Ojos secos en invierno: síntomas, tratamiento y prevención

El viento, el frío y la calefacción son algunos de los factores externos que pueden influir en la aparición del ojo seco en invierno. Con pocas medidas es reversible la situación.
Ojos secos en invierno: síntomas, tratamiento y prevención
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 30 diciembre, 2020.

Última actualización: 30 diciembre, 2020

Los síntomas de pacientes con ojos secos en invierno suelen empeorar cuando existen factores de riesgo para su desarrollo. Hay ardor, picazón, enrojecimiento y dolor local. Por fortuna, existen medidas terapéuticas efectivas.

Si deseas saber un poco más sobre esta condición hemos preparado un breve artículo para aclarar algunos aspectos básicos. ¡Sigue leyendo!

Síntomas principales de los ojos secos en invierno en pediatría

El ojo seco en invierno afecta a todas las edades y sexos por igual. Dependiendo del grupo etario, los signos pueden ser más o menos evidentes y también son distintas las actividades que desencadenan el problema:

  • En bebés: la presencia de enrojecimiento conjuntival y escasa apertura ocular suele ser suficiente para sospechar de este cuadro clínico en bebés. Cuando existe intenso ardor pueden llevarse las manos hacia la cara e intentar frotarse los ojos.
  • En niños y adolescentes: a esta edad aparecen los ojos secos durante el uso de dispositivos electrónicos con pantalla digital. La visión borrosa y el cansancio ocular son más frecuentes.

Síntomas de los ojos secos en invierno en adultos

Los síntomas son idénticos a los del adolescente. Tiende a aparecer rechazo a las fuentes de luz intensas (fotosensibilidad), sensación de cuerpo extraño, picazón, ardor, enrojecimiento y dolor ocasional. La inserción en distintas actividades laborales puede empeorar los síntomas. Es el caso de los pacientes que trabajan varias horas al día frente a ordenadores, así como en ambientes secos o polvorientos, como las minerías.

Aquellos que sufren de enfermedades crónicas pueden ver empeorados los síntomas de ojos secos en invierno, debido al efecto de sus fármacos:

  • Hipertensión arterial: con los diuréticos y algunos antihipertensivos.
  • Síndrome de ovarios poliquísticos: con el uso de anticonceptivos orales (ACO).
  • Depresión: con el uso de sertralina, un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS).
Medicación crónica que causa ojos secos en invierno.
Algunos fármacos tienen entre sus efectos adversos la sequedad ocular, potenciada en los meses fríos.

Los ojos sufren más en invierno

Los meses más fríos del año pueden traer varios problemas para la salud. La incidencia de los ojos secos aumenta por las razones siguientes:

  • Viento, frío y nieve: a pesar de que este tipo de condiciones puede asociarse con lluvia, la mayor parte del tiempo hay escasa humedad en el ambiente. Esto puede provocar desestabilización de la película lagrimal, reduciendo su grosor y haciéndola más propensa a sufrir evaporación. Se desprenden algunas células de la capa más superficial de la córnea dando origen a un cuadro clínico llamado queratitis punteada.
  • Calefacción: una consecuencia directa de lo explicado en el apartado anterior es la activación de los sistemas de calefacción en el hogar. Existen varios mecanismos, dependiendo del producto utilizado, haciendo necesario el uso de humidificadores para evitar los ojos secos.
  • Dispositivos electrónicos: a pesar de que el efecto directo de la luz sobre los ojos puede favorecer la aparición de este síndrome, disminuye la frecuencia de parpadeos cuando se está trabajando frente al ordenador. En los pacientes afectados por este hábito la picazón y la visión borrosa suelen ser los primeros síntomas en aparecer.

¿Cuándo acudir a un profesional?

El médico especialista en esta patología es el oftalmólogo. Sin embargo, en casos leves o no complicados es posible que un médico de familia, internista o pediatra evalúe a los pacientes de forma satisfactoria. Será necesario acudir a un profesional en algunos de los siguientes contextos:

  • Existencia de síntomas que disminuyen de forma considerable la calidad de vida.
  • Presencia de alguna patología crónica como antecedente, en especial el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide.
  • Ausencia de mejoría clínica con la administración de tratamientos sintomáticos y la aplicación de medidas de prevención.

¿Cómo se diagnostican los ojos secos en invierno?

A pesar de que los síntomas pueden ser muy evidentes, el oftalmólogo podría hacer uso de diferentes pruebas diagnósticas. Estas se utilizan para determinar con certeza la causa de los ojos secos, que como dijimos antes, suceden por una escasa producción de lágrimas como por un aumento en su eliminación.

El test de Schirmer

Consiste en la colocación de unas tiras de filtro muy finas en la unión del tercio lateral con el tercio medio del párpado inferior (de ambos ojos). Se deben dejar en dicha posición durante cinco minutos.

Durante ese tiempo la película lagrimal debe impregnar la tira de forma longitudinal. Al retirarla, el médico evaluará la distancia recorrida y determinará si la producción de lágrimas es o no adecuada.

Se trata de una técnica sencilla y con bajo costo que suele proporcionar resultados fidedignos. Existen alternativas basadas en la medición de algunas sustancias presentes de forma natural en las lágrimas, como la lactoferrina y la lisozima. De hecho, según trabajos de investigación, la determinación de lactoferrina en lágrimas podría ser bastante útil para el diagnóstico del síndrome de Sjögren.

Evaluación de la rotura lagrimal

Cuando hay ausencia de parpadeos la película lagrimal tiende a romperse poco a poco. En ese momento aparecen los síntomas característicos de los ojos secos: picazón, ardor, enrojecimiento y dolor.

La prueba de la rotura lagrimal consiste en instilar la superficie ocular con un tinte absorbible y con escasa capacidad alérgica llamado fluoresceína. Este es de color anaranjado y para visualizarlo de forma correcta debe aplicarse una luz azul sobre el ojo.

El oftalmólogo medirá el tiempo que tarde la película lagrimal teñida en romperse, que en condiciones normales debería ser después de los 10 segundos. Si sucede antes podría confirmarse la presencia de ojo seco.

Otros métodos para diagnosticar los ojos secos

Existen otras técnicas complementarias que podría utilizar el médico para confirmar el diagnóstico. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Osmolarímetro: para los casos graves. Permite determinar la presión osmótica en las lágrimas.
  • Detección de marcadores inflamatorios: solo se utiliza en investigaciones clínicas por su costo.
  • Meibografía: determina algunas características de las glándulas de Meibomio, situadas en los párpados y que colaboran en la producción de las lágrimas.
Lágrima en el ojo seco en invierno.
El rol de la lágrima es clave para lubricar el ojo. Su ausencia o rápida rotura determina la presencia de sequedad.

Tratamientos disponibles para el ojo seco en invierno

El uso de lágrimas artificiales está muy extendido en la población general. Provocan escasos efectos adversos y el alivio sintomático que proporcionan es casi inmediato. Además, existen varias preparaciones comerciales disponibles en la actualidad:

  • Solución salina.
  • Mucopolisacáridos.
  • Polímeros sintéticos.

El médico podría indicar cualquiera de estas, dependiendo de la fisiopatología de la condición que afecte al paciente. Por otro lado, el ácido hialurónico es una sustancia común que se encuentra de forma natural en los ojos y existen varias formulaciones farmacéuticas con resultados satisfactorios.

El oftalmólogo podría sugerir algunos cambios en el estilo de vida para complementar el tratamiento y fortalecer la prevención de esta enfermedad. Entre las recomendaciones principales encontramos las siguientes:

  • Alimentación: consumir abundantes líquidos y aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3.
  • Protección: disminuir la intensidad de luz en las pantallas digitales y utilizar gafas contra el sol.
  • Humedad: adquirir un humidificador para el hogar o el trabajo.
  • Higiene: garantizar la limpieza adecuada de los lentes de contacto.

El cumplimiento de medidas sencillas puede reducir el padecimiento de los ojos secos en invierno. En todo caso, la visita a un oftalmólogo para confirmar la calidad de la lágrima nunca está de más.

Te podría interesar...
El ojo seco en la menopausia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El ojo seco en la menopausia

El trastorno del ojo seco es muy frecuente en mujeres durante la etapa de la menopausia, constituyendo el segundo síntoma luego de los sofocos.



  • Balbona R, Torres D, Vázquez F S, Suárez V, Alemán I, Morán Y. Síndrome de ojo seco. Rev Cubana Oftalmol 2005;18(1):1-10.
  • Gálvez J, et al. Ojo seco: diagnóstico y tratamiento. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud 1998;22(5):117-122.
  • Herrera M, Gómez C, Agramonte I, Falcón I. Tratamiento del ojo seco: sus opciones. Rev Cubana Oftalmol. 2002;15(1).
  • Mathers WD. Why the eye becomes dry: a cornea and lacrimal gland feedback model. CLAO J 2000;26(3):159-65.
  • Tomlinson PhD, DSc, FCOptom. Criterios diagnósticos en el Síndrome de ojo seco. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología 2004.
  • Versura P, Cellini M, Torreggiani A, Profazio V, Bernarbini B, Caramazza R. Dryness symptoms, diagnostic protocol and therapeutic management: a report of 1,200 patients. Ophthalmic Res. 2001;33:221-7.
  • Hoang-Xuan, T., and O. Prisant. "Queratitis." EMC-Tratado de Medicina 4.2 (2000): 1-3.
  • Benítez Cáceres, Angie Lisbeth, and Jennifer Michell Reyes Borja. Anticonceptivos orales y su incidencia con el síndrome del ojo seco en mujeres de 18 a 26 años que asisten al Centro de Salud de la Parroquia Barreiro durante el periodo octubre 2019 a marzo 2020. BS thesis. Babahoyo: UTB-FCS, 2020, 2020.