Masaje perineal: qué es y cómo realizarlo

Los datos disponibles indican que el masaje perineal es un factor que reduce el riesgo de sufrir lesiones durante el parto. De todos modos, es mejor consultarlo primero con el médico y asegurarse de aplicarlo de la manera correcta.
Masaje perineal: qué es y cómo realizarlo
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 13 octubre, 2022

El masaje perineal es una técnica natural que se utiliza para proteger al periné de cualquier traumatismo durante el parto. El periné es el último obstáculo que debe vencer la cabeza del bebé antes de salir del cuerpo de la madre.

Con frecuencia, durante el parto se presentan desgarros u otros traumatismos en el periné. Esto tiene consecuencias de diversa gravedad para la madre, dependiendo de las características de la lesión. El masaje perineal es una manera de prevenir que esto suceda.

Hay evidencia de que el masaje perineal es una técnica eficaz para prevenir episiotomías o desgarros durante el parto. No es difícil de realizar y, en cambio, trae muchos beneficios. ¿Quieres aprender cómo aplicar la técnica de manera correcta?

Qué es el masaje perineal

Los quistes en los ovarios son una patología frecuente de la población femenina. Descubre cómo se los puede tratar cuando es necesario hacerlo y qué complicaciones se derivan de la patología.
Es importante que conozcas tu cuerpo y comprendas cómo realizar el masaje perineal para prevenir lesiones durante el parto.

El masaje perineal es una técnica preventiva que consiste en la estimulación de los tejidos y la piel del periné. El objetivo es ablandar y estirar la piel y los tejidos. Con esto se consigue aumentar la elasticidad y la circulación sanguínea de la zona y, en consecuencia, disminuir el riesgo de lesión durante el parto.

El periné es el suelo de la pelvis, por lo que también se conoce como «suelo pélvico». Está compuesto por un conjunto de estructuras que se fijan a los huesos de la pelvis y forman una especie de hamaca. Esta sostiene toda la parte baja del abdomen.

El periné se comporta como un arco flexible que protege y sirve de apoyo a varios órganos como la vejiga, el útero y el recto. Cuando la musculatura de esta zona se debilita, puede generar problemas como incontinencia urinaria y fecal, prolapsos urogenitales o sensación de pesadez en la vagina.

¿Para qué sirve esta técnica?

El parto puede comprometer la integridad anatómica y funcional del periné. Durante ese proceso, es posible que se presenten las episiotomías, que son un corte quirúrgico que se realiza en el periné para facilitar la salida del bebé. También, podría haber desgarros en el área.

El masaje perineal es una técnica para prevenir ese tipo de lesiones. Un periné con buen tono muscular y suficiente elasticidad facilita la salida de la cabeza del bebé, con el menor daño posible. También, ayuda a que haya menos resistencia muscular.

Los datos disponibles indican que el masaje perineal es eficaz para prevenir algunas molestias postparto, como la incontinencia de gases y el dolor en la zona durante los tres meses siguientes. Asimismo, le ayuda a una mujer a familiarizarse con el estiramiento en el área, lo cual hace más llevadero el parto.

Los preparativos del masaje

Lo más recomendable es comenzar la aplicación del masaje perineal a partir de la semana 32; es decir, más o menos a los siete meses y medio de embarazo. Lo indicado es hacerlo por lo menos dos veces por semana, aunque se puede realizar a diario. La constancia es fundamental.

Es recomendable emplear una crema o aceite para realizar el masaje perineal. Lo más indicado es preguntarle al médico o a la matrona por el producto más adecuado. Sin embargo, los más usados son los aceites naturales de rosa mosqueta, almendras y oliva, o un lubricante acuoso.

También, se va a necesitar un espejo. Lo ideal es observar la zona del periné en el espejo varios días antes de comenzar el masaje perineal. Esto ayuda a familiarizarse con el cuerpo. Cada mujer puede aplicar por sí misma la técnica, pero también es bueno hacerlo con ayuda de la pareja.


También podría interesarte: 6 tips para cuidar tu cuerpo en el embarazo


Cómo se realiza el masaje perineal

La persona que va a hacer el masaje perineal debe tener las manos limpias y las uñas cortas. Lo mejor es tener la vejiga vacía y aplicar unas compresas de agua caliente en la zona antes de comenzar. Una ducha caliente también sirve.

Lo primero es adoptar una posición cómoda. Lo más recomendable es ponerse en cuclillas o semisentada. Luego, se deben lubricar los dedos e introducirlos en la vagina, unos 3 o 4 centímetros. Después, realizar las siguientes acciones:

  • Empujar el periné, primero hacia abajo; luego, hacia el recto y, después, hacia los lados de la vagina. El movimiento debe ser firme, pero delicado.
  • Continuar el movimiento hasta notar una ligera sensación de molestia o quemazón.
  • Mantener la presión fija en la entrada de la vagina, hacia la zona del ano, hasta que se sienta molestia. Esto ayuda a percibir una sensación similar a la que se experimenta cuando se produce el paso de la cabeza del bebé.
  • Colocar dos o tres dedos por fuera de la zona del periné. Es como si se estuviera sujetando el área con una pinza.
  • Realizar un movimiento oscilante, de vaivén, durante unos minutos.

Es importante que no se haga presión sobre la abertura de la uretra, que se encuentra por encima de la vagina. Esto, en algunos casos, puede dar lugar a una infección urinaria. Al principio, el masaje perineal puede resultar molesto, pero a medida que se practica, no solo desaparece la molestia, sino que se empieza a notar el incremento de la elasticidad.

Contraindicaciones

Preguntas que hacer a tu ginecólogo.
Antes de comenzar con el masaje perineal, consulta con tu médico de confianza.

Hay muy pocos casos en los que el masaje perineal no se puede realizar. Sin embargo, siempre es mejor consultarlo con el médico antes de iniciar esta práctica. En términos generales, está contraindicado en los siguientes casos:

  • Infecciones vaginales activas o de repetición.
  • Placenta previa con riesgo de sangrado.
  • Presencia de lesiones en la vagina.
  • Riesgo de parto prematuro.
  • Ruptura prematura de membranas.
  • Cesárea programada.
  • Várices vulvares.
  • Complicaciones en el embarazo.
  • Por orden médica.


El masaje perianal puede prevenir lesiones en el parto

Es importante tomar en cuenta que el masaje perineal puede causar algunas molestias, pero no dolor. Si este se produce, lo indicado es detener el masaje y comentarlo con el médico o la matrona para explorar las causas.

El masaje perineal solo ofrece beneficios evidentes cuando se practica de manera constante. Está probado que disminuye el riesgo de sufrir episiotomías o desgarros, pero no lo elimina. De todos modos, si hay alguna lesión, esta será mucho menos severa.

Te podría interesar...
Desgarros en el parto: grados y prevención
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Desgarros en el parto: grados y prevención

Los desgarros en el parto son una lesión habitual que puede resultar muy dolorosa. Descubre los diferentes grados y cómo evitarlos.



  • Gabriel, R., Bonneau, S., & Raimond, E. (2020). Protección del periné durante el parto. EMC-Ginecología-Obstetricia, 56(1), 1-16.
  • Berzaín Rodríguez, M. C., & Camacho Terceros, L. A. (2014). Episiotomía: Procedimiento a elección y no de rutina. Revista científica ciencia médica, 17(2), 53-57.
  • Córdoba, L. I. G., Cubells, A. A., Moya, P. C., & Coloma, C. L. (2016). Efecto del masaje perineal en el traumatismo perineal y la morbilidad postparto. Enfermería integral: Revista científica del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia, (111), 35-40.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.