¿Qué es el positivismo sexual y cuál es su objetivo?

Frente a los mitos, los prejuicios y la opresión que rodean a la sexualidad, el positivismo sexual reivindica la libertad, el respeto y el disfrute. Te contamos más al respecto.
¿Qué es el positivismo sexual y cuál es su objetivo?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 11 mayo, 2021.

Última actualización: 11 mayo, 2021

¿Crees que tienes prejuicios sexuales? Si tu respuesta ha sido un “no”, te invitamos a plantearte las siguientes cuestiones: ¿en algún momento has juzgado la vestimenta de una mujer por la calle por considerarla demasiado provocativa? ¿Has cuestionado la veracidad del amor de una pareja que mantiene una relación abierta? ¿Te has sentido obligado a realizar alguna práctica sexual que realmente no deseabas? Entonces, quizá te interese conocer el concepto de positivismo sexual.

Tradicionalmente, las relaciones monógamas y heterosexuales han sido la norma y el sexo se concebía con un único fin reproductivo. Todo lo que saliese de esos estándares eran considerado pecaminoso o indeseable.

Hoy en día esta tendencia convive con otro extremo. Y es que se está arraigando una inercia a catalogar de aburridos o puritanos a quienes no sienten el deseo de explorar la sexualidad en todas sus variedades.

¿Cuál es el punto en común de ambas posturas?: la intolerancia, el juicio y la idea de que existe una forma correcta de vivir la sexualidad. En contraposición a estas modalidades surge el positivismo sexual.

¿Qué es el positivismo sexual?

El positivismo sexual (o sex positive) es un concepto que aboga por una actitud ante la sexualidad basada en la libertad y el respeto. Se trata de generar una visión del sexo como algo natural e inherente al ser humano, que toda persona debería explorar y disfrutar sin prejuicios, culpa o vergüenza.

No se trata de imponer ningún tipo de actuación, sino de fomentar una disposición abierta y tolerante. Es decir, que cada persona pueda escoger cómo, cuándo, dónde y con quién relacionarse a nivel sexual, respetando las elecciones de otros, aunque sean diferentes.

¿Cuál es el objetivo?

El positivismo sexual promueve en las personas un nuevo modo, más natural y saludable, de contemplar la sexualidad propia y ajena. Podrían resumirse sus principales objetivos de la siguiente manera:

  • Respeto a la diversidad sexual y a las diferentes expresiones de género y orientaciones sexuales.
  • Tolerancia hacia cualquier práctica o actividad sexual, siempre que sea segura y consensuada.
  • Rechazo del estigma de la sexualidad y abolición de los juicios y la opresión asociadas.
  • Contar con una educación sexual veraz y de calidad para explorar y decidir de forma libre.

¿Cómo surgió esta idea?

Podría considerarse al psicólogo Wilhelm Reich como el precursor de este concepto, quien ya en la década de 1920 abogaba por una sexualidad libre, natural y positiva. Sin embargo, es con el movimiento pro-sexo cuando cobra fuerza. Este movimiento social aboga por una sexualidad educada, consensuada y segura.

Concepto bisexualidad.
El respeto hacia las formas diversas de vivir la sexualidad es el pilar del positivismo sexual. Se basa en no estigmatizar.

¿Existe la negatividad sexual?

Si se plantea un positivismo sexual, cabe pensar que existen las actitudes contrarias. Un gran porcentaje de las personas se mantienen en la negatividad sexual debido a las propias influencias sociales y culturales en las que estamos inmersos desde que nacemos.

La negatividad sexual abarca todas las actitudes de juicio y opresión respecto a la sexualidad. Desde tachar como aburrida a una persona monógama hasta considerar la homosexualidad como algo indeseable o reprochar su conducta a quien decide mantener encuentros sexuales casuales y esporádicos.

Incluso, quien se reprime y se juzga a sí mismo por sus deseos, pensamientos o conductas sexuales está cayendo en esta negatividad. Como un proceso de auto estigmatización.

¿Cómo practicar el positivismo sexual?

Si quieres practicar el positivismo sexual no es necesario que modifiques tus conductas, sino tu actitud. El objetivo es que logres identificar el estigma, los juicios, la vergüenza o la culpa que asocias a la sexualidad y trabajes para eliminarlos. Esto aplica tanto a tu relación con los demás como contigo mismo.

¿Qué opinas acerca de tus deseos y conductas sexuales? ¿Cuáles son las emociones asociadas que aparecen? ¿Qué tipo de comportamientos consideras adecuados y cuáles reprochables? Aquí se encuentra el origen a partir del que trabajar.

Cambiar el paradigma de creencias es un proceso que requiere tiempo. Por ello, comienza por reconocer cuándo aparecen este tipo de actitudes negativas frente a la sexualidad, analiza por qué están ahí y de qué otra manera podrías pensar al respecto.

Marcha orgullo en una ciudad.
La sociedad establece patrones de conducta en todos los ámbitos, incluido el sexual. Hay que saber identificarlos para decidir con libertad.

Trabaja el positivismo sexual

Rechazar o estigmatizar la sexualidad solo genera sufrimiento, ya que forma parte natural de todos. Culparnos, avergonzarnos o reprimir nuestros deseos genera insatisfacción, frustración y baja autoestima.

Si sostenemos creencias erróneas respecto a la sensualidad o el sexo, nuestras relaciones pueden verse afectadas. Por el contrario, al promover el bienestar sexual estaremos evitando problemas, disfunciones y sufrimiento.

Resulta beneficioso comenzar a trabajar el positivismo sexual para liberar esas creencias y empezar a relacionarnos con el sexo de un modo natural y saludable. Respétate a ti mismo, establece tus límites, deseos y preferencias sin culpa. Hazlo del mismo modo con los otros.

Te podría interesar...
6 razones por las que no disfrutas el sexo plenamente
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 razones por las que no disfrutas el sexo plenamente

¿No te sientes satisfecho en la intimidad? Te contamos cuáles son las razones más comunes por las que no disfrutas el sexo.



  • Williams, D. J., Prior, E., & Wegner, J. (2013). Resolving social problems associated with sexuality: Can a “sex-positive” approach help?. Social work58(3), 273-276.
  • Baker, E. (1982). Sexual theories of Wilhelm Reich. Journal of Orgonomy20(2).
  • Harden, K. P. (2014). A sex-positive framework for research on adolescent sexuality. Perspectives on Psychological Science9(5), 455-469.