Plantas de los pies amarillas, ¿por qué ocurre?

Tener las plantas de los pies amarillas puede deberse tanto a situaciones patológicas como a algo transitorio y benigno, desubre más a continuación.
Plantas de los pies amarillas, ¿por qué ocurre?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 06 julio, 2023

Las plantas de los pies son una parte del cuerpo a la que apenas le prestamos atención. No obstante, son una zona que, al igual que las palmas de las manos, pueden reflejar muchos procesos o patologías que se producen en el interior del cuerpo. En este sentido, las plantas de los pies pueden tornarse amarillas por múltiples causas.

Los cambios de color en las plantas de los pies ocurren frecuentemente y obedecen a numerosas causas. Las personas suelen alarmarse cuando se percatan de una coloración amarillenta en esta parte. Sin embargo, no hay por qué perder la calma, en realidad, este cambio no tiene por qué indicar algo grave.

Incluso, es común que en lugar de apreciarlo en nuestros propios pies lo observemos en los del bebé o nuestro hijo. Lo normal es que las plantas de los pies amarillas se deba a un exceso de carotenos en la dieta. Los carotenos son pigmentos que están presentes en muchos alimentos, como la zanahoria.

Los carotenos y las plantas de los pies

Como ya hemos mencionado, la causa más frecuente de que las plantas de los pies estén amarillentas es la hipercarotinemia. Se trata de una condición benigna en la que la persona tiene un exceso de carotenos en el organismo.

Los carotenos son pigmentos que se encuentran en muchas frutas y hortalizas. Suelen ser los culpables de que los vegetales tengan ese color amarillo o rojo. Por ejemplo, las naranjas, las zanahorias o los boniatos son muy ricos en esta sustancia.

Zanahorias con betacarotenos.
Las zanahorias contienen betacarotenos y su color es natural, no generado por un aditivo.

La hipercarotinemia se puede producir, en primer lugar, por ingerir mucha cantidad de carotenos. No obstante, lo más frecuente es que se asocie a otras enfermedades que hacen que aumente esta sustancia en sangre. Por ejemplo, se suele dar en personas con hipotiroidismo.

Se trata de una patología que no conlleva ningún síntoma aparte de la coloración amarillenta de la que hablamos, que suele afectar a la planta de los pies y de las manos, sin teñir las mucosas ni las escleras. Es algo transitorio y que solo repercute a nivel estético.



¿Qué otras causas hay de tener las plantas de los pies amarillas?

Además de la hipercarotinemia, hay otras situaciones que pueden provocar que las plantas de los pies luzcan amarillas, y algunas de ellas sí que son patológicas. Por ejemplo, la ictericia.

La ictericia es un término médico que se utiliza para referirse a la coloración amarillenta de la piel y mucosas cuando la bilirrubina se encuentra por encima de los valores normales en sangre. La bilirrubina es un pigmento amarillo que se metaboliza y excreta en el hígado, por lo que actúa como indicador del funcionamiento de este órgano.

Cuando hay ictericia, no solo se tornan amarillas las plantas de los pies y las palamas de las manos, sino que también los ojos y las mucosas. Esta patología puede deberse a un fallo del hígado como la cirrosis, la hepatitis o un cólico biliar, entre otras causas.

Si lo que te preocupa es que se trata de tu bebé, es importante que conozcas la ictericia del recién nacido. Se trata de una situación relativamente frecuente a esas edades. Suele ser transitoria, pero lo ideal es que lo consultes con un pediatra.

Por otra parte, la anemia también puede provocar esta situación, aunque en este caso la coloración no es amarilla intensa, sino pálida. Consiste en la disminución de glóbulos rojos o de la concentración de hemoglobina. En estos casos, suele haber otros síntomas acompañantes, como el cansancio y la fatiga.

El color amarillento de las plantas de los pies también puede indicar anemia.

Otras causas menos frecuentes

Curiosamente, hay ciertos venenos que pueden provocar que las plantas de los pies estén amarillas. Uno de ellos es un compuesto químico llamado trinitrotolueno (TNT).  Se utiliza en el ámbito industrial, por lo que es raro que una persona normal lo presente.

Al igual que el hipotiroidismo, otras enfermedades como la diabetes mellitus, algunas afecciones hereditarias o metabólicas también se relacionan con esto. Otras causas menos frecuentes de la alteración en el color de la planta de los pies incluyen las siguientes:

  • Insuficiencia renal: se trata de una patología bastante seria en la que los riñones dejan de funcionar de forma adecuada. Suele acompañarse de otros síntomas como edema generalizado y disminución en la producción de orina.
  • Infección por hongos: otra causa de que las plantas de los pies estén amarillas puede ser una infección fúngica, sobre todo si la coloración afecta a las uñas. Los dermatofitos son los agentes causales más frecuentes, tienen la capacidad de afectar la queratina de la piel causando la coloración anormal.
  • Hiperlipoproteinemia: esta es otra forma de referirse al colesterol alto. Las grasas sin descomponer tienden a acumulars en distintas partes del cuerpo, sobre todo en la piel, causando la coloración amarilla de la zona afectada.
  • Enfermedad de Raynaud: se trata de una patología en la que los vasos sanguíneos periféricos se contraen en exceso como respuesta al estrés o al frío. Siempre se debe sospechar de esta patología cuando las plantas de los pies se tornen blancas o amarillas, luego azules y por último rojas despuésde la exposición al frío.

Remedios para las plantas de los pies amarillas

Si notas un cambio de color en la planta de tus pies, lo más recomendable es acudir al especialista. El médico será capaz de identificar la causa del problema y de iniciar un tratamiento específico para cada afección.

Por su parte, existen remedios caseros que, si bien no sustituyen al tratamiento médico, pueden ayudar a que los pies retomen su color habitual. Algunos de los trucos que puedes probar para combatir este problema son los siguientes:

  • Bicarbonato o agua oxigenada: remojar los pies al menos 20 minutos en agua tibia con bicarbonato o agua oxigenada resulta beneficioso. Ambas sustancias tienen propiedades blanqueadoras, además de ser antisépticos, por lo que ayudarán a combatir cualquier infección.
  • Patatas trituradas: de acuerdo con la sabiduría popular, colocar patatas trituradas unos minutos al día en la planta de los pies puede ayudar a combatir la coloración amarilla de la zona.
  • Limón: el limón es una excelente sustancia blanqueadora, por lo que se puede aplicar zumo de limón 2 veces a la semana. Tan solo será necesario no tomar sol después de su aplicación para evitar nuevas manchas.

Siempre es importante consultar con el médico

Si ves que las plantas de tus pies o de tus manos están amarillas, no te alarmes. Lo más normal es que se deba a una hipercarotinemia que no pone en riesgo tu salud. Sin embargo, es importante que, aun así, acudas al médico para descartar cualquier otra causa.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.