Edema pulmonar, ¿cuáles son sus síntomas y causas?

El edema de pulmón provoca dificultad para respirar, sensación de ahogo y taquicardia.
Edema pulmonar, ¿cuáles son sus síntomas y causas?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 29 marzo, 2021.

Última actualización: 29 marzo, 2021

El edema pulmonar es una patología que consiste en la acumulación de líquido en los pulmones. Esta acumulación dificulta la respiración y, por ello, pone en riesgo la vida.

En la mayoría de los casos, el edema pulmonar se produce por problemas del corazón. Sin embargo, también se puede producir por traumatismos, neumonías (infección en los pulmones) o por medicamentos, como indican los expertos en salud.

Aunque muchas veces se produce de manera progresiva, puede presentarse de repente. En esos casos se trata de una emergencia médica, y puede llegar a ser mortal. Por ello mismo, no se debe dejar pasar por alto y buscar ayuda médico cuanto antes.

En este artículo te explicamos en qué consiste el edema pulmonar, sus causas y sus síntomas.

¿En qué consiste el edema pulmonar?

El edema pulmonar puede ser mortal.
Esta patología suele caracterizarse por dificultad para respirar.

Los alvéolos son las bolsas de aire que forman los pulmones. Se encargan de absorber oxígeno y eliminar dióxido de carbono durante la respiración. Cuando se llenan de líquido en lugar de aire, este intercambio de gases no puede realizarse de forma correcta.

La acumulación de líquido es el denominado edema pulmonar. Se suele producir por causas relacionadas con el corazón. En estas circunstancias, se denomina edema pulmonar cardiogénico. Ocurre más que todo cuando el ventrículo izquierdo del corazón se debilita.

Por otra parte, el edema pulmonar puede no estar relacionado con el corazón (edema no cardiogénico). Sucede, por ejemplo, cuando una persona sube a zonas de gran altura.

Podría interesarte: Neumonía o pulmonía

¿Cuáles son las causas del edema pulmonar?

Edema pulmonar cardiogénico

Como ya hemos mencionado, el edema pulmonar cardiogénico ocurre a raíz de una enfermedad cardiaca. Los problemas que provocan edema pulmonar de forma más frecuente son los siguientes:

  • Alteraciones de las arterias coronarias. Son aquellas que se encargan de la circulación del corazón. Suelen obstruirse debido a acumulaciones de grasa (placas de ateroma), lo que provoca que se debilite el corazón. La sangre tiende a acumularse en los pulmones, y esto hace que pase líquido a los alvéolos.
  • Lesiones del músculo cardiaco. Se denomina cardiomiopatía. Ocurre lo mismo que en el caso anterior, al no latir con suficiente fuerza el corazón, el líquido regresa a los pulmones.
  • Problemas de las válvulas cardíacas.
  • Hipertensión.

Edema pulmonar no cardiogénico

En este caso, las principales causas son las siguientes:

  • Grandes altitudes. Cuando una persona sube a zonas de gran altura, puede producirse un aumento de presión debido a la vasoconstricción de los capilares pulmonares. Esto hace que el líquido pase a los alvéolos.
  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda. Es un trastorno en el que los pulmones se llenan de líquido y glóbulos blancos. Puede deberse a traumatismos o infecciones.
  • Medicamentos.
  • Por una embolia pulmonar. Ocurre cuando un coágulo ocupa un vaso sanguíneo pulmonar e impide que circule la sangre de forma adecuada.
  • Infecciones virales.
  • Inhalación de humo o ahogamiento.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas van a depender de la causa y de la rapidez con la que se instaure el edema. Cuando ocurre de forma aguda, los principales síntomas son los siguientes:

  • Sensación de asfixia.
  • Ruidos al respirar (sibilancias).
  • Tos que puede tener manchas de sangre.
  • Taquicardia, el corazón late a un ritmo acelerado.
  • La piel puede estar fría y húmeda y los labios, azulados.
  • Dificultad para respirar que empeora al tumbarse.

Cuando el edema aparece de manera progresiva, los síntomas son algo diferentes:

  • También se produce dificultad para respirar, tanto con el esfuerzo como al acostarse.
  • Las piernas pueden hincharse.
  • Aumenta la sensación de fatiga.
  • Aumento de peso.
  • Tos al acostarte y que se alivia al sentarte.
El edema pulmonar tiene varios síntomas.
El edema también puede abarcar los miembros inferiores.

¿Cómo podemos prevenirlo?

Para tratar de prevenirlo, lo principal es intentar evitar un problema cardiaco. Es necesario controlar la presión arterial, ya que la hipertensión es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Hacer ejercicio moderado todos los días y mantener una dieta adecuada son medidas esenciales. Ayudan a controlar los niveles de presión arterial, y también el colesterol en sangre. Esto es importante porque el colesterol está relacionado con las patologías de las arterias coronarias.

Por otra parte, hay que evitar fumar y beber alcohol. Además, se recomienda mantener nuestro peso de manera saludable. Y, por supuesto, hay que tratar de controlar el estrés.

Si sientes dificultad para respirar, fatiga o alguno de los síntomas mencionados, no dudes en acudir de forma urgente a un médico. El edema pulmonar es una situación delicada que pone en riesgo tu salud.

Te podría interesar...
¿Sabemos reconocer los síntomas de un infarto?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Sabemos reconocer los síntomas de un infarto?

Curiosamente, siendo una de las principales causas de muerte en el mundo, muchas veces no se llega a reconocer los síntomas de un infarto