Prueba de reagina plasmática rápida para diagnóstico del sífilis

La prueba de reagina plasmática rápida es similar a un análisis de sangre convencional, por lo que conlleva pocos riesgos. Te explicamos en qué consiste y para qué sirve.
Prueba de reagina plasmática rápida para diagnóstico del sífilis
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 16 Mayo, 2021.

Última actualización: 16 Mayo, 2021

La prueba de reagina plasmática rápida es un análisis que permite diagnosticar anticuerpos frente a sífilis. Es un testeo sencillo que se realiza a partir de un análisis de sangre convencional. Ha supuesto una ventaja importante en el control de esta enfermedad en los últimos años.

La sífilis es una infección de transmisión sexual causada por una bacteria llamada Treponema pallidum. A pesar de que existe tratamiento, sigue siendo una causa importante de morbilidad y mortalidad.

La sífilis se contagia con facilidad. En muchos casos, el contagio se debe al propio desconocimiento de la patología. Por ello, en este artículo te explicamos en qué consiste la prueba de reagina plasmática rápida y cuáles son sus ventajas.

¿Qué es la sífilis?

La sífilis, como hemos señalado en la introducción, es una enfermedad de transmisión sexual. La causa es una bacteria de tipo espiroqueta llamada Treponema pallidum. Esta infección se transmite al contactar con las úlceras infecciosas que aparecen en los genitales, el recto, el ano o incluso la boca.

También se puede transmitir durante el embarazo, de la madre al hijo. O incluso mediante transfusiones sanguíneas. Cursa con etapas sintomáticas y periodos completamente asintomáticos que hacen más complejo su diagnóstico.

Poco después de la infección tiene lugar la sífilis primaria. En esta etapa puede aparecer fiebre, dolores musculares, malestar general y ganglios inflamados. También es típica una lesión denominada chancro, que es la úlcera por la que se transmite la infección.

Dicha úlcera no produce dolor y pasa desapercibida para el paciente. Es entonces cuando empieza el periodo asintomático si no se instaura un tratamiento. La sífilis permanece latente, extendiéndose.

A medida que pasan los años se producen daños en todos los órganos. Puede dar lugar a ceguera, parálisis, entumecimiento e incluso la muerte. Por eso es importante diagnosticarla de manera precoz. El tratamiento es muy sencillo y eficaz, pero debe realizarse lo antes posible.

Treponema pallidum.
La bacteria causante de sífilis es una espiroqueta, que recibe tal nombre por su forma.

¿En qué consiste la prueba de reagina plasmática rápida?

La prueba de reagina plasmática rápida detecta anticuerpos específicos en la sangre. Son anticuerpos que el organismo sintetiza contra sustancias de otras células, dañadas por la bacteria Treponema pallidum.

Es decir, la bacteria ataca a las células del cuerpo en primera instancia. Estas células, al dañarse, segregan unas sustancias para las que el sistema inmune sintetiza anticuerpos específicos. Por lo tanto, estos anticuerpos solo aparecen cuando ya se está luchando contra la infección.

La prueba de reagina plasmática rápida ayuda a identificar cuadros de sífilis activa. No obstante, no es definitiva, sino que sirve para orientar el diagnóstico. Si se detectan anticuerpos, lo habitual es que se pidan otros testeos más específicos.

Este examen se utiliza también para estudiar el progreso de la enfermedad después de instaurar un abordaje terapéutico. Cuando el tratamiento funciona, los anticuerpos en sangre disminuyen. Por otra parte, la prueba de reagina plasmática rápida se emplea en personas sexualmente activas, como medio de chequeo.

Prueba de reagina plasmática rápida y embarazo

La sífilis se puede transmitir durante el embarazo, de la madre hacia el feto. Esta infección supone muchos riesgos para el bebé. De hecho, incrementa la probabilidad de abortos.

Por eso, en algunos países se exige realizar la prueba de reagina plasmática rápida para detectar la infección durante la gestación. En aquellos lugares en los que este examen no forma parte del protocolo, se realiza si se detectan factores de riesgo en la madre.

¿Cómo se realiza la prueba de reagina plasmática rápida?

La prueba de reagina plasmática rápida es similar a un análisis de sangre convencional. Lo primero es extraer sangre de la vena del paciente. Para ello se ata una pequeña cinta de plástico alrededor del brazo que hace más fácil encontrar el vaso.

Después se limpia la piel con un antiséptico. Se introduce una pequeña aguja en la zona seleccionada para la punción. No es necesario obtener una gran muestra de sangre, pues suele ser suficiente con un pequeño tubo.

La sangre se envía a un laboratorio que realiza la prueba. Todo este procedimiento no requiere ningún tipo de preparación previa.

Interpretación de resultados

La prueba de reagina plasmática rápida puede ofrecer diferentes resultados. Se determina que es normal o no reactiva cuando no se encuentra ningún anticuerpo para sífilis en la sangre. Así lo explican los especialistas de San Diego Health.

Sin embargo, esto requiere ciertas consideraciones. Que el resultado sea negativo no descarta por completo que la persona esté infectada de sífilis. En las primeras etapas de la patología es posible que el cuerpo aún no haya producido anticuerpos.

Incluso, puede haber anticuerpos en un título bajo, por lo que serán indetectables. Esta situación puede hacer que pasen meses con un falso negativo en el examen.

También es posible que, justo después del tratamiento, la prueba de reagina plasmática rápida tampoco detecte los anticuerpos. Por eso se recomienda repetir la prueba transcurridas un par de semanas.

Además, el mejor momento para realizarla es en etapas intermedias de la sífilis. Es decir, una vez que haya pasado tiempo suficiente para que el cuerpo genere los anticuerpos, aunque antes del tratamiento.

Los resultados de la prueba de reagina plasmática rápida se ven influidos por otras infecciones. Hay ciertas patologías en las que se sintetizan anticuerpos similares a los de sífilis. Por ejemplo, la malaria, el VIH, la enfermedad de Lyme y el lupus.

Anticuerpos actuando en un enfermo por sífilis.
Medir anticuerpos tiene un margen de error. Algunas patologías producen respuestas similares en el organismo que los exámenes de laboratorio no logran distinguir.

¿Tiene algún riesgo la prueba?

La prueba de reagina plasmática rápida es sencilla y segura. No obstante, el hecho de tomar una muestra de sangre supone algunos riesgos pequeños. Por ejemplo, sangrado en la zona de la punción, hematomas o sensación de mareo.

Aunque es muy improbable, también puede haber infecciones. Lo que debemos tener presente es que la prueba no es exclusiva para la sífilis y puede presentar falsos negativos o falsos positivos. Por eso se requieren análisis adicionales para confirmar el diagnóstico.

Una de las pruebas que se suele realizar a modo confirmatorio es la de absorción de anticuerpos treponémicos fluorescentes (FTA-ABS). Es un testeo que busca de manera más específica los anticuerpos contra la sífilis.

La sífilis debe detectarse a tiempo

Lo que debemos recordar sobre la prueba de reagina plasmática rápida es que es una prueba inicial para la detección de sífilis. Es un examen que identifica anticuerpos contra la infección, pero que no tiene tanta especificidad.

Por eso, cuando aparece un resultado positivo se suelen requerir pruebas adicionales para confirmar. Además, si el resultado es negativo, pero la sospecha clínica es alta, también puede ser necesario repetir el examen o incluir otro diferente.

No obstante, la prueba de reagina plasmática rápida es útil. La razón es que la sífilis es una infección contagiosa, pero tratable. Por ello, detectarla de manera temprana e instaurar un tratamiento puede ayudar a prevenir graves complicaciones.