Pragmatismo: ¿en qué consiste esta corriente filosófica?

El pragmatismo determina la verdad de un conocimiento basándose en la utilidad práctica del mismo. Es decir, si es útil es verdadero. ¿Estás de acuerdo?
Pragmatismo: ¿en qué consiste esta corriente filosófica?
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati el 17 junio, 2021.

Última actualización: 17 junio, 2021

El pragmatismo es una corriente filosófica que afirma que una idea o un conocimiento es verdadero si tiene una utilidad práctica. El surgimiento de esta postura tuvo lugar a finales del siglo XIX y fue creada por Charles Peirce. Posteriormente fue desarrollada por William James y John Dewey.

Durante la primera parte del siglo XX el pragmatismo pierde la popularidad que había adquirido en sus inicios. Sin embargo, en la década de 1970 se sitúa como una teoría influyente, impulsada por filósofos contemporáneos de renombre, como Richard Rorty, Hilary Putnam, Jürgen Habermas y Robert Brandom.

Hoy en día, la noción de pragmatismo es muy utilizada en diferentes ámbitos de la vida, incluso para hacer referencia a actitudes y asuntos cotidianos. Es por ello que presentaremos en qué consiste esta corriente filosófica, sus características y algunos conceptos clave.

¿Qué es el pragmatismo?

El pragmatismo es un movimiento filosófico que nace en Estado Unidos en 1870. Defiende que una idea, proposición o conocimiento es verdadero si tienen una utilidad práctica. En este caso, la verdad de los postulados científicos, filosóficos o políticos estará determinada por la aplicabilidad de los mismos en la vida.

Por lo tanto, si el postulado funciona satisfactoriamente (cumple los fines), entonces debe aceptarse como verdadero. En cambio, si la idea es poco práctica debe ser rechazada.

En este punto cabría preguntarse en qué sentido es útil una idea o conocimiento. Podría decirse que el pragmatismo defiende la generación de ideas que apunten a la adaptación, sobrevivencia y progreso de la humanidad. Por lo tanto, el objetivo de la filosofía y la ciencia será cumplir con ello.

No obstante, algunos detractores de esta postura afirman que la utilidad se define desde el punto de vista de los intereses de la burguesía o de alguna otra entidad que detente el poder. Lo que conlleva consecuencias negativas a otros miembros de la sociedad, en especial los más vulnerables.

Concepto de igualdad.
Para algunos pensadores, el pragmatismo atenta contra la igualdad, ya que se basa en los conceptos que impone la burguesía.

Exponentes del pragmatismo

Los pioneros y principales representantes del pragmatismo fueron los siguientes pensadores:

  • Charles Sanders Peirce (1839-1914). Lógico, científico y filósofo estadounidense. Además de ser el creador del pragmatismo, también se le conoce como el padre de la semiótica, junto a Ferdinand de Saussure.
  • William James (1842-1910). Filósofo y psicólogo estadounidense. Se desempeñó como profesor de psicología en Harvard y se le conoce como el creador de la psicología funcional.
  • John Dewey (1859-1952). Psicólogo, pedagogo y filósofo estadounidense. Fue considerado como uno de los grandes pensadores de la primera mitad del siglo XX. Asimismo, fue uno de los representantes de la pedagogía progresista en Estados Unidos. También escribió sobre arte, lógica, ética y democracia.

En la década de 1940 el pragmatismo perdió la influencia y prestigio que había adquirido. No obstante, en 1979 empezó a adquirir popularidad nuevamente, gracias Richard Rorty con su escrito “La filosofía y el espejo de la naturaleza”.

Conceptos claves del pragmatismo

Para comprender mejor este movimiento filosófico es pertinente tener claro el significado que adquieren algunas nociones dentro del marco teórico. Aunque es pertinente considerar que los pragmatistas han adoptado diferentes puntos de vista.

Verdad

Para el pragmatismo no hay verdades absolutas, sustanciales e inmutables. El valor de la misma será otorgado en la medida que conserva y mejora los modos del ser humano. Dicho esto, el propósito de la filosofía y la ciencia es identificar y satisfacer necesidades.

Pero, ¿cómo determinamos la utilidad de los conceptos? Mediante la experiencia y verificación empírica de los resultados. Es decir, una vez que el conocimiento nos haya servido para algo.

Dicho esto, todas las creencias y teorías son hipótesis de trabajo que, en algún momento, necesitarán modificarse (refinarse, revisarse o rechazarse) en función de investigaciones y experiencias futuras.

Experiencia

Para los pragmatistas, la experiencia es el proceso que nos permite identificar nuestras necesidades. Gracias a ella podemos crear conocimiento verdadero, pues nos proporciona la información del mundo exterior y nos permite reconocer alternativas para adaptarnos a él.

En consecuencia, el sujeto no es un ente pasivo que solo recibe estímulos externos. Al contrario, como agente activo interpreta lo que percibe del mundo y construye ideas acordes para el buen desenvolvimiento.

Investigación

Siguiendo con este razonamiento, el pragmatismo postula que la investigación científica y filosófica consiste en la creación de métodos que contribuyan a hacer realidad la idea de progreso. En este sentido, es una actividad colectiva y siempre en movimiento.

Para los pragmatistas, el método por excelencia es el experimental y el objeto de estudio siempre es empírico. Además, la utilidad de las investigaciones consiste en la sustitución de las dudas por creencias fundamentadas.

De esta forma, el rol del investigador es plantear hipótesis, tomando en cuenta los resultados que tendrán sus acciones (si serán útiles o no). Por lo tanto, las preguntas de investigación deben estar orientadas a solventar cuestiones específicas.

Plan de vida en el pragmatismo.
El pragmatismo prefiere establecer teorías e hipótesis en base a su utilidad para la vida cotidiana.

Características del pragmatismo

En líneas generales, las características sobresalientes del pragmatismo son las siguientes:

  • Es anti fundamentalista: no acepta verdades últimas e inmutables. Por lo tanto, no está de acuerdo con las religiones y los dogmas.
  • Privilegia la experiencia sobre la teoría: la experiencia es esencial y prima sobre los principios preconcebidos. La verificación empírica es la que marca la pauta y establece lo que se considera verdadero.
  • No existen hechos o verdades incognoscibles: hay filósofos, como Kant, quienes hablaban de verdades inaccesibles en sí mismas, las que se encuentran escondidas para siempre detrás de los fenómenos que podemos percibir. Para los pragmatistas esta asunción es inútil y ociosa. Lo que importa es definir la verdad a partir de nuestra experiencia limitada de lo real.

¿Qué implica ser pragmático?

El término pragmático suele ser una expresión popular. Dicho uso no se aleja de la corriente filosófica y, en términos coloquiales, suele aludir a una persona o actitud centrada en la obtención de resultados útiles en lugar del procedimiento mismo.

Esta expresión puede traer consecuencias beneficiosas o perjudiciales. Depende mucho de las circunstancias en la que se aplique.

Es decir, si somos pragmáticos en la resolución de problemas, podremos ahorrarnos muchos procedimientos inútiles. Pero en ocasiones, las acciones pueden ser juzgadas por inescrupulosas o dañinas si se basan en la máxima de que el fin justifica los medios.

Te podría interesar...
5 rasgos de las personas maquiavélicas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
5 rasgos de las personas maquiavélicas

Las personas maquiavélicas son frías y calculadoras. Tienen una capacidad empática muy reducida y utilizan a los demás para su propio beneficio.