11 motivos para realizar un parto por cesárea

Ana Núnez·
24 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
21 Diciembre, 2020
Las razones para realizar una cesárea son múltiples y dependen en gran medida de la evolución que tenga el embarazo o de los imprevistos que surjan durante el parto. Repasemos aquí los motivos por los que los médicos la practican.

Un bebé tiene dos maneras de salir al mundo: mediante un parto vaginal o un parto por cesárea. El primero ocurre de forma natural y el segundo requiere de una intervención quirúrgica para que el cirujano obstetra lo saque del útero de la madre. Casi siempre la incisión se hace en la parte más baja del abdomen.

Las cesáreas pueden ser programadas o de urgencia. La primera, también llamada de elección, se acuerda con la madre días antes del nacimiento del bebé. Con frecuencia es una propuesta que proviene del médico y que responde a la historia clínica de la paciente.

La cesárea de recurso o de urgencia, en cambio, es una decisión que debe tomarse iniciado el trabajo de parto, que en principio sería vaginal. Siempre bajo el criterio de garantizar la vida de la madre y del bebé.

Motivos para realizar una cesárea

Los motivos por los que se realiza un parto por cesárea definen qué tipo se lleva a cabo y qué riesgos tiene el procedimiento. En todas las cesáreas la razón de fondo será velar por la salud y el bienestar de la madre y el feto.

Según la “Declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre tasas de cesáreas”, la proporción ideal debe oscilar entre el 10 % y el 15 %. Esto quiere decir que, de cada 10 partos, menos de 2 deberían ser por este medio.

En aras de ayudar a precisar la necesidad de esta cirugía, la OMS propone la utilización en los hospitales del modelo de clasificación de Robson. Al respecto, publicó un manual de aplicación que sirve a los médicos para optimizar el uso de la cesárea.

Siguiendo la Declaración ya citada, el sistema de clasificación de Robson tiene cinco características que deben ser evaluadas y son las siguientes:

  • Paridad: si la mujer es nulípara, multípara con y sin cesárea previa.
  • Comienzo del trabajo de parto: si fue espontáneo, inducido o con cesárea antes del comienzo del trabajo de parto.
  • Edad gestacional: si es un parto prematuro o a término.
  • Presentación fetal: si el feto se ubica en posición cefálica, podálica o transversa.
  • Cantidad de fetos: un bebé único o un embarazo múltiple.
Ecografía para determinar la necesidad de una cesárea.
Los estudios preliminares en el embarazo ayudan a determinar la necesidad de una cesárea programada.

Descubre: Cuidados antes y después de una cesárea

Complicaciones que afectan la salud de la madre

Se puede determinar la necesidad de realizar una cesárea si la madre cumple con alguna de las condiciones siguientes:

  • Tuvo una cesárea previa o ha sido operada en el útero. En dicho caso se recomienda repetir la intervención y evitar una posible rotura uterina.
  • Tiene un tumor en el cuello uterino o en otro lugar que dificulte la salida del bebé.
  • Presenta alguna enfermedad en el corazón que pueda agravarse en el esfuerzo del parto.
  • Ha tenido alguna pérdida en un parto vaginal. Se puede sugerir la cesárea como opción.
  • La pelvis no está preparada para el parto vaginal, sea por malformación o por las dimensiones del bebé.

Complicaciones que afectan la salud del bebé

También las condiciones del feto pueden determinar una cesárea. Entre las más frecuentes hallamos las siguientes:

  • Las condiciones intrauterinas ya no son las adecuadas y el bebé comienza a sufrir, por lo que hay que retirarlo del vientre.
  • El bebé es muy grande o muy pequeño: puede ser por una diabetes gestacional no controlada o por alguna restricción del crecimiento intrauterino (problemas de la placenta o con el flujo de sangre del cordón umbilical).
  • Posición del bebé distinta a la cefálica: sobre todo si se presenta de nalgas o en podálica y se quieren evitar riesgos, como el prolapso del cordón o la distocia de cabeza.

Complicaciones que afectan la salud de ambos

Algunas situaciones particulares involucran a la madre y al feto al mismo tiempo, por lo que se prefiere una cesárea:

  • El parto se hace demasiado largo: la madre ya no alcanza la dilatación idónea para la salida vaginal.
  • Enfermedades asociadas al embarazo: preeclampsia o placenta previa.
  • Enfermedades de base de la madre: diabetes, nefropatías, problemas hepáticos, VIH o alguna infección vírica en el canal de parto.

Quizá te interese: Fajas postparto: ventajas y desventajas

Riesgos del parto por cesárea

La cesárea, como toda cirugía, no está exenta de riesgos. Algunos estudios registran estadísticas que demuestran menos posibilidad de complicaciones en cesáreas programadas (21,3 %) que en las de urgencia (42,4 %). Por lo que realizar un control durante el embarazo es indispensable.

Entre los riesgos del procedimiento están la afectación de un órgano cercano al lugar de la cirugía, que se formen trombos, que el útero se infecte o se presenten hemorragias que puedan derivar en una histerectomía.

Otros contratiempos menos graves que se pueden manifestar son los hematomas internos, las infecciones en el sitio de la operación y la dehiscencia de la sutura.

Cicatriz de parto por cesárea.
La cirugía de cesárea tiene algunas complicaciones que pueden aparecer transcurrido un tiempo, como la infección de la herida o su apertura. Aunque son poco frecuentes.

Los motivos para realizar un parto por cesárea cada vez son más claros

El tipo de parto por el que nacerá el bebé es una decisión que se debe tomar junto al especialista que siguió el embarazo. Los motivos para realizar un parto por cesárea son cada vez son más claros y guiarán a los médicos en la evaluación y establecimiento de sus criterios.

Así que, si nos dicen que somos candidatas a una cesárea, no hay que temer, pues en la actualidad es una cirugía bastante segura cuando se toman las previsiones. Y un recurso que puede salvarnos, en muchos casos, de complicaciones que pongan en peligro nuestra vida o la del bebé.

  • Declaración de la Organización Mundial de la Salud sobre tasas de cesárea. Ginebra: OMS. Resumen Ejecutivo. http:/apps.who.int/iris/bitstream/ 10665/161444/1/WHO_RHR_15.02_spa.pdf
  • Cabeza Vengoechea PJ, et al. Clasificación de cesáreas por Grupos de Robson en dos periodos comparativos en el Hospital de Manacor. Prog Obstet Ginecol. 2010; 53 (10): 385-390. https://doi.org/10.1016/j.pog.2010.05.003
  • Jarrod KH, et al. Rational dissection of a high institutional cesarean section rate: An analysis using the Robson Ten Group Classification System. In Singapore. J Obstet Gynaecol Res. 2015;41: 534-539 https://doi.org/10.1111/jog.12608
  • Martínez-Rodríguez DL, Serrano-Díaz LC, Bravo-Aguirre DE, et al. Utilidad y eficacia de la clasificación de Robson para disminuir la tasa de cesáreas. Ginecol Obstet Mex. 2018; 86(10):627-633.
  • Ortiz Martínez, Roberth Alirio, Moreno Urrea, Erika, Mambuscay Solarte, Jisel, & Muñoz Daza, Javier. (2019). Prevalencia de complicaciones en pacientes sometidas a cesárea en el periodo comprendido entre enero a diciembre del 2016 en el Hospital Universitario San José de Popayán, Colombia 2016.. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 84(6), 435-448. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262019000600435
  • Vogel J, et al. Use of the Robson classification to assess caesarean section trends in 21 countries: a secondary analysis of two WHO multicountry surveys. Lancet Global Health. 2015 May;3(5): e260-e270. https://doi.org/10.1016/ S2214-109X(15)70094-X
  • Zuleta JJ, Quintero F, Quiceno AM. Aplicación del Modelo de Robson para caracterizar la realización de cesáreas en una institución de tercer nivel de atención en Medellín, Colombia. Rev Colomb Obstet Ginecol 2013; 64: 90-99.