¿Cómo evitar el dolor en la penetración?

23 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
La penetración sin dolor es clave para lograr una relación sexual saludable y cómoda. Te comentamos algunos consejos para evitar este problema.

La intimidad en la pareja es uno de los factores claves para su buen funcionamiento. Más allá de la voluntad de tener sexo, algunas mujeres no logran disfrutarlo al 100 % porque, en el momento de la penetración, evitar el dolor se les hace casi imposible. Si esto sucede, la primera acción es conversar para no crear falsas alarmas. Ante negativas, él podría creer que no hay interés.

Por otro lado, tener relaciones a pesar del dolor podría provocar que la mujer relacione un acto sexual positivo con un estímulo negativo. Más allá de sentir vergüenza, es mejor plantear qué sucede para buscar alternativas juntos. Hay que ser sinceros con el asunto y no dejar pasar demasiado tiempo. Si bien puede tratarse del miedo de las primeras veces, también la causa podría ser alguna enfermedad.

En cualquier caso, detectar el verdadero motivo es la única forma de vivir el sexo con libertad. Además, cuanto antes se solucione el problema; más feliz estará la pareja. ¿Quién no desea poder tener relaciones sexuales de forma cómoda y placentera?

Consejos para evitar el dolor durante la penetración

Para combatir las molestias, primero hay que identificar los verdaderos motivos. Hacer algunos cambios en la rutina sexual puede eliminar estos malos momentos. Pero si el problema persiste, se aconseja consultar con un profesional.

Relajarse y tener confianza

Pareja en la cama a punto de besarse
La postura ideal para hacer un francés inolvidable es el 69.

En el caso de que sea la primera vez o las sucesivas a esta, el dolor puede estar relacionado con el miedo; tal y como explica un artículo publicado por la Revista Argentina de Clínica Psicológica.

El estrés que provoca experimentar el cambio de convertirse en mujer activa es una causa primordial. De ser así, la mujer debe preguntarse si se siente preparada y si está con la persona en la que confía. Si estas respuestas son positivas, entonces el mecanismo es ir despacio, relajarse y confiar en ambos.

Visita este artículo: ¿Por qué es importante estar relajada en el sexo?

Cambiar de posición

Tal vez el tamaño del pene o la fuerza que utiliza el hombre en la penetración sean las posibles causas. Es posible que con la postura habitual, la penetración sea demasiado profunda y choque con las paredes vaginales de forma violenta.

Para descartar estos motivos, es necesario probar con diferentes posiciones. Por ejemplo, si la mujer se coloca encima podrá controlar mejor el ritmo y la profundidad.

Juegos previos o lubricantes

Lubricante

Un error común es permitir que la ansiedad de llegar a ese momento opaque los juegos previos. De esta manera, la mujer tal vez no tenga la suficiente lubricación natural.

La pasión invita a hacer uso de los juguetes antes del coito. Aún mejor si estos se acompañan de caricias, besos, sexo oral… En definitiva, acciones que provoquen una mayor excitación. En esta línea, si el problema es que la vagina está un poco reseca, la aplicación de aceites especiales para la ocasión hará del sexo algo formidable. Además de evitar el dolor.

No olvides leer: Los 6 mejores juegos preliminares

Control ginecológico, en especial si hay dolor durante la penetración

Si a pesar de los esfuerzos, el dolor no disminuye o de repente han aparecido malestares, es necesario visitar al profesional. En este aspecto, desde una simple cistitis (infección urinaria que afecta a la vejiga) hasta una enfermedad venérea son capaces de ocasionar molestias en la penetración.

Lo que está claro es que algo ocurre en el organismo y se tienen que realizar algunos estudios para encontrar el motivo. Por ejemplo, la dispareunia (coito doloroso) puede tratarse con antibióticos u otros medicamentos según el resultado de los análisis.

Terapia para el vaginismo

¿Qué es el vaginismo? En este caso, la vagina se contrae sin querer ante el mínimo estímulo exterior debido a un trauma del pasado o a alguna asociación errónea. Se detecta porque sucede en posibles intentos de penetración, incluidas las revisiones médicas.

El vaginismo puede considerarse por algunos autores como un mecanismo de defensa fóbico, en la mayoría de las veces secundario a experiencias psicosexuales negativas.

Yuneidy Alejandra Becerra-Alfonso (2015)

Es un problema psicológico capaz de corregirse, por ejemplo, con terapia cognitivo-conductual. Esta te ayudará a controlar ciertos pensamientos, aliviar las emociones negativas y actuar con positividad. En general, se trata de un ciclo de terapias de breve duración: unas 10 sesiones de 45 minutos en las que se te ayudará a mejorar este problema.

Mujer médico perinatólogo.

¿Sientes dolor durante la penetración?

Ambos en una relación deben preocuparse por mantenerse activos. Así que tomar medidas es un beneficio para la mujer que sufre los dolores sexuales y también es una ventaja para la pareja.

Sin embargo, no hay que olvidar que lo primero es mantener conversaciones libres y transparentes sobre lo que sucede. Mientras el malestar se corrige, existen otras alternativas para mantener el contacto. Ya sea por medio del sexo oral o masturbando al otro.

  • Becerra-Alfonso Yuneidy Alejandra. Trastornos del dolor sexual femenino: una revisión de su definición, etiología y prevalencia. Medicas UIS  [Internet]. 2015  Dec [cited  2018  Nov  02] ;  28( 3 ): 267-272. Available from: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-03192015000300001&lng=en.
  • García-Pérez Hilda, Harlow Sioban D. Cuando el coito produce dolor: una exploración de la sexualidad femenina en el noroeste de México. Salud pública Méx  [revista en la Internet]. 2010  Abr [citado  2018  Nov  02] ;  52( 2 ): 148-155. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342010000200007&lng=es.
  • Moltedo-Perfetti Andrés, Cittadini María José, Nardi Bernardo, Arimatea Emidio, Moltedo-Perfetti Piero. Evaluación de la calidad de vida en mujeres con vaginismo primario mediante el WHOQOL-BREF. Rev. chil. obstet. ginecol.  [Internet]. 2014  [citado  2018  Nov  02] ;  79( 6 ): 466-472. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75262014000600003&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262014000600003.
  • Moyano, Nieves y Sierra, Juan Carlos (2015). Descifrando las disfunciones sexuales femeninas en el DSM-5. Revista Argentina de Clínica Psicológica, XXIV (3), 277-286. [Fecha de Consulta 2 de Noviembre de 2020]. ISSN: 0327-6716. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=2819/281946988009