnóstico diferencial al cual se haya llegado. Una primera alternativa debe ser la psicoeducación. Es decir, brindar recursos a la persona afectada para que pueda encontrar formas más saludables de hacer frente al estrés y la ansiedad.

Esta terapia también implica aprender estrategias que ayuden a identificar cuándo se encuentra cerca de una situación «disparadora», de tal modo que sea posible disminuir sus efectos o su impacto.

Por otro lado, en sesiones de psicoterapia, se suele trabajar desde la psicología cognitiva y conductual, con técnicas de modificación de conducta y otras técnicas de reestructuración cognitiva.

Por ejemplo, en el primer caso, la inversión de hábito suele ser una de las elegidas y se emplea para reducir o eliminar la conducta indeseada. Consiste en proponer una conducta alternativa, en reemplazo de la primera, para que se realice aquella que es más adaptativa y funcional.

Respecto a la reestructuración cognitiva, se trata de identificar cuáles son las creencias y supuestos que están en la base del trastorno obsesivo compulsivo (TOC), y trabajar sobre ellas para modificarlas. También es importante trabajar sobre la ansiedad, por ejemplo a través de técnicas de relajación.

Por último, y según el caso y la valoración sobre su gravedad, se podrá solicitar una consulta con un especialista en psiquiatría. Este podrá determinar sobre la necesidad de acompañar el tratamiento con psicofármacos.

No obstante, es importante considerar que éste debe ocurrir en paralelo a la psicoterapia, ya que los fármacos no erradicarán los comportamientos egodistónicos.

¿Qué opciones de tratamiento hay para la dermatofagia?
La psicoeducación y la terapia cognitivo – conductual suelen ayudar al manejo de la dermatofagia.

Buscar ayuda es importante

Aunque muchos comportamientos comienzan siendo «inocentes», cuando se tornan repetitivos e incontrolables pueden provocar sufrimiento o incluso dolor físico (como es el caso de la dermatofagia). En estos casos, es importante activar las alertas para poder actuar a tiempo.

Ahora mismo, el acceso a las consultas de salud mental son claves para superar o controlar cualquier trastorno detrás de estas conductas. Por ello, es fundamental reconocer el problema y buscar ayuda.

Te podría interesar...
Ansiedad nocturna: síntomas, causas y medidas terapéuticas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ansiedad nocturna: síntomas, causas y medidas terapéuticas

La ansiedad nocturna aparece como efecto de una mente preocupada y un cuerpo que sufre una elevada activación fisiológica. Lo analizamos.



  • Bados Lopez, A. (2005). Trastorno Obsesivo Compulsivo. [Monografía]. Universidad de Barcelona. Handle: http://hdl.handle.net/2445/65644
  • Munir S, Takov V. Generalized Anxiety Disorder. [Updated 2021 Mar 2]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK441870/
  • Cortés Aguado, Eréndira, & Oropeza Tena, Roberto (2011). INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA. Enseñanza e Investigación en Psicología, 16(1),103-113.[fecha de Consulta 12 de Abril de 2021]. ISSN: 0185-1594. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29215963009
  • Sarkhel S, Singh OP, Arora M. Clinical Practice Guidelines for Psychoeducation in Psychiatric Disorders General Principles of Psychoeducation. Indian J Psychiatry. 2020;62(Suppl 2):S319-S323. doi:10.4103/psychiatry.IndianJPsychiatry_780_19
  • Larsson A, Hooper N, Osborne LA, Bennett P, McHugh L. Using Brief Cognitive Restructuring and Cognitive Defusion Techniques to Cope With Negative Thoughts. Behav Modif. 2016 May;40(3):452-82. doi: 10.1177/0145445515621488. Epub 2015 Dec 18. PMID: 26685210.