¿Hay diferencias entre los dientes de los hombres y las mujeres?

¿Sabías que algunas características de la boca dependen del sexo? Entérate de estas diferencias entre los dientes de los hombres y las mujeres.
¿Hay diferencias entre los dientes de los hombres y las mujeres?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 11 abril, 2022

A la hora de comparar algunos aspectos físicos entre el sexo femenino y el masculino, los contrastes son muy notorios. Pero, ¿hay diferencias entre los dientes de los hombres y las mujeres? Aquí te contamos algunas curiosidades que seguramente te llamarán la atención.

Todos tenemos una boca diferente, con un aspecto único. Pese a esto, te extrañará saber que algunas cuestiones tienen que ver con el sexo. A continuación, detallamos las diferencias que suelen pasar desapercibidas. ¡Sigue la lectura!

1. El tamaño

Si bien no hay diferencias en el número y en la forma de los dientes de los hombres y las mujeres, sí puede haber discrepancias en el tamaño. En gran medida, el diámetro de estos depende de la contextura física que tiene cada uno.

Y en las diferencias entre los sexos, el tamaño de los dientes de las mujeres suele ser más pequeño que el de los hombres. Esta característica es de utilidad para la medicina forense, ya que proporciona un dato valioso a la hora de reconocer a las personas.

Aunque no se trate de una regla, por norma general, el promedio de estatura y de peso es ligeramente mayor entre los varones. Esto determina que los dientes también se atengan a ello.

Mujer cepilla sus dientes por padecer xerostomía.
El tamaño de los dientes de las mujeres suele ser más pequeño. Además, estas tienen mejores hábitos de higiene oral.

2. Hábitos de cuidado dental

En la actualidad, hay una mayor consciencia sobre la importancia de atender la salud bucodental. De todos modos, existen diferencias entre el cuidado de los dientes que aplican los hombres y el que realizan las mujeres.

El sexo femenino suele tener más disciplina a la hora de cuidar su dentadura. Hay estudios que exponen que las mujeres se cepillan los dientes y usan el hilo dental con mayor frecuencia que los varones.

Además, algunos informes también postulan que las visitas al dentista son más frecuentes entre las mujeres. Los hombres suelen posponer la atención hasta que aparezca algún problema.

Como dato curioso, los hombres casados suelen visitar al dentista con más frecuencia que los solteros, pues son sus esposas las encargadas de hacer las citas con el profesional por ellos.

3. Problemas dentales

Las enfermedades bucodentales entre los hombres y las mujeres también tienden a presentar ciertas diferencias. Hay algunas dolencias que se observan con más frecuencia en un sexo que en otro:

  • Caries: es más común en las mujeres. La dieta asociada a la incorporación del sexo femenino al mercado laboral podría ser un factor que repercute en el mayor desarrollo de esta enfermedad. Por ejemplo, quienes trabajan en una oficina o cumplen horarios dentro del momento del almuerzo tienden a ingerir productos de menor calidad nutricional y más cariogénicos.
  • Gingivitis y enfermedad periodontal: es más común en los hombres. Podría asociarse al descuido de la higiene bucodental. De todos modos, existen situaciones hormonales particulares de las mujeres que incrementan la posibilidad de sufrir este padecimiento en determinadas etapas, como el embarazo.
  • Pérdida de piezas dentarias: las mujeres mayores tienen más riesgo de sufrir pérdida de dientes que los hombres. Esto se explica en gran medida por los cambios hormonales. De cualquier modo, la mayor concurrencia al dentista aumenta las posibilidades de ser intervenidas con una exodoncia cuando sea necesario.
  • Trastornos de la articulación temporomandibular (ATM): es más común en las mujeres, en una proporción de 3:1 en relación a los hombres. A veces es difícil el diagnóstico de la causa subyacente.
  • Cáncer oral: el cáncer oral, de garganta y las lesiones bucales por el virus del papiloma humano (VPH) suelen aparecer con mayor frecuencia en los hombres. Existe una mayor exposición del sexo masculino a sustancias cancerígenas y a prácticas que favorecen la transformación maligna de las células. El uso de tabaco, el consumo de alcohol y la falta de controles odontológicos frecuentes son algunos ejemplos.

4. Influencia hormonal

La actividad hormonal va cambiando a lo largo de la vida. Esto suele verse reflejado en los cambios de ciertas características en cada etapa. Dicha situación es más notoria en las mujeres, sobre todo cuando superan los 40 años, momento en el que inicia el declive de los estrógenos.

De este modo, las alteraciones hormonales propias de la pubertad, el embarazo y la menopausia incrementan la predisposición a ciertas condiciones, como las siguientes:

  • Gingivitis del embarazo: es la inflamación de las encías durante la gestación. El tejido gingival se hincha, duele y sangra con facilidad. Por ello, es primordial que las mujeres gestantes cuiden su salud bucodental y concreten las consultas pautadas con el odontólogo para cada trimestre.
  • Granuloma del embarazo: se trata de un tumor benigno que se desarrolla sobre las encías durante el embarazo. Puede molestar al comer o al hablar. Desaparece por sí mismo una vez que nace el bebé.
  • Xerostomía: la menor producción de saliva y la consecuente sequedad bucal están asociadas a la menopausia. Esto puede ocasionar otros problemas, como mayor riesgo de enfermedad periodontal y halitosis.
  • Osteoporosis: la menor densidad de los huesos está vinculada a la menopausia. Los huesos maxilares también están afectados por esta patología y predisponen a la pérdida de los dientes, ya que se reduce el soporte de los mismos.

De todos modos, no solo las mujeres tienen estos picos de problemas bucales asociados a los cambios hormonales. Se ha determinado que los hombres que padecen prostatitis tienen más riesgo de sufrir enfermedad de las encías. A su vez, ambas condiciones pueden asociarse a la hipertensión arterial.



5. Traumatismos dentales

Los traumatismos dentales son más comunes en los hombres, ya que estos suelen exponerse con más regularidad a actividades de riesgo. La práctica de deportes que implican contacto físico con otros jugadores, como el rugby, el fútbol americano, el boxeo, la lucha libre y el waterpolo, son algunos ejemplos.

Actividades en las que las caídas son frecuentes, como el ciclismo, la escalada o el skate, también son más comunes en el sexo masculino. Estas prácticas aumentan las posibilidades de que los dientes terminen astillados, fracturados, flojos o perdidos por completo. El uso de protectores bucales puede disminuir el riesgo de estos accidentes. No obstante, esta medida preventiva es menos asumida por los varones.

Entre otras cosas, cabe mencionar que los traumatismos dentoalveolares como consecuencia de accidentes de tránsito tienden a ser más frecuentes en el sexo masculino. En general, los varones manejan más que las mujeres en proporción y suelen verse implicados en más eventos viales con lesiones.

6. Causas del mal aliento

La halitosis o mal aliento puede afectar tanto a hombres como a mujeres, pero su origen puede cambiar según el sexo. En el caso de los hombres, la causa más común es el hábito de fumar.

Dicha costumbre provoca un feo olor característico que se potencia por la sequedad bucal que también ocasiona. La mala higiene dental es otro de los factores que puede generar el mal aliento en los varones.

En cambio, en las mujeres este síntoma suele estar influenciado por las hormonas. La menopausia, por ejemplo, puede ocasionar sequedad de la boca, mayor proliferación de bacterias y mal olor. Lo mismo puede ocurrir durante la menstruación.

Mal aliento en un hombre por no limpiar la lengua.
En los hombres, la halitosis suele ser producto de una mala higiene oral y el consumo habitual de tabaco.


No hay diferencias a la hora de cuidarse

Estas diferencias entre los dientes de los hombres y las mujeres pueden resultar curiosas. De todos modos, más allá del género, la salud bucodental depende en mayor medida de las propias conductas individuales.

El sexo es un factor de riesgo no modificable. Sin embargo, tomar decisiones referentes a los hábitos sí es un factor accesible. Tú optas por cepillarte o no los dientes, por ejemplo. La buena higiene dental, una alimentación saludable y los controles odontológicos semestrales son cuidados que ayudan a tener una boca sana.

Así que en vez de temer a la predisposición a ciertos padecimientos que derivan de si eres hombre o mujer, lo mejor es tomar partido en ocuparte de lo que sí depende de ti. Con los hábitos adecuados lograrás mantener tu sonrisa en óptimas condiciones.

Te podría interesar...
Importancia del cuidado dental
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Importancia del cuidado dental

El cuidado dental otorga muchos beneficios a la salud de la persona. Entérate por qué y cómo debes ocuparte de la salud de la boca.



  • Bodega, G. M. (2012). Análisis de las diferencias de género en el cuidado bucodental. Gaceta dental241, 114-124.
  • Martínez Farfán, H. B. (2020). Etiopatogenia de los trastornos temporomandibulares (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Hamasha AA, Alshehri A, Alshubaiki A, Alssafi F, Alamam H, Alshunaiber R. Gender-specific oral health beliefs and behaviors among adult patients attending King Abdulaziz Medical City in Riyadh. Saudi Dent J. 2018;30(3):226-231. doi:10.1016/j.sdentj.2018.05.003
  • Pizarro Díaz, V. (2006). Desigualdades en el estado de salud y utilización de Servicios de Salud Odontológicos en Catalunya, España (Doctoral dissertation, Universitat Pompeu Fabra).
  • Rodríguez Sotomayor, Y. (2018). Salud bucal, embarazo y género. Revista Información Científica97, 496-507.
  • Hunter, J. M., & Arbona, S. I. (1995). The tooth as a marker of developing world quality of life: a field study in Guatemala. Social Science & Medicine41(9), 1217-1240.
  • Boyapati, R., Swarna, C., Devulapalli, N., Sanivarapu, S., Katuri, K. K., & Kolaparthy, L. (2018). Unveiling the link between prostatitis and periodontitis. Contemporary clinical dentistry9(4), 524.
  • Agudelo-Suárez, A. A., López-Vergel, F., Alzate-Urrea, S., López-Orozco, C., Espinosa-Herrera, E., Posada-López, A., & Meneses-Gómez, E. J. (2016). Salud bucal y género en relación a la población adulta mayor atendida en la red hospitalaria pública de Medellín: Los puntos de vista del personal de salud. Universidad y Salud18(1), 58-68.
  • Montero, G. (2020). Mortalidad por accidentes de tránsito: su determinación social. Distrito Metropolitano de Quito, 2013. Revista Ciencias de la Salud18(spe), 174-193.
  • Uvidia Silva, L. V. (2017). Predominio de halitosis según el género, en niños y jóvenes de 6 a 17 años en el proyecto “niños con esperanza” (Bachelor's thesis, Quito: UCE).
  • Esp, L. Y. C. L., Esp, F. N. M. D., Esp, O. V. S., Esp, S. J. R. V., & Mag, I. M. C. N. (2018). Trauma dentoalveolar como consecuencia de accidentes de tránsito en Bucaramanga y área metropolitana. Colombia Forense5(2), 55-63.
  • Quintanilla Santos, Z. D. P. (2020). Identificación forense a través de piezas dentales (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).