8 errores que provocan mal olor en la ropa

¿Sabías que existen muchos factores que pueden desencadenar mal olor en la ropa? No solo se trata del olor corporal. Te contamos cómo prevenir este problema.
8 errores que provocan mal olor en la ropa

Última actualización: 20 mayo, 2022

¿Sabías que puedes estar cometiendo algunos errores que provocan un mal olor en la ropa? En general, tener las prendas con un olor y una textura agradable nos permite sentirnos bien. La ropa, que tiene interacción con la piel, nos da el placer de sentirnos limpios y bien presentados.

Por eso, cuando se impregna de mal olor, hay una sensación muy desagradable. Pero, ¿qué provoca esta situación? ¿Por qué a pesar de lavarlas de forma regular dejan de oler bien? Existen varios factores que inciden en este problema. Veamos. 

8 errores que provocan mal olor en la ropa

Muchas veces pensamos que para evitar el mal olor en la ropa basta con poner algún suavizante o jabón con olor en la lavadora. Sin embargo, cuidar las prendas de los olores desagradables implica tener otra serie de consideraciones. ¿Cuáles son los errores que debemos evitar?

1. No lavar la ropa de forma inmediata

Al quitarse una prenda, muchas personas tienen por costumbre ponerla a airear y volverla a guardar para otro uso. No obstante, ignorar su lavado puede ser un gran error, sobre todo si se ha tenido un día con mucho movimiento y se ha sudado. 

En algunos textiles no es suficiente dejar airear para que se vaya el olor desagradable. Por el contrario, el mal olor se impregna aún más por cada día que se deja pasar sin lavado. Además, se puede ir esparciendo el tufillo por el armario.

De forma adicional, las bacterias se van acumulando cada vez que volvemos a usar la ropa sin lavar. Por esta razón, se recomienda lavar las prendas a menudo, en especial aquellas que tienen contacto cercano con la piel.  

No lavar la ropa de forma inmediata
Lavar la ropa lo antes posible es determinante para evitar que acumulen malos olores.


2. Poner la ropa maloliente directamente en la lavadora

Otro error frecuente es depositar la ropa en la lavadora sin realizar previamente una limpieza a mano. Es recomendable refregar la ropa en las axilas o en las partes que acumulan los malos olores por los fluidos corporales. Suele pasar con la ropa interior y los calcetines. 

3. Mezclar todo en la colada

Por lo general, es conveniente separar las prendas que se van a poner a lavar en máquina de acuerdo a los colores y al tipo de tejido. Sin embargo, si tenemos detectadas algunas prendas que huelen mal, es preferible hacer una colada solo para ellas.

Por ejemplo, la ropa deportiva no debería mezclarse con ropa delicada o de uso diario. De hecho, es posible que si se mezclan, terminen transfiriéndose el mal olor de unas a otras.

4. Guardar la ropa húmeda

Otro de los errores que provocan mal olor en la ropa y en los artículos textiles es su almacenamiento cuando aún están húmedas. Es algo que ocurre con mayor frecuencia durante el invierno porque la ropa no se seca con tanta rapidez.

Sin embargo, es un error gravísimo por cuanto la humedad propicia el crecimiento de microorganismos que dejan un olor bastante feo. De hecho, este suele ser bastante difícil de eliminar. 

La recomendación general es ventilar y dar un excelente en el tiempo de secado a nuestras prendas antes de doblarlas y llevarlas  al armario.  Si tenemos secadora, es preciso cerciorarnos de que queden totalmente secas.

Pese a utilizar un ciclo de secado, algunas prendas pueden conservar más la humedad y es necesario darles una ventilación extra antes de doblarlas y guardarlas.

5. No extender la ropa con rapidez

Cuando se pone a funcionar la lavadora es importante sacar las prendas de su interior apenas termine el ciclo de lavado. De lo contrario, la ropa tiende a acumular humedad y, por lo tanto, mal olor.

Si por alguna razón se olvida, lo mejor es verificar si adquirieron un olor desagradable. De ser así, hay que lavarlas de nuevo en un ciclo corto.

6. No limpiar las máquinas

No hacer un mantenimiento a los equipos de lavado también supone un error. Lo idóneo es acudir a un técnico experto para que pueda proceder de forma adecuada. El profesional no solo revisará su sistema, sino que dejará el equipo libre de bacterias y suciedad acumulada en la parte interior.

Sumado a esto, es preciso realizar una limpieza regular de la lavadora y la secadora en casa. Por ejemplo, se puede aplicar vinagre en las gomas para evitar que crezcan mohos en su superficie.

7. Excederse con el tiempo de uso de la ropa

Pese a que no todas las prendas se tienen que lavar en cada uso, es preciso ser mesurado y lavarlas de forma razonable. Por ejemplo, los blue jeans o vaqueros son prendas que podemos usar varias veces. Sin embargo, no debemos exagerar el tiempo entre lavado y lavado por cuanto las bacterias se van acumulando. 

Asimismo, los chorreones de comida y el contacto con otro tipo de sustancias y olores, puede ir generando suciedad y mal olor. Por lo tanto, en lo posible, un jean debe tener máximo 3 posturas. Lo mismo sucede con otras prendas como las chaquetas o los abrigos.

A estos últimos, por ejemplo, es conveniente hacerles una limpieza con un paño untado de agua y jabón en la zona de las axilas, entre el tiempo que pasa en enviarlo a la tintorería.

8. Permitir que se mezcle con otros olores

En algunas apartamentos la zona de lavado no es muy amplia. A veces, queda justo al lado de la cocina, por lo que es muy fácil que el olor a comida quede impregnado en las prendas.

Por tal razón, es necesario planificar la lavada para que no coincida con la hora de las comidas, sobre todo si se cocinan carnes o pescados. Tampoco debería haber un contacto con humo de cigarrillo u otras sustancias.



Mal olor corporal impregnado en la ropa

Pese a que el mal olor en la ropa puede provenir de diversas fuentes, la razón más común es el olor a sudor. Por esta razón, las prendas deportivas suelen ser las que con mayor frecuencia se impregnan de pestilencia tras la práctica de rutinas de ejercicio.

Se produce por el vapor que sale de los poros de la piel para estabilizar la temperatura y, en muchas ocasiones, se trata de un olor desagradable producido por bacterias y otros factores de higiene o ambientales.

Al respecto, los científicos de la Universidad Británica de Northumbria, Chamila J DenawakaIan A Fowlis  y John R Dean se dieron a la tarea de investigar acerca del desagradable sudor que impregna la ropa.

Según la investigación, titulada «Origen, impacto y eliminación del mal olor de la ropa sucia», seis elementos químicos son los que generan este sudor maloliente. Además, identificaron la presencia de ciertas bacterias que causan el olor fuerte. 

Al respecto, una buena higiene corporal y el uso de desodorantes que prevengan el mal olor es fundamental para evitar la proliferación de dichas bacterias.

Bicarbonato de sodio y vinagre para el inodoro.
Productos como el vinagre blanco y el bicarbonato de sodio pueden complementar el lavado para evitar malos olores.

Usa los productos adecuados

Después de conocer varios de los errores que provocan mal olor en la ropa, es preciso recordar la importancia de usar los productos adecuados para su lavado. Más allá de las opciones químicas, alternativas como el vinagre blanco pueden ayudar. Basta con agregar un chorrito durante el enjuague de las prendas.

Asimismo, el bicarbonato y el limón son excelentes aliados contra los malos olores. Estos no solo ayudan con una excelente limpieza, sino que también son antibacterianos y ayudan a dejar impecables las prendas.

Por otra parte, puedes poner en tu armario bolsitas de popurrí que aromaticen las prendas, así como usar fragancias especiales para textiles.

Te podría interesar...
¿Cómo desarrugar la ropa sin plancha?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo desarrugar la ropa sin plancha?

Aprende cómo desarrugar la ropa sin plancha y hacer que tus prendas queden listas para lucirlas con estilo sin disponer del electrodoméstico.



  • Denawaka CJ, Fowlis IA, Dean JR. Source, impact and removal of malodour from soiled clothing. J Chromatogr A. 2016 Mar 18;1438:216-25. doi: 10.1016/j.chroma.2016.02.037. Epub 2016 Feb 15. PMID: 26898151. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26898151/