¿Cómo puedo limpiar las sandalias?

No botes las sandalias manchadas. Dale una nueva oportunidad a la comodidad de este calzado, borrando la suciedad con trucos sencillos de lavado.
¿Cómo puedo limpiar las sandalias?

Última actualización: 12 febrero, 2022

Limpiar las sandalias es necesario para que no se dañen. También llamadas chancletas, son cómodas y frescas, pero su uso constante tiende a mancharlas, causarles mal olor y desgastarlas.

Traspasando lo estético, la higiene deficiente, además del calor y la humedad, podría originar tinea pedis. La enfermedad evidencia inflamación, ampollas purulentas y ulcerosas, descamación y engrosamiento de la planta del pie, según precisa la revista Offarm en un artículo.

Formas de limpiar las sandalias

El material de fabricación de las chancletas es clave al momento de limpiar. Si aplicas métodos incorrectos empeoras su estado.



Sandalias de cuero

Por su elegancia, las sandalias de cuero son de las más utilizadas. Sin embargo, esta piel se ensucia con facilidad y, a diferencia de otros recubrimientos, no puedes meterla a la lavadora o enjuagar con abundante agua.

  • Cuando se trata de una decoloración del cuero, mezcla una parte de agua con otra de vinagre. Ve directo al punto que deseas asear y dando pequeños toques, sin empapar, aplica el preparado.
  • Si la mancha es de barro o aceite, los jabones líquidos de baño y el que es lavaplatos funcionan perfecto. No uses barras, porque su pH reseca el cuero. Retira la sustancia con un paño ligeramente mojado.
  •  Manchas grandes y raspaduras se solucionan con acondicionador de cuero, un producto de venta común en zapaterías y supermercados. Frota el calzado suavemente hasta crear espuma. Después limpia con un trapo húmedo.
  • En caso de sólidos pegados al cuero, retira los residuos con un hidratante o limpiador especial para estas pieles. Restriega con un cepillo de dientes viejo o uno de cerdas suaves. Hazlo sin dejar rayas.
  • Para eliminar olores, el remedio es el bicarbonato de sodio. Guarda las chancletas toda la noche en una bolsa espolvoreada con el compuesto. Optimiza resultados agregando unas gotas de aceite esencial de naranja o lavanda. Antes de volver a usar el calzado, quita todo el polvo. Puedes sustituir el bicarbonato por arena para gatos y también sirve.
  • Cambia las plantillas si probaste varios trucos y ninguno funciona. Según lo grave de la suciedad, a veces es necesaria otra horma para evitar la proliferación de bacterias y el mal olor.
Sandalias de cuero sucias.
Las sandalias de cuero requieren un cuidado especial porque este material es susceptible a los daños.

Sandalias de plástico o tela

Limpiar las sandalias de tela o de plástico es mucho más simple, porque son resistentes a métodos que el cuero no tolera.

  • Llévalas a la lavadora. Con un poco de detergente y el ciclo frío y rápido eliminas mugre de las chancletas.
  • Restriega con agua caliente. Utiliza una esponja o un cepillo dental y lavavajillas líquido, fregando con fuerza hasta blanquear.
  • Riega con manguera si es calzado plástico. Los chorros a presión despegan la suciedad. Para completar, frota con un cepillo o una toalla humedecida en jabón.
  • Remoja en agua jabonosa. Llena un bol con agua preferiblemente tibia y sumerge las chancletas por 2 horas. Si las sandalias son blancas incorpora un chorrito de cloro o lejía.

¿Cómo limpiar el sudor y eliminar las huellas de las sandalias?

Las huellas por uso diario y el sudor excesivo de los pies tienden a marcar las suelas. Si tus sandalias resultan afectadas por la transpiración exagerada o el tiempo imprimió sus pisadas en ellas, pon en práctica la siguiente guía:

  1. Retira residuos gruesos: con un cepillo suave o un paño húmedo deshazte del sucio evidente.
  2. Frota con jabón líquido de tocador o lavaplatos hasta desvanecer las marcas. En caso de rastros intensos, apela al cepillo en lugar de un trapo.
  3. Recuerda el poder del bicarbonato si el jabón no es suficiente. Forma una pasta con el polvo más agua y espárcela sobre la plantilla. Deja actuar durante 5 minutos. Enjuaga y espera a que seque.
  4. Cuando la sandalia es de cuero tratado, quitas el sudor con una mota de algodón impregnada en vinagre. Si no es piel curada funciona el bicarbonato.
  5. En sandalias de gamuza, las huellas y el sudor se van quitando con un papel de lija para bricolaje.
  6. Para chancletas de goma o plástico, es buen remedio remojarlas con 2 pastillas de blanqueador dental.
Mantener las sandalias.
Hay sandalias que se usan para eventos especiales y no son de empleo diario, por lo que requerirán una revisión periódica mientras estén guardadas.


Otros secretos para limpiar las sandalias

Hay recomendaciones esenciales para que el aseo de las chancletas no resulte trabajoso y luzcan pulcras:

  • Utiliza siempre agua limpia.
  • Al llegar de la playa, la montaña o un viaje, lava las sandalias de inmediato para que no acumulen bacterias ni moho.
  • Desinfecta las chancletas con aerosoles naturales. Una receta es unir aceite de árbol de té, agua y vinagre.
  • Atiende la higiene de los pies, ya que problemas como el mal olor se producen por el descuido y la sudoración. Lava bien las extremidades y usa talco.
  • Mantén secas las sandalias. Si llegan a mojarse con lluvia, por ejemplo, sécalas al sol. Cuando son de cuero, lo correcto es ventilarlas sin que los rayos solares les den directo.
  • Impermeabiliza con crema de zapatos sin color. Este es un truco para que la humedad no perjudique el calzado de piel.

Procura que los métodos para higienizar las chancletas no sean agresivos, así duran mucho más tiempo. ¡Y disfruta tu calzado!

Te podría interesar...
Cómo hacer lustre casero para tus zapatos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo hacer lustre casero para tus zapatos

Es importante mantener unos zapatos bien limpios y brillantes, por ello, aprende a realizar tu propio lustre casero para limpiarlos a fondo.