Fajas postparto: ventajas y desventajas

Ana Núnez·
27 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
25 Noviembre, 2020
Las fajas postparto son un tema controversial que cuenta con defensores y detractores. Conoce las distintas posiciones que existen y las razones que se argumentan sobre sus ventajas y desventajas.

Después del alumbramiento y alrededor de las seis semanas, en el cuerpo de la mujer irán ocurriendo cambios de manera progresiva mientras los órganos internos se reorganizan. En esos momentos surge la duda sobre el uso de las fajas postparto.

Existe la creencia de que ayudarán con la distensión abdominal producto del embarazo. Entonces, ¿usar o no una faja después del parto? Si acabas de dar a luz, seguro te estarás haciendo esta pregunta. Lo primero que debes saber es que no tiene una sola respuesta científica y que dependerá de la recomendación que haga el gineco-obstetra, de acuerdo a tu historia clínica.

Fajas postparto en caso de parto vaginal

Cuando el parto ha sido vaginal, la recuperación de la mujer es más rápida en comparación con la cesárea. Muchos médicos y parteras desaconsejan en este caso utilizar fajas postparto porque no lo consideran necesario.

Apostar al retorno espontáneo de la musculatura abdominal a su sitio es lo mejor. Hacerlo así traerá beneficios para futuros embarazos porque los músculos recobran el tono de modo natural. Solo cuando en la gestación el abdomen haya crecido mucho, sea por sobrepeso o por tratarse de un embarazo múltiple, los médicos evalúan si se requiere usar una faja postparto.

De considerarlo oportuno, se propone una de tipo tubular. Esta conformación evita la concentración de calor en el área de la entrepierna y la sudoración excesiva.

Faja postparto en cesárea.
Son distintos los casos de partos vaginales y cesáreas, por lo que la indicación de la faja cambia.

En caso de cesárea

Después de una cesárea la mujer puede sentir inseguridad para caminar o para hacer determinados movimientos durante el proceso de cicatrización de la herida. Atendiendo a esta realidad, es usual que algunos médicos también recomienden optar por la faja postparto, ya que ayuda a encontrar el soporte necesario para desenvolverse.

Se afirma que con el uso de las fajas postparto la recuperación es más rápida y se reintegran antes a su rutina las mujeres. Esto es válido para aquellas que deben trabajar, por ejemplo, por no contar con licencias de maternidad.

Según estudios, el uso de las fajas postparto ha ganado terreno entre las madres. Cerca de un 66 % de mujeres asegura que la usará, contra un 34 % que desconoce sus beneficios o la considera innecesaria.

Sin embargo, aunque su uso no ha demostrado prevenir la flacidez de la pared abdominal o beneficiar la involución uterina, se resalta su valor psicológico y su contribución a la cicatrización. Ayuda a cerrar los músculos y reducir la inflamación.

En ambos casos, el resumen de la diatriba de los profesionales en pro y en contra del uso de las fajas postparto parece enfocarse en si los músculos deben hacer el trabajo por sí solos o si necesitan un refuerzo. La primera posición responde a un criterio terapéutico, mientras que la segunda suma lo estético y el aspecto emocional.

Descubre más: Cómo cuidar nuestro cuerpo tras dar a luz

Ventajas del uso de las fajas postparto

Entre las principales ventajas de la utilización de las fajas postparto destacan las siguientes:

  • Brinda soporte al caminar: permite a la madre sentirse más cómoda y segura porque corrige la postura generando estabilidad.
  • Disminuye el dolor: amaina la intensidad del dolor característico del postparto al darle firmeza a la zona lumbar y a la cintura.
  • Ejerce presión sobre la zona abdominal: al ejercer presión sobre la zona abdominal se acelera el proceso de reacomodo de los órganos internos. Se debe cuidar que la faja no apriete demasiado para que no genere una mayor inflamación.
  • Contiene la distensión del abdomen: se espera que esto ayude a recobrar más rápido la figura que se tenía antes de la maternidad.
  • Mejora el estado anímico: el abdomen se ve menos abultado y verse más estilizada influye de manera positiva en el estado anímico de la madre.
  • Ayuda en el proceso de cicatrización: en el caso del parto por cesárea y si la faja permite la transpiración, ayuda a mantener cerrada la herida para que tenga una óptima cicatrización y protege la sutura en caso de un golpe o tropiezo.

Desventajas del uso de la faja postparto

Las desventajas de la faja en el postparto se fundamentan en los siguientes puntos:

  • Interfiere en el proceso natural de elasticidad muscular: no les permite a los músculos recogerse sin apelar a un soporte extra porque inhibe a la madre del ejercicio que implica caminar.
  • Debilita el suelo pélvico: el reordenamiento de los órganos puede verse afectado al ejercerles presión con la faja en el momento en que se encuentran debilitados por el embarazo. Y el procedimiento deriva a largo plazo en problemas del suelo pélvico (incontinencias, hemorroides o prolapsos).
  • Impide la correcta cicatrización: cuando se usa inmediatamente después de la cesárea y por períodos muy prolongados que no le permiten a la herida transpirar.
  • Aumenta la inflamación: la inflamación puede empeorar si la presión de la faja sobre el abdomen es excesiva.
Faja postparto en mujer.
Entre ventajas y desventajas, siempre la recomendación final dependerá del profesional tratante.

Te puede interesar: Postparto: ese delicado período

Consulta con un profesional antes de usar las fajas postparto

Si la disposición es a usar una faja postparto, hay que asegurarse de consultarlo antes con el médico y tener su aval. Cada caso es distinto y quien llevó el control del embarazo será el indicado para ayudar a tomar esa decisión.

Solicita, además, información sobre cuánto tiempo se puede llevar a diario la faja y a partir de cuándo. Esos datos que parecen insignificantes marcarán la diferencia en relación al beneficio que ofrece.

Se podría sí, sumar a este proceso de adaptación a la maternidad, una rutina de ejercicios que complementen la recuperación. Seguro los resultados permitirán recobrar en menor tiempo la figura previa al embarazo y, sobre todo, estar sana en cuerpo y mente.

  • Laza Vásquez, Celmira, & Puerto Lozano, Marcela Ivonne. (2011). Cuidados genéricos para restablecer el equilibrio durante el puerperio. Revista Cubana de Enfermería27(1), 88-97. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03192011000100010&lng=es&tlng=es.
  • González-Moreno, Jorge, Jesús Salvador Juárez-López, and Jorge Luis Rodríguez-Sánchez. "Obesidad y embarazo." Revista médica MD 4.4 (2013): 270-276.
  • Pérez Martínez, Leyre. "La efectividad de los tratamientos fisioterapeúticos en la diástasis abdominal en el postparto." (2019).
  • Moreno Mojica, Claudia, Rincón Villa Mil, Tania, Arenas Cárdenas, Yuri Marcela, Sierra Medina, Diana, Cano Quintero, Ángela Paola, Cárdenas Pinzón, Deisy Liseth. (2014). LA MUJER EN POSPARTO: UN FENÓMENO DE INTERÉS E INTERVENCIÓN PARA LA DISCIPLINA DE ENFERMERÍA. Revista CUIDARTE, 5(2), 739-747 ISSN: 2216-0973. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=359533181005
  • Morino S, Ishihara M, Umezaki F, Hatanaka H, Yamashita M, Kawabe R, Aoyama T. (2019). The effects of pelvic belt use on pelvic alignment during and after pregnancy: a prospective longitudinal cohort study. BMC Pregnancy Childbirth.  Aug 22;19(1):305. doi: 10.1186/s12884-019-2457-6. PMID: 31438891; PMCID: PMC6704663. Disponible en: https://bmcpregnancychildbirth.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12884-019-2457-6#Sec12