Ligadura de hemorroides con banda elástica: ¿en qué consiste?

Edith Sánchez·
19 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
24 Marzo, 2021
La ligadura de hemorroides con banda elástica ha probado ser un procedimiento seguro y eficaz para solucionar esa molesta patología. Si bien tiene algunos inconvenientes, son muchos los beneficios que ofrece.

La ligadura de hemorroides con banda elástica es el tratamiento no quirúrgico más eficaz para tratar las hemorroides internas. Pese a que ofrece resultados satisfactorios a largo plazo, muchas personas no lo eligen porque es un procedimiento doloroso.

Las hemorroides son vasos sanguíneos inflamados en la zona inferior del recto y el ano. Aunque no ponen en riesgo la vida, sí constituyen una gran molestia para quien las padece. Suelen causar dolor, ardor, malestar y sangrado.

Cuando los tratamientos caseros no generan alivio, la ligadura de hemorroides con banda elástica resulta ser una alternativa prometedora. Esto podría evitar una cirugía que, si bien ofrece mejores resultados a largo plazo, también es más costosa y tiene más riesgo de complicaciones.

¿Cuándo es necesaria la ligadura de hemorroides?

Hemorroides como razón de consulta al proctólogo.
Las hemorroides combinan diferentes síntomas, como el sangrado, el manchado de la ropa interior y el dolor.

Lo más habitual es que en un comienzo se traten las hemorroides con medidas caseras. Por lo general, con baños de asiento, compresas frías o una crema tópica. Sin embargo, algunas veces estas medidas no eliminan el problema. El dolor, la picazón y el sangrado se convierten en una molestia frecuente.

La ligadura de hemorroides con banda elástica es un tratamiento adecuado para quienes tienen hemorroides internas que no responden a las medidas caseras. Este tipo de hemorroides se ubican dentro del recto y no debajo de la piel que rodea el ano.

Para que la ligadura de hemorroides sea viable es necesario que haya suficiente tejido para introducir en las bandas. El médico debe explorar la zona y determinar si este tratamiento es posible. No se recomienda para hemorroides de grado IV; es decir, aquellas con prolapso permanente o que siempre están por fuera.

Preparación previa

La preparación para la ligadura de hemorroides es sencilla. Solo se le debe comunicar al médico sobre los fármacos y suplementos que se están tomando, incluyendo los de venta libre. El profesional indicará cuáles de ellos deben suspenderse.

En caso de que se emplee anestesia, lo más probable es que se indique dejar de comer y de beber entre 6 y 12 horas antes del procedimiento. En algunos casos, también se harán algunos exámenes previos de sangre.

La persona que se practica la ligadura de hemorroides debe ir acompañada por alguien que pueda llevarla a su casa. Asimismo, es importante contar con una persona que sirva de apoyo en los días posteriores al procedimiento para evitar esfuerzos que puedan traer complicaciones.

Lee también: 7 recomendaciones que debes seguir si tienes hemorroides

¿Cómo es el procedimiento?

La ligadura de hemorroides es un procedimiento ambulatorio que se puede realizar en un consultorio médico. Comienza con la administración de un anestésico local. Si las hemorroides son muy dolorosas o se deben poner muchas bandas elásticas, es posible que se requiera anestesia general.

El objetivo del procedimiento es colocar unas bandas de goma en la base de las hemorroides para cortar el flujo de sangre. Para ello, se introduce un pequeño tubo con una luz al final, a través del recto. Ese dispositivo se llama anoscopio.

Hecho esto, se introduce una herramienta llamada ligador a través del anoscopio. Esto permite poner la banda elástica en la base de cada una de las hemorroides. Si son una o dos, se hará en el consultorio con anestesia local y tardará solo unos minutos.

Si son más o son muy dolorosas, lo habitual es que el procedimiento se lleve a cabo en un hospital con anestesia general. En estos casos, se requerirá más tiempo para completar el proceso.

Recuperación y proyección

Lo que se espera de la ligadura de hemorroides es que, al cortar el flujo de sangre con las bandas elásticas, las hemorroides se encojan y mueran. Al cabo de una semana, en la mayoría de los casos, estas deben desprenderse por sí solas del cuerpo.

Tras el procedimiento es probable que haya dolor por un lapso de 24 a 48 horas. Esto suele tratarse con analgésicos de venta libre y con medidas como baños de asiento con agua tibia. No es conveniente tomar aspirina o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o AINE por cuatro o cinco días.

Es posible que haya molestias por algunos días, como gases, estreñimiento, hinchazón y dolor abdominal. Algunas personas pueden retomar sus actividades habituales casi de inmediato y otros necesitarán uno o dos días de reposo. En todo caso, no se deben levantar cosas pesadas ni hacer esfuerzos de más.

Se estima que la ligadura de hemorroides funciona en 8 de cada 10 personas que se someten a ella. Sin embargo, es probable que una de cada 10 personas requiera de una cirugía para extirpar las hemorroides después de este procedimiento.

No te pierdas: Hemorroides en bebés y niños: síntomas, causas y tratamientos

Ligadura de hemorroides con banda elástica: posibles riesgos y complicaciones

Hemorroidectomia en una mujer.
La ligadura de hemorroides es un procedimiento seguro que puede tener leves y raras complicaciones.

En general, la ligadura de hemorroides es un procedimiento seguro en el que muy rara vez se presentan complicaciones. Sin embargo, en pocos casos existe la posibilidad de que haya una o varias de las siguientes dificultades:

  • Dolor severo que no responde a los fármacos u otros métodos. Esto suele ocurrir porque las bandas están demasiado cerca de los receptores de dolor en el conducto anal.
  • Sangrado por el ano.
  • Retención de orina o incapacidad de orinar.
  • Infección en la zona anal.
  • Fiebre y escalofrío.
  • Recurrencia de las hemorroides.

La ligadura de hemorroides ofrece una rápida recuperación

Si la ligadura de hemorroides no funciona, es posible que el médico recomiende algún procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo como la electroterapia o la electrocoagulación. La última alternativa es recurrir a la extirpación quirúrgica.

Pese a que la ligadura de hemorroides con banda elástica puede ser dolorosa e incómoda en un comienzo, vale la pena considerarla como una opción de tratamiento. La rapidez en la recuperación y su alta eficacia son buenos motivos para hacerlo.

  • Cabello Magûes, P., & Martínez Ordoñez, P. A. (2017). Principales complicaciones posoperatorias con el uso de la anestesia general. Medisan, 21(10), 3084-3089.
  • Vitale, M., Parellada, C., & Poole, J. (2001). Estudio comparativo entre ligadura con banda elástica y escleroterapia en el tratamiento de hemorroides internas. Rev. guatemalteca cir, 27-30.
  • Seminario, R. A. C., Calle, Á. R. T., & Valverde, R. E. U. (2018). Efectividad de la técnica ligadura con banda elástica y Milligan-Morgan en el tratamiento de hemorroides. HAMPI RUNA, 16(2), 201-224.