Empirismo: qué es, características y ejemplos

El empirismo es un movimiento filosófico que intenta explicar la formación de ideas y la adquisición del conocimiento. Según esta postura, dichos procesos solo se originan a través de la experiencia sensorial.
Empirismo: qué es, características y ejemplos
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati el 30 junio, 2021.

Última actualización: 30 junio, 2021

Desde la antigua Grecia, muchos filósofos se han preguntado cómo el ser humano conoce la realidad. ¿Será que lo hace a través de los sentidos o mediante la razón? Esto ha llevado a la formulación de diversas teorías, como el empirismo, el racionalismo, el escepticismo y otras.

A lo largo de los siglos, las preguntas en torno al conocimiento han sido planteadas por los filósofos. Pues la forma en cómo el ser humano se aproxima a la realidad parece ser uno de los temas más inquietantes. A continuación hablaremos sobre una de las corrientes más influyentes que ha intentado dar respuesta al problema del conocimiento.

¿Qué es el empirismo?

El empirismo es una corriente filosófica que enfatiza el papel de la experiencia y la evidencia (especialmente la percepción sensorial) en la formación de ideas y adquisición del conocimiento. Es decir, para los empiristas nacemos con la mente vacía y la misma adquiere contenido a medida que percibimos y experimentamos por los sentidos.

No habría ningún contenido mental que sea creado exclusivamente por el intelecto o la creatividad. En consecuencia, aquellas producciones humanas, como los seres mitológicos, las obras de arte e incluso las matemáticas, tendrían su origen en la experiencia.

Por ejemplo, un empirista diría que un dragón no es un concepto que se originó en la mente de una persona. Sino que gracias a la percepción y experiencia con reptiles, animales voladores y el fuego, se pudo crear a este ser inexistente.

Este movimiento filosófico tiene sus raíces en Grecia, especialmente en las obras de Aristóteles, los sofistas y los escépticos. En aquella época se diferenciaban dos tipos de conocimiento: el técnico y el teórico. El primero era adquirido por la experiencia y era propio de los médicos, arquitectos o artesanos. Mientras el segundo se obtenía mediante la razón y trataba aspectos de la vida, como el ser de las cosas o la noción del bien y el mal.

No obstante, el empirismo como corriente filosófica surge en la Edad Moderna, entre los siglos XVII y XVIII. Sus principales exponentes fueron filósofos ingleses como John Locke, George Berkeley y David Hume.

Aristóteles inició el empirismo.
Aristóteles es la figura de Grecia que se asocia al empirismo, aunque no se establece como tal hasta la Edad Moderna.

¿Cuáles son las principales características del empirismo?

Para comprender mejor esta postura filosófica, a continuación presentamos sus características esenciales:

  • La razón está limitada por la experiencia. En otras palabras, para la formación de ideas y adquisición del conocimiento, el raciocinio pasa a segundo plano. En este caso, los sentidos y la evidencia son la única fuente de información confiable.
  • Niega la existencia de ideas innatas. Según los empiristas, las personas no nacemos con ideas en la mente. En su lugar, afirman que los contenidos mentales se crean a partir de la experiencia sensible.
  • Se opone al racionalismo. El empirismo y el racionalismo se conciben como dos posturas opuestas. Pues la segunda afirma que los conocimientos se adquieren a través de la razón y que solo por ella se pueden descubrir verdades universales. Asimismo, destaca que los sentidos son una fuente engañosa para adquirir conocimiento.
  • Se trata de un método inductivo. También conocido como método científico, está basado en la idea de la comprobación experimental de hipótesis. En líneas generales, esta metodología pretende obtener conclusiones generales a partir de casos particulares.

5 ejemplos de empirismo

A lo largo de la historia y en la vida cotidiana podemos encontrar muchos ejemplos que reafirman la teoría empirista. Algunos de ellos son los siguientes.

1. Aprender el idioma materno

Aprender a hablar depende mucho de la experiencia. El niño conoce las palabras dentro del entorno, escuchándolas y aprendiendo los significados que los demás le atribuyen a cada una.

2. Saber que el fuego quema

Es muy probable que un niño, al ver el fuego por primera vez, acerque su mano para conocer de qué se trata. A pesar de que le digan que no debe tocarlo, es un objeto que llama mucho la atención. Tarde o temprano se quemará al intentar tocarlo y allí aprenderá que no debe hacerlo más.

3. Hipótesis sobre el clima

Antes de que existiera la meteorología, las personas ya sabían que iba a llover cuando se amontonaban las nubes grises en el cielo. Este es un claro ejemplo de hipótesis por costumbre.

Nubes de tormenta.
Predecir el clima por las nubes o las formaciones en el cielo es un ejemplo de hipótesis por costumbre.

4. Aprender por ensayo y error

Esto ocurre cuando se prueba una respuesta ante un problema tantas veces como sea necesario, hasta hallar la solución correcta. Por ejemplo, aprender a caminar o a montar bicicleta se hace mediante el conocimiento empírico. Es decir, se ensaya una y otra vez hasta identificar la manera que dé el mejor resultado.

5. Experimentos científicos

La ciencia ha reconocido realidades gracias a la evidencia. En estos casos, los científicos recurren a los hechos observables para determinar si una hipótesis es verdadera o no.

La importancia de la experiencia y la razón para aprender

Si bien es verdad que el ser humano aprende muchas cosas mediante la experimentación y las propias vivencias, no debemos subestimar el papel de la razón humana en estos procesos. Pues es evidente que las personas tienen una capacidad de raciocinio mayor que las demás especies. Y gracias a ello, la humanidad ha logrado grandes cosas.

Dicho esto, consideramos que la experiencia y la razón deberían asumirse en el mismo nivel para la adquisición de conocimientos e ideas. Así como lo hizo el filosofo Immanuel Kant, quien intentó conciliar al racionalismo y al empirismo en su compleja teoría del conocimiento.

Te podría interesar...
Aprendizaje situado: ¿en qué consiste?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Aprendizaje situado: ¿en qué consiste?

El aprendizaje situado toma en cuenta el contexto sociocultural, por lo que es específico y sensible a la comunidad en la que se trabaja.