Ideas para incluir flecos en la decoración de tu casa

¿Buscando un estilo boho para tus espacios? Los flecos son la mejor opción. Puedes incluirlos en espejos, manteles, cortinas y mucho más.

¿Has escuchado decir que la moda siempre vuelve? Parece que un ejemplo perfecto es la tendencia de incluir flecos en la decoración de la casa. Hubo un tiempo en que estos fueron bastante populares, pero empezaron a perder adeptos, a tal punto que las personas se olvidaron de ellos.

En los siglos XVII y XVIII se utilizaban para decorar palacios. Luego, en los años 20, volvieron a renacer. Y pasados unos años, como en la década de los 70, lograron recobrar su popularidad. En la actualidad, cuando se pensaba que los flecos habían caído en el olvido, regresaron para adornar el hogar.

¿Dónde incluirlos para dar un nuevo estilo? Si los sabes incorporar te permitirán crear un ambiente boho capaz de resaltar cualquier espacio. Aquí algunas ideas de flecos en la decoración de tu casa.

Casa con estilo boho.
Las casas bohemias y vintage pueden valerse de los flecos para crear ambientes con estilo.

Flecos XXL

Se les llama de esta forma por su peculiar manera de dividir. En el hogar, este concepto se usa para separar estancias y combinar con el espacio. Los diseñadores de interiores suelen usarlo para jugar con el efecto visual que los flecos XXL proporcionan.

Al colgar una cortina larga con flecos podrás distribuir los espacios como si fuera una pared, pero al mismo tiempo dando un concepto abierto. Por supuesto, si te gusta que tu habitación se vea desde la sala. Aunque es algo atrevido, hay personas que les fascina.

Lee también: ¿Cómo elegir las cortinas adecuadas para tu hogar?

Mantel con acabados en flecos

Para una reunión con viejos amigos o en familia, un mantel con acabados en flecos puede ser ideal para una foto inolvidable y resaltar el comedor como nunca antes. Solo asegúrate de escoger los colores correctos y los utensilios adecuados para decorar la mesa.

Un jarrón y flores que hagan juego con el mantel podría ser una buena opción. ¿Ya tienes una idea para recibir a tu próxima visita? Solo añade un poco de estilo para que lo demás haga magia.

Espejos con flecos

Si tienes un espejo redondo, puedes aprovecharlo para obtener una buena decoración, añadiendo flecos alrededor. En realidad, puedes sacar tu lado creativo y agregar los flecos como mejor te parezca.

Ideal para adornar una pared que creas que necesite un objeto que realce. Toma en cuenta que los espejos con flecos se usan, la mayoría de las veces, en paredes con colores pálidos, para no competir por la atención.

Mural de macramé

Un adorno de macramé tiende a utilizar flecos y podría adornar de la misma forma que la idea anterior. Es ideal para una pared que necesites realzar. En este caso, puedes jugar con los colores con que está hecho el adorno de macramé y la pared.

Muchas personas usan las artesanías aborígenes hechas con macramé para darle un toque y estilo único al hogar.

Puf con flecos

¿Se te había ocurrido? Si lo sabes combinar, podría darle un buen estilo a tu hogar. Se suele utilizar el terciopelo para crear los acabados con flecos, aunque tu imaginación podría no tener límites para jugar con los colores, el tipo de tela y el espacio adecuado.

Alfombra con flecos.
En las alfombras hay una forma clásica de emplear flecos dentro del hogar, aunque será necesario determinar el largo más adecuado de los mismos.

Descubre: Dos ideas fantásticas para hacer un puf

Consigue un estilo único al incluir flecos en la decoración de tu casa

A pesar de que los flecos tiendan a pasar de moda, buscarán un modo de volver a aparecer y adornar los hogares con un estilo boho. Además, si estás buscando agregarle algo vintage a tu hogar, podrían ser tus aliados.

Úsalos como acabados en un mantel, para adornar un espejo o un puf, e incluso en un tejido de macramé. Que tu imaginación y creatividad no se detengan aquí; es hora de decorar el hogar al mejor estilo bohemio. ¡Adelante!

  • Ching, Francis DK, and Corky Binggeli. Diseño de interiores: un manual. Gustavo Gili, 2015.