Osteomalacia: síntomas, causas y tratamientos

La osteomalacia es un trastorno que produce una marcha característica, denominada "de pato", debido al dolor óseo y la debilidad muscular. Te explicamos por qué se produce.
Osteomalacia: síntomas, causas y tratamientos
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 01 julio, 2021.

Última actualización: 01 julio, 2021

La osteomalacia es una enfermedad que afecta al metabolismo de los huesos. Consiste en una disminución de la mineralización de los mismos.

Los huesos están formados por células llamadas osteocitos y una matriz celular mineralizada. Esta matriz es la que les proporciona dureza y firmeza. Lo que ocurre en la osteomalacia es que el tejido parece ablandarse, debido a una carencia de vitamina D.

Esta condición aumenta el riesgo de sufrir fracturas. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la osteomalacia, qué síntomas produce y cómo se trata.

¿En qué consiste la osteomalacia?

La osteomalacia, como acabamos de señalar, es una enfermedad del metabolismo óseo. Según explica un artículo de la Sociedad Española de Medicina Interna, hace referencia a un ablandamiento de los huesos. Es decir, una disminución del proceso de mineralización de los mismos.

La causa principal de este trastorno es un déficit de vitamina D. La mineralización del hueso es un proceso que se realiza gracias al calcio y al fósforo, los que se obtienen a través de la dieta.

Para ser absorbidos a nivel intestinal debe actuar la vitamina D. Es una hormona que se sintetiza en la piel y en los riñones. Para poder tener una vitamina D activada se debe recibir cierta cantidad diaria de luz solar.

Por lo tanto, cuando no hay exposición solar suficiente no se activa la vitamina D. Esto conlleva que, a nivel intestinal, no se absorba suficiente calcio, necesario para la mineralización ósea.

La osteomalacia es más frecuente en personas mayores. De hecho, en los niños este trastorno recibe el nombre de raquitismo. La principal diferencia radica en que, en la infancia, esta situación hace que se altere el cartílago de crecimiento.

Síntomas de la osteomalacia

La osteomalacia en sí misma no produce síntomas. A medida que progresa es posible que aparezca dolor en los huesos y una debilidad muscular pronunciada.

Según explican los especialistas de la Clínica Mayo, el dolor afecta a la zona lumbar, la pelvis y las caderas. También puede aparecer en las piernas o en las costillas. Se agrava por las noches y suele resistir al descanso y a los analgésicos comunes.

La debilidad muscular se debe a que poco a poco se pierde el tono muscular. Uno de los signos más característicos es la llamada marcha de pato. Hace referencia a una forma de caminar rara, a consecuencia del dolor y la debilidad.

Además de estos síntomas, el principal problema de la osteomalacia es que aumenta el riesgo de sufrir fracturas. Los huesos están mucho más frágiles. Por eso, ante cualquier traumatismo se pueden romper.

Pastillas con vitamina D.
La vitamina D se activa de forma natural con los rayos solares, pero también existen suplementos artificiales.

Causas y factores de riesgo

La osteomalacia se produce porque no se lleva a cabo de forma correcta la mineralización de los huesos. Antes hemos señalado que la principal causa era un déficit de vitamina D, pero hay otras.

La carencia de la vitamina D puede aparecer por una exposición solar baja o una dieta baja en dicho nutriente. Otras de las causas son los trastornos renales o hepáticos. Tanto el hígado como el riñón son fundamentales para que el organismo sintetice y active la vitamina.

Es importante destacar que la osteomalacia también puede ser secundaria a cirugías intestinales. El calcio y el fósforo se absorben en el intestino. Por eso, cuando se realiza algún procedimiento quirúrgico y se extirpa parte del mismo, se altera su absorción.

Lo mismo ocurre con la enfermedad celíaca. Es una patología autoinmune que daña de forma progresiva el revestimiento intestinal, reduciendo la capacidad de absorción.

Factores de riesgo

Existen numerosos factores que aumentan el riesgo de sufrir osteomalacia. Según explica una publicación de Versus Arthritis, este riesgo es elevado en personas mayores. La razón es que se exponen poco al sol, sobre todo aquellos que están hospitalizados o recluidos en su domicilio.

Parece ser que las personas asiáticas, en especial los hindúes, también son una población de riesgo. Ocurre lo mismo con las personas que utilizan ropa que cubre gran parte de su piel durante el día (como el burka).

Las mujeres embarazadas y los niños tienen unos requerimientos más altos de vitamina D. Por eso es fundamental que reciban suficiente cantidad, ya que conforman una población de riesgo para osteomalacia o raquitismo.

¿Cómo se diagnostica la osteomalacia?

La osteomalacia es un trastorno difícil de diagnosticar. Es importante que el médico realice una historia clínica extensa para conocer los síntomas, los problemas subyacentes y cualquier factor que lo oriente. La exploración física es muy variable y poco específica.

Por eso se suelen requerir ciertas pruebas complementarias que ayuden a confirmar el diagnóstico. Lo primero es un análisis de sangre para medir niveles de calcio, de fósforo y de vitamina D.

El análisis de orina también puede ser de ayuda. Mediante el mismo se puede estudiar la función del riñón. Además, permite comprobar si hay una excreción de calcio o de fósforo aumentada.

Las pruebas de imagen son fundamentales. En la radiografía se pueden observar las fracturas óseas. También es frecuente la disminución de la densidad ósea, como ocurre en la osteoporosis.

Un hallazgo radiológico característico de la osteomalacia son las líneas de Looser-Milkman. Son unos trazados que apuntan a una pseudofractura del hueso.

Tratamiento

El tratamiento de la osteomalacia es bastante sencillo. Según explica un artículo de la Clínica Cleveland, es suficiente con conseguir una cantidad adecuada de vitamina D en el organismo. Para ello se pueden emplear suplementos por vía oral o inyecciones.

También suele recomendarse aumentar la ingesta de calcio y de fósforo. En este caso, lo ideal es hacerlo mediante la dieta, pero también hay suplementos artificiales. Si la osteomalacia tiene una causa subyacente, como una enfermedad renal, hay que tratarla.

Es posible que se requiera cirugía en aquellas personas que tengan deformidades óseas o fracturas. Se recomiendan aparatos ortopédicos para reducir el riesgo en pacientes con mayores problemáticas.

Suplementos de calcio.
Los suplementos de calcio no sirven de mucho si no hay buena cantidad de vitamina D para que la absorción sea efectiva.

Prevención y recomendaciones generales

La osteomalacia, en la mayor parte de los casos, puede prevenirse. La razón es que un porcentaje muy alto se produce por un déficit de vitamina D. Esta carencia suele ser consecuencia de una dieta con bajo contenido de la misma o por poca exposición solar.

Por eso es fundamental tratar de llevar una alimentación completa y variada. Se deben incluir alimentos como el pescado y el huevo. De no conseguir suficiente vitamina D con la dieta, se recomienda tomar suplementos durante un periodo de tiempo. Esto debe hacerse siempre bajo consejo médico.

Hay que tratar de aumentar la exposición solar. Para ello, es bueno salir a pasear o a realizar deportes en el exterior sin estar completamente tapados. No obstante, hay que tener cuidado con las quemaduras y evitar las horas del mediodía.

Te podría interesar...
Consecuencias de la carencia de calcio
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Consecuencias de la carencia de calcio

La carencia de calcio en la dieta puede tener consecuencias en la salud, incrementando el riesgo de desarrollar enfermedades.