¿Qué diferencias hay entre los filósofos y los sofistas?

Los sofistas eran un grupo de pensadores de la antigua Grecia, fuertemente criticados por los filósofos de la época, debido a su método de enseñanza y principios teóricos. Veamos sus diferencias.
¿Qué diferencias hay entre los filósofos y los sofistas?
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 09 marzo, 2022

Todo aquel que se interese en la historia de la filosofía debe conocer las diferencias existentes entre filósofos y sofistas; dos grupos intelectuales de la antigua Grecia que estuvieron en riña por la disparidad irreconciliable entre sus preceptos teóricos y metodológicos.

En este sentido, podemos afirmar que los sofistas eran enemigos de los filósofos de la época. Pues según estos últimos, los sofistas solo utilizaban su habilidad persuasiva para enseñar argumentos falaces a la sociedad, alejándola del conocimiento verdadero.

Los filósofos griegos que más se opusieron a los sofistas fueron Sócrates, Platón y Aristóteles, cuyas críticas fomentaron una acepción negativa de ellos a lo largo de la historia. Veamos, entonces, cuáles eran sus principales diferencias.

Los sofistas en la historia

Antes que nada, es pertinente saber que el término sofista proviene de griego sophos, que significa ‘sabio’. Por lo tanto, en un principio hacía referencia a los grandes pensadores y maestros de la antigua Grecia.

Sin embargo, a partir del siglo V a. C., el término empieza a adquirir un tinte peyorativo y degradante. Pues sus detractores (filósofos de la naturaleza) los acusaban de no saber el verdadero origen de las cosas.

De allí, los sofistas pasaron de ser maestros de la sabiduría o conocedores de la vida a maestros charlatanes, embaucadores o falsos sabios. De hecho, filósofos como Platón y Aristóteles empezaron a acusarlos de tramposos por utilizar la retórica y la dialéctica para engañar a las personas:

El sofista parece filósofo, pero no lo es, ya que abandona el camino de la verdad y cultiva la desconfianza, respecto a la posibilidad de alcanzar el conocimiento universal y la existencia de principios políticos y éticos que rijan las relaciones entre los hombres.

~ Aristóteles ~

Pero, ¿quiénes eran realmente los sofistas? ¿ Y por qué algunos filósofos de renombre los acusaban de charlatanes?

Los sofistas eran viajeros que conocían diferentes culturas muy distintas a la griega. Por ello llegaron a cuestionarse si las leyes y las costumbres eran el resultado de un simple acuerdo, una convención social o la naturaleza.

Así, abogaron por una interpretación relativista de la realidad. La verdad objetiva no existía, sino que era construida a partir de lo que opinase la mayoría.

Por lo tanto, en vez de buscar el conocimiento verdadero (como los filósofos de la época), se enfocaron en enseñar oratoria, para que los ciudadanos triunfarán en la sociedad y en la política. Entre los sofistas más destacados encontramos a Protágoras, Gorgias, Trasímaco y Critias.

Platón.
Platón y Aristóteles fueron muy críticos con los sofistas, al punto de tildarlos de charlatanes.


5 diferencias entre filósofos y sofistas

Ahora bien, las principales diferencias entre filósofos y sofistas se pueden resumir de la siguiente manera. Veamos.

1. La posición en torno a la verdad

Como dijimos, los sofistas adoptaron una posición relativista y escéptica en torno a la verdad. Ellos creían que no existían leyes universales ni verdades objetivas que rigieran el universo. Y en caso de haberlas, defendían que no se podían conocer.

En cambio, los filósofos griegos creían en la existencia de una verdad objetiva que regía a todo el universo. Por lo tanto, criticaban a los sofistas, alegando que enseñaban falsos saberes.

2. Imposición versus exposición

Otra de las diferencias entre filósofos y sofistas se refiere al uso del conocimiento. En este caso, los sofistas enseñaban que todo aquel que quiesiera tener éxito en la vida pública tendría que saber imponer y convencer en las asambleas del pueblo. Es decir, todo lo que afirme tiene que ser mostrado como verdadero, así no lo sea.

Para ello se debe tener una buena elocuencia y retórica, pues la única forma de seducir a las masas ignorantes es a través de la palabra. Por su parte, el filósofo no pretende imponer ningún conocimiento. En su lugar, busca exponer argumentos fundamentados en el razonamiento lógico.

De hecho, el filósofo plantea sus conocimientos y está abierto a analizar cualquier contraargumento que refute su postura. Pues no se cree acreedor de la verdad absoluta.

Yo solo sé que no se nada.

~ Sócrates ~

3. Actividad lucrativa versus amor al conocimiento

Los sofistas fueron los primeros pensadores que cobraron dinero por sus enseñanzas. Una cuestión que fue bastante criticada por los filósofos de la antigua Grecia.

En este sentido, los sofistas exigían que se les pagara antes de impartir algo. En cambio, los filósofos podían enseñar aunque no les pagaran. Ya que lo que les importaba era la producción de conocimiento y el acceso a la única verdad.



4. El objetivo de la enseñanza

Los sofistas, al creer que la verdad era construida por el hombre, se enfocaron en la oratoria y en la erística para garantizar el éxito de los ciudadanos en los asuntos públicos de la sociedad. En cambio, los filósofos iban detrás del verdadero conocimiento.

Para ello enseñaban a pensar con lógica y coherencia. Además, invitaban al cuestionamiento y a la reflexión constante, pues las consideraban la única vía para acceder a la verdad.

Pensar en filosofía.
Las posturas de ambos grupos nos hacen pensar sobre nuestra consideración de la verdad, como objetiva o subjetiva.

5. La ética detrás de las enseñanzas

Cerramos las diferencias entre filósofos y sofistas con una cuestión ética. En este caso, se ha afirmado que al sofista no le importaba si lo que él enseñaba era bueno o no; pues lo que le importaba era que le pagaran por su trabajo.

En cambio, se dice que la paga pasa a segundo plano en el caso de los filósofos. Lo que realmente importaba era la enseñanza en sí misma y la adquisición del conocimiento.

No todo son críticas

Es pertinente tener en cuenta que no todos los filósofos han criticado la labor de los sofistas en la antigua Grecia. A partir del siglo XIX y XX, algunos pensadores como Nietzsche y Grote intentaron reivindicar la importancia filosófica de este grupo de intelectuales.

Según estos autores, los sofistas era auténticos filósofos, cuyas doctrinas deben analizarse como posturas serias.

Te podría interesar...
¿Qué es el método socrático y para qué se utiliza?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es el método socrático y para qué se utiliza?

El método socrático es una técnica que invita al autocuestionamiento e impulsa el pensamiento crítico. Entra para conocerlo en detalle.