Obstrucción en las vías biliares: todo lo que debes saber

La obstrucción en las vías biliares se puede producir a diferentes niveles. Afecta a las vías intrahepáticas, las extrahepáticas o el colédoco. Te explicamos en qué consiste.
Obstrucción en las vías biliares: todo lo que debes saber
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 05 Febrero, 2021.

Última actualización: 05 Febrero, 2021

La obstrucción en las vías biliares es una patología bastante frecuente. Las vías biliares son los conductos que permiten el paso de la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y el intestino delgado.

Hay diferentes tipos de vías biliares. De forma general, se dividen en intrahepáticas (dentro del hígado) y extrahepáticas. Las extrahepáticas, a su vez, son dos. Una proviene de la parte derecha del hígado y otra de la izquierda. Ambas confluyen en una sola.

Además, existe la vía biliar, que es la procedente de la vesícula. Cuando se unen la vía biliar y la vía formada con las dos extrahepáticas, el tubo comienza a denominarse colédoco o vía biliar común. En este artículo te explicamos por qué se pueden obstruir estos conductos y qué consecuencias tiene ese hecho.

¿En qué consiste la obstrucción en las vías biliares?

La obstrucción en las vías biliares, como su propio nombre indica, consiste en que alguno de estos conductos quedan obstruidos. Esto hace que la bilis quede retenida en el hígado y comience a acumularse. La bilis es un líquido que contiene colesterol, sales biliares y productos de desecho, como la bilirrubina.

La bilis tiene un papel fundamental en la digestión. Las sales biliares que la conforman ayudan a digerir las grasas presentes en los alimentos en el intestino delgado. Por eso, cuando tiene lugar una obstrucción en la vía biliar, es posible que la digestión se vea afectada.

Pero además, el hecho de que se acumule bilis en el hígado hace que aumente la concentración de bilirrubina en la sangre. Esta sustancia puede actuar de forma tóxica en el organismo.

Hígado inflamado por una obstrucción en las vías biliares.
El hígado y las vías biliares tienen una relación intrínseca, por lo que la afectación de una de las estructuras compromete a la otra.

Síntomas que aparecen

Los síntomas de la obstrucción en las vías biliares son variables. En algunos casos aparecen de manera aguda. Sin embargo, otras personas experimentan los signos de forma progresiva durante años.

Pueden estar causados por la acumulación de la bilis o por la alteración del proceso digestivo que tiene lugar a consecuencia de ello. Como hemos mencionado, la bilis es necesaria para que se puedan digerir las grasas. Del mismo modo, permite que se absorban ciertas vitaminas que son fundamentales.

Según explican los profesionales de Amita Health, uno de los signos que aparece con más frecuencia es la ictericia. Consiste en que la piel y los ojos se tiñen de un color amarillento. Es una situación que deriva de la acumulación de bilirrubina.

La bilirrubina también es la que tiende a darle color a las heces. Por eso, cuando se acumula en el hígado y no alcanza el intestino, la materia fecal torna de color pálido. Del mismo modo, es posible que la orina tenga un aspecto más turbio.

Gran parte de las personas que sufren obstrucción en las vías biliares experimentan un dolor en el lado superior derecho del abdomen. Puede ser que aparezcan náuseas, vómitos e incluso fiebre. Además, la acumulación de ácidos biliares también da lugar a un picor generalizado.

Causas de obstrucción en las vías biliares

Según explica un artículo publicado en Enciclopedia Médica, existen múltiples causas de obstrucción en las vías biliares. La más frecuente son los cálculos biliares, que explicaremos con más detalle en el apartado siguiente.

Otra causa son los tumores en cualquiera de los conductos. Incluso, puede ser que un cáncer de páncreas dé lugar a obstrucción en las vías biliares. Esto se debe a que el colédoco discurre junto a este órgano.

En algunos casos hay un proceso inflamatorio de las vías o a la formación de quistes en su interior. Del mismo modo, ciertas cicatrices derivadas de alguna cirugía provocan el problema.

Dentro de los procesos inflamatorios es importante resaltar la hepatitis. La hepatitis es una patología que consiste en la inflamación del hígado. Suele estar causada por una infección viral.

¿Qué son los cálculos biliares?

American College of Gastroenterology explica que los cálculos biliares son pequeñas piedras que se forman dentro de la vesícula biliar. Esto sucede porque el colesterol tiende a precipitar y a concentrarse. De forma general, las sales biliares contrarrestan este hecho, disolviéndolo.

Sin embargo, el proceso puede alterarse. En el desarrollo de los cálculos influyen numerosos factores. Parece que ser mujer, tener obesidad o sufrir anemia hemolítica son determinantes. La anemia hemolítica es aquella que se produce por un exceso de destrucción de los glóbulos rojos.

Estos cálculos biliares intentarán ser expulsados de la vesícula. Una vez que avanzan, dan lugar a una obstrucción en las vías biliares.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo para sufrir obstrucción en las vías biliares es haber tenido cálculos biliares o tenerlos en la actualidad. Del mismo modo, cualquier tipo de intervención relacionada con el hígado o la vesícula pueden aumentar la probabilidad.

Las enfermedades pancreáticas también se asocian. Antes hemos señalado los tumores pancreáticos, pero además puede ser secundario a una pancreatitis. Los tumores biliares o hepáticos son otro factor de riesgo.

¿Cómo se diagnostica la obstrucción en las vías biliares?

Existen variadas pruebas que ayudan a diagnosticar la obstrucción en las vías biliares. No obstante, lo primero es realizar una exploración física extensa.

En algunos casos, es posible que la vesícula biliar o el hígado sean palpables. Hay que observar si el paciente tiene ictericia o si presenta otros síntomas.

El segundo paso suele ser un análisis de sangre. Con esta prueba se puede comprobar si existe algún daño en el hígado (se elevan las transaminasas) o si la bilirrubina está muy elevada. La fosfatasa alcalina también es un parámetro muy útil.

Si se sospecha que hay obstrucción en las vías biliares, es posible que sea necesario realizar una ecografía abdominal. En algunos casos se recurre también a la tomografía computarizada. Otras pruebas que se suelen emplear son las siguientes:

  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM).
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).
  • Colangiograma transhepático percutáneo (ACTP).

Tratamientos disponibles

Existen diferentes formas de tratar la obstrucción en las vías biliares en función de la causa. El objetivo es eliminar lo que sea que esté causando la obstrucción. Una de las técnicas más empleadas es la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).

Antes la hemos señalado como método diagnóstico, pero también sirve para tratar. Según explican en National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, es un procedimiento que combina la endoscopia y la radiografía para tratar los problemas de los conductos biliares y pancreáticos.

No obstante, en algunos casos es necesario recurrir a cirugía. Sobre todo si la causa es un tumor o cálculos biliares. Las personas que tienen mucha tendencia a formar piedras en la bilis pueden mejorar si les extirpa la vesícula.

Cálculos biliares.
Los cálculos en la vesícula son la causa más frecuente de obstrucción de las vías biliares.

Posibles complicaciones

La obstrucción en las vías biliares puede producir complicaciones. Sobre todo en aquellos casos en los que no se instaura un tratamiento adecuado. Por ejemplo, puede aparecer una infección por acumulación de bacterias, llamada colangitis ascendente.

Otra complicación frecuente es la colecistitis. Consiste en la inflamación de la vesícula biliar. Esto también puede dar lugar a infección o incluso a la rotura de la vesícula, lo que supone un riesgo para la vida.

Prevención y recomendaciones

Existen ciertas formas de reducir el riesgo de obstrucción en las vías biliares, aunque no siempre es prevenible. Los cálculos biliares están relacionados con la obesidad. Por eso se recomienda mantener un peso adecuado y cuidar la dieta. 

Para ello es importante aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra. También se recomienda disminuir la ingesta de grasas saturadas y de azúcares. Es fundamental acudir al médico siempre que aparezca algún signo o síntoma.

La obstrucción en las vías biliares es muy frecuente

Lo que debemos tener presente es que esta patología es muy común. Esto se debe a que tiene múltiples causas, desde la formación de cálculos biliares hasta tumores.

Es importante conocer los síntomas de la obstrucción en las vías biliares para poder identificarla con rapidez. Cuanto más se tarda en instaurar un tratamiento, más riesgo hay de que aparezcan complicaciones.

Te podría interesar...
Síndrome de Gilbert: síntomas y tratamiento
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Síndrome de Gilbert: síntomas y tratamiento

El síndrome de Gilbert es una condición heredada que tiene como consecuencia elevados niveles de bilirrubina en la sangre.