Por qué debes lavar la ropa nueva antes de usarla

Además de la cuestión higiénica, las prendas nuevas pueden traer microorganismos en sus tejidos que dañan la piel. Es importante lavarlas antes del primer uso para reducir el riesgo de alergias e irritaciones.
Por qué debes lavar la ropa nueva antes de usarla

Escrito por Jonatan Menguez

Última actualización: 03 agosto, 2023

Es común que, al adquirir una nueva prenda, el deseo de utilizarla postergue su primer lavado. Sin embargo, la ropa estuvo expuesta a numerosas instancias que desconocemos antes de tenerla en nuestras manos.

Desde los químicos utilizados en su confección hasta la exhibición en tienda pueden dejar bacterias, polvo y agentes alérgenos que luego terminan en la piel. Descubre cómo y por qué debes lavar la ropa nueva antes del primer uso.

Higienizar toda la ropa nueva

Es probable que, por costumbre, el lavado de ropa nueva se reduzca a las prendas íntimas. Si bien es cierto que se trata de las piezas más importantes de higienizar, antes de ponerlas en contacto con la piel, la acción debe extenderse a toda la ropa.

Diversos estudios demuestran que las telas pueden albergar bacterias, ácaros y otros microorganismos derivados del proceso de producción, traslado y exhibición. De hecho, la industria textil es la segunda más contaminante del planeta, tal como sugieren informes de la ONU.

Exponer la piel al contacto con la ropa conlleva riesgo de contraer alergias o generar irritaciones. Si bien no se trata de un riesgo alto, es mejor prevenirlo con un lavado previo. Veamos todos los motivos por los que es importante lavar ropa nueva antes de usarla.



Uso de sustancias tóxicas

Durante el proceso de fabricación de ropa se utilizan numerosos químicos y sustancias tóxicas que pueden dañar la piel. Esto comienza con los pesticidas y herbicidas que se aplican en las plantaciones vinculadas, como las de algodón o lino. Analizando una serie de prendas nuevas, diversos estudios descubrieron que incluían restos de secreciones respiratorias, microorganismos y hasta bacterias fecales.

Químicos y blanqueadores

Los productos químicos, blanqueadores y tintes que por lo general se aplican durante la fabricación también pueden dejar restos en los tejidos. El contacto de tales sustancias con la piel puede producir irritaciones, sobre todo en personas con la dermis sensible. Un compuesto frecuente en este proceso es el formaldehído o formol, de carácter altamente irritante.

Alergia por la ropa nueva

Además de los pesticidas que están en contacto con las fibras naturales, las sintéticas, como el nylon, el acrílico o el poliéster, también se exponen a diversos procesos químicos. Los derivados de estos químicos generan reacciones adversas en la piel, además de posibles alergias.

Según expertos de la Clínica Mayo, uno de los desencadenantes más comunes de las alergias son los ácaros del polvo y el moho. Evitarlos en la ropa nueva es posible con un lavado previo.

Traslado

Mucha ropa viaja miles de kilómetros, hasta llegar a las tiendas de nuestra ciudad. Desde el país de fabricación hasta el punto de venta pueden pasar semanas y hasta meses en los que se desconocen las condiciones de conservación.

Los gérmenes pueden vivir en los tejidos durante todo ese lapso de tiempo. Además, en alguna instancia del proceso es posible que aparezcan piojos o chinches que también sobreviven en la ropa, por días.

Exhibición en tienda

Aunque las prendas hayan llegado a la tienda cuidando todos los procesos de higienización y se encuentren libres de restos químicos, aún resta la exhibición. El pase de manos es común en los locales de ropa, así como la instalación en vidrieras, percheros o estantes.

Siempre está la posibilidad de que potenciales clientes se hayan probado esa prenda antes o que se haya caído al suelo. Por motivos de higiene, esta cuestión es fundamental para lavar la ropa antes de usarla.

Cuidar otras prendas

Además de las razones sanitarias, lavar ropa nueva antes de utilizarla, evita desteñir el resto de las prendas. Algunos tintes frescos pueden afectar otras prendas con las que entre en contacto.

Cómo lavar la ropa nueva antes de usarla

El proceso es similar al resto de la ropa, aunque existen algunos consejos específicos, para asegurarse de eliminar cualquier resto alérgeno de las prendas nuevas.

  • Leer la etiqueta. Siempre es importante conocer las condiciones de lavado específicas. Algunas prendas se achican a temperaturas altas.
  • Lavarla aparte. En especial, si se trata de prendas coloridas. De lo contrario, lavarla junto a prendas de tonos similares.
  • Prendas íntimas. Se les debe poner especial atención, sobre todo a bikinis y ropa interior, ya que están en contacto con zonas más sensibles del cuerpo.
  • Ropa de bebé. La piel del infante también es más sensible, por lo que sus prendas nuevas deben higienizarse con jabón neutro y detergente sin químicos.
  • Vinagre o bicarbonato. Una cucharada de estos productos al momento del lavado ayuda a eliminar los restos químicos.
  • Tender a la sombra. Colgar la ropa en sitios aireados y, en lo posible, sin contacto directo con el sol para evitar desteñir colores fuertes.


La importancia de lavar la ropa nueva

Más allá de las razones higiénicas, existe un potencial riesgo de generar irritaciones en la piel o alergias que se puede eliminar con un lavado previo. Evita poner en contacto tu dermis con prendas que pueden brillar y oler muy bien, pero que se desconoce su origen y traslado. En especial, las personas con piel sensible.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Clínica Mayo. (2022). Alergias, descripción general. https://www.mayoclinic.org/
  • Organización de las Naciones Unidas (ONU). (2018). La ONU ayuda a la industria de la moda a cambiar a bajas emisiones de carbono. Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.  https://www.un.org/es/actnow/facts-and-figures
  • Rozas-Muñoz, E.; Gaméb, D. & Serra-Baldricha, E. (2018). Dermatitis de contacto alérgica por regiones anatómicas. Claves diagnósticas. Actas Dermo-Sifiliográficas, Vol. 109. Núm. 6. páginas 485-507. https://www.actasdermo.org

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.