Primeros síntomas de la sífilis, ¡aprende a detectarla!

Raquel Lemos Rodríguez·
13 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
10 Enero, 2019
La sífilis es una enfermedad frecuente en la población joven, sexualmente activa y, en algunos casos se suele confundir con otras afecciones. Sin embargo, es importante conocer sus síntomas para poder detectarla y tratarla a tiempo. Aquí te decimos cómo.

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS), que se produce por una bacteria, y es muy común en hombres y mujeres de entre 24 y 35 años. También puede pasar de la madre al bebé durante el embarazo.

En los últimos años, el número de personas afectadas por esta enfermedad, ha aumentado considerablemente. Por eso, detectar los primeros síntomas es tan importante. A continuación, te contamos cuáles son.

Los primeros síntomas de la sífilis o sífilis primaria

Sífilis manos

Esta infección, se presenta de una manera particular y, según una publicación de la Clínica Mayo, el primer síntoma, que se considera de sífilis primaria, es una llaga o úlcera, que puede aparecer en el pene, la vagina, el recto o la boca.

Lo más importante, es saber que esa llaga suele ser indolora. Por lo tanto, es muy posible que se considere una una lesión normal y no algo asociado con una ITS. No obstante, si se han mantenido relaciones sexuales sin protección, es mejor acudir al médico.

En efecto, este tipo de lesión es visible en el pene, pero puede pasar desapercibida en las otras zonas donde aparece, ya que no se origina ninguna molestia o irritación alarmante. Lo normal es que el chancro también esté acompañado de varios ganglios inflamados. Estos síntomas pueden durar de 3 a 6 semanas en desaparecer.

Sífilis secundaria

Según la publicación de la Clínica Mayo, la sífilis secundaria puede afectar todo el cuerpo, incluso las palmas de las manos y las plantas de los pies. Estos son los síntomas principales de esta etapa:

  • Aparecen manchas pequeñas rojas por todo el cuerpo. A esto se le llama exantema y, en este caso, tampoco duelen.
  • Pérdida de cabello
  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.

Como se puede observar, los síntomas en esta etapa son mucho más evidentes y, en caso de presentarlos, hay que acudir al médico lo antes posible. Si no se ha tratado la sífilis primaria, la segunda conlleva más controles y un tratamiento más profundo.

Lee también: Sífilis: cómo se contagia esta enfermedad

¿Qué es la fase de latencia?

Caída cabello por sífilis

La fase de latencia es una fase en la que esta enfermedad no presenta ningún síntoma. El chancro ha desaparecido, los ganglios están bien, y parece que todo vuelve a la normalidad. Esta fase puede durar entre 1 y 2 meses, y, cuando se termina, surge la sífilis terciaria.

Esta se presenta si no se ha recibido el tratamiento adecuado u oportuno en la etapa inicial de la enfermedad. Para este momento, la persona puede sufrir daños en el cerebro, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos y las articulaciones.

Lee: ¿Cómo pueden protegerse las mujeres de las ETS?

¿Cuál es el tratamiento?

Fiebre tras una vacuna.

Como mencionamos anteriormente, la sífilis se presenta en etapas y, según una publicación de Centers for Disease Control and Prevention, esta enfermedad es fácil de curar si se trata en su etapa inicial. De esta forma, para eliminar la bacteria y prevenir daños a futuro, sólo sería necesaria una dosis de penicilina.

¿Qué más se debe tener en cuenta sobre la sífilis?

Causas comunes de la resequedad vaginal

Se sabe que la sífilis puede contagiarse por contacto genital (pene, vagina, recto), pero también puede propagarse a través del sexo oral. Además, es importante tener en cuenta que cuando una persona tiene los síntomas de sífilis primaria, pero no los asocia con esta ITS, puede continuar contagiando.

Por eso, en cuanto se detecte la enfermedad, es importante ponerse en contacto con las personas con las que se han mantenido relaciones sexuales sin protección. No solo para que se hagan las pruebas pertinentes, sino para evitar que continúen contagiando a otras personas.

Por otra parte, es posible que los primeros síntomas de sífilis no deriven en una sífilis secundaria, ya que el cuerpo puede eliminar la bacteria por sí solo. No obstante, lo más habitual es que, si no se trata la sífilis primaria, se llegue a sufrir la secundaria.

Para finalizar, vale la pena recalcar la importancia de usar protección a la hora de tener relaciones sexuales, y acudir al médico ante cualquier señal de alarma que pueda alertar sobre una posible enfermedad de transmisión sexual.

  • Avelleira, J. C. R., & Bottino, G. (2006). Sífilis: Diagnóstico, tratamento e controle. Anais Brasileiros de Dermatologia. https://doi.org/10.1590/S0365-05962006000200002
  • González Granado, L. I. (2009). Sífilis congénita. Anales de Pediatria. https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2008.08.016
  • Ministério da Saúde. (2015). Boletim Epidemiológico Sífilis 2015. Ministério Da Saúde. Secretaria de VigilâNcia Em Saúde. Departamento de DST, Aids e Hepatites Virais. https://doi.org/http://www.aids.gov.br/sites/default/files/anexos/publicacao/2014/56677/boletim_2014_final_pdf_15565.pdf
  • López, J. L., & Frasquet, J. (2003). Sífilis : Una Revisión Actual. Control, Calidad, SEIMC.
  • Clínica Mayo. Sífilis. (2020). Recuperado el 13 de mayo de 2020. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/syphilis/symptoms-causes/syc-20351756
  • Centers for Disease Control and Prevention. Syphilis Treatment and Care. (2020). Recuperado el 13 de mayo de 2020. https://www.cdc.gov/std/syphilis/treatment.htm