¿Qué es la estrongiloidiasis y cómo se contagia?

22 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Diego Pereira
Los pacientes inmunosuprimidos son más propensos a sufrir las complicaciones de esta enfermedad. Esto incluye a personas con infección por VIH o que estén bajo tratamiento con esteroides.

La estrongiloidiasis es una enfermedad parasitaria causada por Strongyloides stercoralis, un patógeno capaz de reproducirse dentro del intestino humano. Si bien la mayoría de los casos son leves, puede llegar a ser mortal en pacientes con mal funcionamiento del sistema inmunitario.

Es un problema de salud pública en países en vías de desarrollo, aunque existen focos de la patología en todo el mundo. ¿Te interesa saber un poco más? ¡Sigue leyendo!

¿Cuáles son sus síntomas?

Un paciente con estrongiloidiasis puede presentar múltiples manifestaciones clínicas, siendo muchas de ellas inespecíficas. Por lo tanto, al acudir a un médico el diagnóstico tarda un tiempo en hacerse, a menos que la persona provenga de alguna zona endémica.

Algunos de los síntomas más frecuentes son el dolor abdominal difuso, el sangrado a través de las heces, la diarrea y los vómitos ocasionales. Fuera del aparato digestivo puede presentarse malestar general, erupciones cutáneas y pérdida de peso no explicable.

Las personas con algún grado de inmunosupresión presentan formas más severas de la enfermedad. Más adelante lo comentaremos en detalle.

¿Qué lo causa?

La infección por el parásito Strongyloides stercoralis es el evento que da origen a la enfermedad. Este tipo de microorganismos se caracteriza por tener varios ciclos de vida en los que su forma cambia constantemente; siempre y cuando exista un ambiente ideal para su reproducción.

Lo sorprendente de S. stercoralis es que puede llegar a desarrollarse en el interior del organismo humano. Para que la infección se mantenga durante meses o años no es necesario que el paciente se infecte de forma continua, ya que el parásito se reproduce en su interior.

Esto último permite explicar el hecho de que muchos casos de estrogiloidiasis en España son importados desde otros países, según confirma un trabajo de investigación. Esto se relaciona con cambios en las condiciones de vida en los entornos rurales.

Dolor abdominal por estrongiloidiasis.
Los síntomas digestivos por la parasitosis pueden extenderse a otros órganos cuando hay expansión de los parásitos al atravesar la pared intestinal.

Descubre más: Parásitos alimentarios más comunes

Factores de riesgo

Fuera del cuerpo humano el parásito tiene la capacidad de vivir en la tierra. Se encuentra con mayor frecuencia en comunidades en las que el ser humano tiende a defecar en el exterior.

La vía de entrada más común al organismo es a través de la piel, cuando las personas caminan descalzas sobre el suelo contaminado. A partir de ahí el parásito pasa a la vía sanguínea y al aparato respiratorio.

Este se moviliza y es deglutido hasta alojarse en el aparato digestivo, donde encuentra las condiciones ideales para reproducirse. Por lo tanto, los factores de riesgo más importantes para su adquisición son los siguientes:

  • Vivir en ambientes rurales.
  • Tener malas condiciones socioeconómicas.
  • Padecer algún tipo de inmunodepresión.

Diagnóstico de la estrongiloidiasis

Los médicos utilizan varios métodos para realizar el diagnóstico. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Biometría hemática completa: podría revelar un aumento de los eosinófilos en la sangre. Este es un tipo de células relacionadas con la respuesta frente a infecciones por parásitos.
  • Examen de heces: si bien muchas veces puede resultar negativo, existen técnicas específicas capaces de detectar el parásito. La más efectiva se llama método de Baermann.
  • ELISA: es una técnica de biología molecular capaz de identificar anticuerpos contra el parásito en muestras del paciente.

Tratamiento disponible

Existen varios tratamientos específicos para la enfermedad, aunque por lo general, también es necesario controlar las otras enfermedades capaces de provocar inmunosupresión en un grupo importante de pacientes.

Los fármacos más prescritos son los siguientes:

Descubre más: Enfermedades infecciosas

Posibles complicaciones de la estrongiloidiasis

Cuando el sistema inmune de un paciente se ve afectado, la reproducción del parásito se acelera de forma considerable. Esto trae como consecuencia un fenómeno llamado síndrome de hiperinfección, en el que estos organismos penetran las paredes del intestino.

Con esta modalidad llegan a órganos como el cerebro, el hígado y el aparato urinario. Cualquiera de estas formas suele asociarse con diarrea y dolor intenso, fiebre y desgaste crónico.

Las manifestaciones clínicas tienden a aparecer después de un episodio de inmunosupresión, como el consumo de corticoesteroides.

Examen de materia fecal para estrngiloidiasis.
Los exámenes de la materia fecal permiten detectar algunas parasitosis, mientras las mismas permanezcan en el intestino.

Expectativa y prevención

Son pocos los pacientes que desarrollan cuadros clínicos severos de esta enfermedad. De hecho, muchos pueden persistir sin síntomas durante años, debido a la capacidad que tiene el parásito de alojarse y reproducirse dentro del intestino de los seres humanos.

A pesar de ello, debido a los potenciales efectos negativos sobre la salud que pueden provocar los casos más graves, en algunas zonas se recomienda realizar una detección temprana de estrongiloidiasis antes de iniciar algunos tratamientos con esteroides.

Otras medidas básicas de prevención incluyen el uso de calzado especial para los trabajadores de zonas rurales, la adecuada higiene personal e instruir a los niños sobre los riesgos de llevarse tierra a la boca durante las actividades al aire libre.

Estrongiloidiasis: un ejemplo de parasitosis que puede ser mortal

A pesar de que la mayoría de los casos se registran en países en vías de desarrollo, todavía existen zonas endémicas en países desarrollados. La adecuada promoción de los hábitos de higiene suele ser suficiente para prevenir la estrongiloidiasis, aunque siempre es recomendable acudir al médico de confianza al presentar los primeros síntomas.

  • Martínez L, et al. Diagnóstico y tratamiento de la estrongiloidosis. Revista Cubana de Medicina Militar 2011;40(2):157-167.
  • Dourmishev AL, Dourmishev LA, Schwartz RA. Ivermectin: pharmacology and application in dermatology. Int J Dermatol. 2005;44(12):981-8.
  • Llagunes, J., et al. "Hiperinfección por Strongyloides stercoralis." Medicina intensiva 34.5 (2010): 353-356.
  • Igual R, et al. Estrongiloidiasis: epidemiología, manifestaciones clínicas y diagnóstico. Experiencia en una zona endémica: la comarca de La Safor (Valencia). Enferm Infecc Microbiol Clin 2007;25 Supl 3:38-44.
  • Campo Polanco, Laura, Lina A. Gutiérrez, and Jaiberth Cardona Arias. "Infección por Strongyloides stercoralis: metanálisis sobre evaluación de métodos diagnósticos convencionales (1980-2013)." Revista Española de Salud Pública 88.5 (2014): 581-600.