Mi pareja no quiere trabajar: ¿cómo puedo motivarle?

15 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Muchas veces, cuando alguien no quiere trabajar, no se debe a un problema de pereza, sino a algo más profundo y enraizado. Te damos las claves para apoyarlo.

Ciertas frustraciones y situaciones laborales pueden influir de forma negativa en la vida de la persona que las sufre, pero también en su familia. Es entonces cuando suelen aparecer algunos conflictos, como el ocasionado cuando se necesita dinero, pero la pareja no quiere trabajar.

Los momentos difíciles suelen sacar a la luz tanto las cualidades como los defectos de aquellos que se tienen alrededor. Es fundamental tratar de buscar una solución a esta situación de la manera más rápida y positiva posible.

Te recomendamos algunas pautas a tener en cuenta en el siguiente artículo.

¿Cómo actuar si mi pareja no quiere trabajar?

Pareja enfadada

Si tu pareja no quiere trabajar bajo ningún concepto, es importante que hables con ella y le expliques la situación. En ocasiones es necesario, incluso, acudir a un psicólogo, sobre todo si la negativa se debe a traumas pasados.

También deberías tener en cuenta las siguientes claves:

1. Tener paciencia

Tener a tu pareja todo el tiempo en casa, sin intentos por buscar un trabajo, puede convertirse en un hecho irritante. Sin embargo, hay que mantener la calma y evitar las discusiones. En muchos casos, no se trata de una elección y su autoestima está dañada.

Es necesario darle tiempo para que pueda recuperar su energía, sin dejar de estar atentos a sus reacciones. Es típico que la pareja que no quiere trabajar esté de mal humor o nerviosa. En realidad, esto puede deberse a la frustración que ocasiona sentirse un estorbo.

2. Identificar la verdadera causa

Aunque sea difícil, los problemas deben ser tratados en pareja, y conversar es la única forma de encontrar la solución. Hay que buscar cuál es el motivo por el que esa persona no quiere trabajar.

En ocasiones, la dificultad para encontrar un trabajo se debe a la edad, la falta de cualificación o incluso a una depresión. Es importante establecer qué es lo que ocurre y, como ya se ha comentado, pedir ayuda externa.

También puede ocurrir que se encuentre en un estado de comodidad real y no tenga intenciones de salir de su zona de confort. En estos casos, es importante que seas tajante y le hagas saber lo irresponsable de su comportamiento.

Lee este artículo: 8 tips para mejorar la convivencia familiar

3. Reasignar las tareas del hogar

Si no quiere trabajar, que se encierre en casa sin hacer nada tampoco es la solución. Es importante que ya que no trabaja fuera, lo haga dentro. Establece con él o ella una serie de tareas que os repartiréis entre los dos.

Así, mantendrá su mente ocupada y sentirá que está realizando acciones productivas. Puede que le sirva también para valorar lo difícil que es mantener la casa en orden.

4. Incentivar y fortalecer sus virtudes

La mejor forma de motivar a una persona para trabajar es fortalecer sus habilidades con halagos y afecto. Puedes ayudarle en la confección de un currículum personalizado y animarle a buscar sin presionar.

Es una buena ocasión para demostrar que no todo es imposible, pero tampoco sencillo. El mejor consejo es que se atreva a experimentar nuevos trabajos y que tenga pequeñas metas.

Merece la pena tener en cuenta que, más allá del aspecto material, el trabajo es una actividad que puede contribuir a la autoestima e identidad de una persona. Muchos la califican como una actividad “edificante”.

5. Hablar sobre el impacto familiar

Poco a poco, es importante conversar sobre las consecuencias que esta crisis puede tener en la familia. Por un lado, las expectativas a futuro en cuanto a la adquisición de un nuevo trabajo. Por otro, la necesidad de acortar algunos gastos para evitar deudas.

Lo importante es hacer los planteamientos desde una perspectiva positiva, como acciones parciales y temporales posibles de revertir. Visualizar, en la práctica, la influencia de su decisión logrará mayor flexibilidad.

Descubre: Cómo empezar de “0” tengas la edad que tengas

Pareja hablando sobre buscar trabajo

¿Qué hacer si mi pareja no quiere trabajar y le da igual?

Existen personas que, directamente, no tienen ningún interés por trabajar. Se sienten muy cómodas cuando dependen económicamente de sus parejas. Siguen su rutina asumiendo, prácticamente, un rol de hijos.

Si es este el caso, es probable que haya que consultar con un profesional y reflexionar sobre si quieres una persona así a tu lado. Eso sí, no olvides que la madurez en las parejas es un indicativo de bienestar.